PERIODISMO DEPORTIVO

¿Yusimar Calvo competirá en Tokio 2020?

El gimnasta colombiano Yusimar Calvo ha derrotado lesiones que le impedían competir a plenitud, según recientes noticias. Sus actuaciones prometían mucho más pero había caído en esa especie de limbo agonal para las multitudes y algunos expertos. Recordé cuando un terrible latigazo espiritual le impidió sobresalir en Barranquilla 2018. Acudió allá como uno de los favoritos. Estuvo de mal en peor en lo individual. Las cámaras de la televisión reflejaban un gran agobio en su rostro. Tantos fracasos en su quehacer lo obligaron a concentrarse para la final por especialidades.

Su deportividad quedó demostrada en su batallar a pesar de aquel dolor que lo atormentaba que después conocimos: la madre del muchacho había fallecido cuatro días antes del inicio de los Centroamericanos y del Caribe. Al saberlo escribí: Quien ama el deporte, desde la base hasta el alto rendimiento, ver caer a un competidor así, le duele sea del país que sea. Cuando el derrotado está entre los grandes, el sufrir golpea profundo. Ni siquiera los alejados de estas lides quedan indiferentes ante el hecho. El patrioterismo no debe aparecer; jamás podemos sentirnos felices ante el mal ajeno.

Posteriormente, publiqué, ya revelado por completo el misterio y ante la insistencia triunfal del muchacho: No puedo negar cierta dulzura en mi alma cuando Yusimar Calvo logró otros premios dorados en los aparatos… hay aplausos para él en cada pecho de los seres humanos honestos seguidores del certamen. En el corazón de este periodista hubo espacio para el amor a este retorno. Que la maldad no nos atrape. Y el chovinismo y la impiedad tienen  tanto de infamia.

Hubiera querido, como cualquier cubano verdadero, que nuestros gimnastas arrasaran, más allá de mostrar ser los mejores a pesar de “la ceguera” de varios jueces. Pero era injusto soslayar la labor del citado rival, de enorme importancia para el sitio dorado de su equipo y para su dignidad personal. Ahora llegan informaciones de otro regreso posible, victorioso este sobre lesiones físicas. Vuelvo, por encima de cualquier otra consideración, a desearle que logre contender en la gran cita del presente año albergada por la capital japonesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *