COLUMNISTAS

Nosotros y las curvas

Esta pandemia nos permite ver ahora lo que no estaba tan claro hasta hace poco en la cultura popular del cubano: no hay manera de «meterle curvas».

A estas últimas es común que acudamos para irnos por la tangente, evitar una situación difícil o evadir algo desagradable, pero en medio de esta grave situación sanitaria nacional y global son ellas las que se presentan cada amanecer, acechantes, frente a nosotros, como frente a cada pueblo de este golpeado planeta.

Por más que la inventemos para quitárnoslas de encima, como el dinosaurio del cuento de Monterroso, las curvas —y fíjense que las refiero en plural— están y estarán ahí.

Y lo están no solo para alertarnos del grado de peligro colectivo que corremos, sino además para desvelarnos el tipo de seres humanos y de sociedad que somos y, en consecuencia, las fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades correspondientes.

No importa cuán pacatos seamos como seres o comunidades humanas, en cada jornada estaremos frente a ese desnudo singular, frente a esa DAFO inexcusable, retrato inevitable de virtudes y defectos, de saludables genes sociales y de peligrosas anomalías congénitas.

El coronavirus, con su expansión mortífera, se convirtió en un potente equipo de imagenología sentimental y social, que descubre los más recónditos «intersticios» de la condición civilizatoria y humana; esa red de estructuras a la vez que de pasiones, emociones y actitudes que muchas veces nos oxigenan y bendicen y en otras se nos pierden entre ocultas cavidades de la simulación, la manipulación y el engaño, para aflorar ahora con toda su mezquindad densa y maciza.

Esa es la razón por la que, no sin consternación, vemos claramente como algunos se precipitan, sin control, a sus propias cunetas, a esos abismos a los que arrastran a no pocos mal enterados o incautos, mientras el mundo, sensible y espantado, intenta hacer coro por enderezar todas sus resbaladizas desviaciones.

Conmovidos por la dura lidia contra la COVID-19 algunos llaman la atención sobre la manifestación de cualidades contrastantes, no solo entre las naciones y los pueblos, las culturas e idiosincrasias, los sistemas políticos y sociales y otros subsistemas.

Ojalá estas criaturas imperfectas que poblamos la tierra podamos aprender, definitivamente, la afirmación que hacía recientemente el periodista y escritor argentino Martín Caparrós de que, en los encierros impuestos por el coronavirus hemos aprendido que el mundo no tiene volumen: confinados, solo sabemos lo que nos dicen otros. Pero también hemos entendido que dependemos de los demás, que el destino no es individual sino común.

Asustados de la certeza de que las desgracias no siempre suelen ser tan particulares como el patio de la casa a donde hoy muchos nos vemos confinados, y que estas pueden globalizarse como las marcas, los ritmos y las cadenas de valor, no faltan hasta quienes ya se adelanten a presagiar una era de desglobalización.

No pocos de quienes admiraron el mundo desde las lógicas de la ambición desmedida y la competitividad a toda costa alertan, azocados por la tragedia coronavírica, que en los últimos años se ha permitido que los riesgos se propaguen.

A esto le llaman «el lado oculto de la globalización»; ¡cómo si de verdad hubieran estado, tan ocultas, las asimetrías, los despojos y las rebatiñas a las que condujo ese proceso que, como alertaron desde el Papa Juan Pablo II hasta Fidel Castro, debería haberse conducido hacia la solidaridad!

Para colmo, el duro revelado pandémico no parece traernos mejores noticias que las de antes de esta crisis. Algunos de los más notables estudiosos e ideólogos de la globalización vaticinan, dramáticamente, que está cayendo un telón de acero económico sobre el mundo y que, como parte de este, se acelerará el repliegue del comercio internacional, los exportadores reconfigurarán sus cadenas de suministros, los importadores subirán barreras arancelarias, entrará en barrera la guerra comercial y Asia y Occidente se aislarán mutuamente.

Miremos muy bien esas curvas y ajustemos en consonancia las similares nuestras, porque a semejante retrato futuro, hay que entrarle, y muy bien, con tremenda recta.

(Publicado en la edición del 21 de abril del diario Juventud Rebelde)

Ricardo Ronquillo
Ricardo Ronquillo
Periodista cubano. Presidente de la Unión de Periodistas de Cuba.

One thought on “Nosotros y las curvas

  1. Muy claro está el concepto de globalización como fenómeno objetivo, que significa que se produce fuera de la voluntad de los hombres, quieras o no, como es el caso, a manera de ejemplo de la ley de la gravedad. Es propio de la interrelación y vínculos de la socialización de la producción y de las relaciones de producción necesarias , que establecen los seres humanos a nivel internacional, durante el proceso de producción de los bines materiales.
    La que sí puede evitarse es la globalización neoliberal, como expresión suprema del capitalismo salvaje y despiadado, que tiene como su centro el dios dinero y poco les importa el ser humano y sus desgracias a sus beneficiarios a ultranza del capitalismo internacional dueños de las más importantes empresas transnacionales, cuyos capitales, en su mayoría, son superiores a los que puedan poseer muchas naciones del orbe.
    Si algo pudiese beneficiar a la humanidad el terrible virus Covid19 es a la reflexión, aunque, lamentablemente, la historia de la humanidad recoge muchos ejemplos de que la especie humana ha tropezado , en reiteradas ocasiones ,con la misma piedra.
    El capitalismo internacional y sus adictos sufren sus transitorias pérdidas económicas y financieras, mientras los más desposeídos lloran a sus muertos.
    Epidemias y pestes, que recoge la historia de la humanidad, han asolado poblaciones y países. Sin embargo, la epidemia de la globalización neoliberal no aparece como la más destructiva y mortífera pandemia que han sufrido especialmente los pueblos del llamado tercer mundo.
    En momentos difíciles para la especie humana, compuesta por poco más de 6 mil millones de seres humanos, que teme las consecuencias de un virus que amenaza su existencia, hoy el pensamiento del Líder de la Revolución cubana Fidel Castro está presente . No olvidamos sus esclarecedoras palabras en el V encuentro sobre Globalización, en febrero del 2003 cuando , entre otros conceptos expresó:
    ¨…De la historia se puede sacar una lección en la que suelo insistir. Solo de las grandes crisis han surgido las grandes soluciones. Entiendo que de esta regla escapan muy pocas excepciones…
    ¨… La globalización neoliberal constituye la más desvergonzada recolonización del Tercer Mundo…
    ¨…La fuga de capitales es una de las peores formas de sangría económica que han estado sufriendo los países de América Latina en las últimas décadas…
    ¨¨…Por primera vez en la historia humana, nuestra especie corre un riesgo real de extinción. La amenazan no solo la destrucción de su medio natural de vida, sino también graves riesgos políticos, armas cada vez más sofisticadas de destrucción y exterminio masivo y doctrinas extremistas que podrían apoyarse en mortales y aniquiladoras fuerzas…¨
    Gracias al magnifico comentario del periodista Ronquillo por hacernos reflexionar sobre temas de tanta actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *