OTRAS NOTICIAS

El bloqueo económico contra Cuba es sinónimo de sufrimiento humano

El bloqueo económico, comercial y financiero que Estados mantiene sobre Cuba tiene un impacto cotidiano en la producción de medicamentos en la Isla, lo que se agudiza en las actuales circunstancias, cuando una pandemia tensiona las demandas de fármacos para salvar vidas.
Ejemplo de ello es lo ocurrido a la empresa FarmaCuba, encargada de importar y exportar para la Organización Superior de Dirección Empresarial de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica, BioCubaFarma, que el pasado mes de marzo tuvo que ver cómo una compañía naviera retornó dos contenedores de materias primas al puerto de origen, cuando ya estaban en La Habana.
Adis Nuvia Neyra Muguercia, directora general de FarmaCuba, contó al periódico Trabajadores que la empresa transportista no descargó la mercancía por las advertencias sobre posibles sanciones en virtud del cerco económico.
“Eso significó la pérdida de 30 días de travesía (hemos tenido casos de 60 días), igual plazo para el regreso, nuevas gestiones (nuestras, de los proveedores y de transitarias cubanas) para embarcarlos con otra naviera que tardó 30 días más”.
Neyra Muguercia explicó que esto se traduce no solo en costos, sino también en desabastecimientos de materias primas a la industria, lo que se puede prolongar en el tiempo debido a la situación financiera, igualmente afectada por las trabas que impone el bloqueo a las tranferencias de dinero.
Precisamente esa es otra arista de impacto, pues las operaciones bancarias son perseguidas. La directora general de FarmaCuba comentó que, aproximadamente 21 días atrás, se había otorgado a un proveedor de materias primas el equivalente a más de un millón de dólares, pero “cuando ya estaban listos los contenedores, el banco intermediario devolvió los fondos, argumentando que no podía realizar esa transferencia porque sería penalizado”.
Como resultado el proveedor no pudo embarcar los productos y fue necesario buscar una ruta bancaria alternativa para los fondos, además de los atrasos que se provocaron a la industria.
La directiva esclareció las repercusiones que tiene sobre el área productiva la carencia de materias primas, que hace que se pierdan capacidades de fabricación que no siempre se pueden recuperar, a pesar de los esfuerzos que hagan después.
“Este tipo de situaciones las hemos vivido con los medicamentos que van a la asistencia médica en general (pacientes ingresados y graves), y a la farmacia comunitaria, adonde las personas se acercan con una receta o su tarjetón y no encuentran lo que buscan”, añadió.
En general, consideró, “las acciones de EE. UU. contra Cuba son cada vez más agresivas”, pues muchas veces se ven precisados a importar desde un segundo, tercer y hasta un cuarto país, por el temor de los proveedores a ser sancionados.
El principal mercado de materias primas para la nación caribeña se encuentra hoy al otro lado del mundo, en China e India, mas en el caso de este último se requiere de intermediarios, apuntó Neyra Muguercia, que no siempre tienen el mismo compromiso.
“Hay productos imprescindibles que solo se fabrican en EE.UU. Si no existiera el bloqueo, acceder a estos podría ser fácil y barato, quizás, pero debemos empeñarnos muy duro para conseguirlos o, si es posible, prescindir de ellos”, afirmó.
El cerco económico de la Casa Blanca es sinónimo de sufrimiento humano, valoró la directora general de FarmaCuba. “No acceder a un medicamento afecta directamente la calidad de vida y compromete la salud de las personas”. (Tomado de Cuba en Resumen).

Caricatura: Adan Iglesias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *