OTRAS NOTICIAS

Ciro Bianchi y el rencuentro de sus palabras

“Ningún habanero que se respete sale a La Habana a esta hora”, así decía la Condesa de Merlín y el periodista Ciro Bianchi Ross lo acaba de recordar. Es la una de la tarde, pero, junto a Ciro y Mayra, su esposa, también están muchos de los lectores que asiduamente siguen al “escribidor” y que en la tarde de este nueve de febrero, llegan hasta el Pabellón Cuba para comprar el más reciente de sus libros: Palabras rencontradas.

Ciro Bianchi junto a Malvis Molina, una de las editoras de Palabras rencontradas

En este volumen, veinticinco son las entrevistas recogidas, o más bien, las conversaciones que aunque publicadas con anterioridad en la revista Cuba, La Gaceta de Cuba, la revista Réplica de Miami, la revista Correo de Cuba, contienen un acercamiento inédito a destacadas figuras de la literatura, la política, la pintura, la danza, el cine y el periodismo.

Estas entrevistas no habían sido publicadas en formato libro, pues según afirma Ciro “no aportaban una coherencia” capaz de conectarlas a un mismo tema.

Tal parece que estaban hechas para rencontrarse, en iguales páginas, las confesiones más íntimas de personalidades como José Saramago, Oswaldo Guayasamín, René Portacarrero, Alicia Alonso, Roberto Fabelo y otros como Eduardo Galeano y Jorge Enrique Adoum, protagonistas de textos que ven la luz ahora por primera vez.

Ya posicionadas, dentro del propio libro, el autor encontró un hilo rojo que une a las entrevistas y a los entrevistados para colocarlos en tres capítulos. La palabra, el primero de ellos, enlaza a escritores; el segundo, El acto, a los revolucionarios y el tercero, La imagen, a pintores, cineastas y fotógrafos.

Palabras rencontradas, tercer volumen que Ciro presenta bajo la producción de la Casa Editora Abril, fue uno de los libros que recibió este año el Premio del Lector, reconocimiento establecido por el interés del público en aquellas obras que hayan alcanzado al menos el setenta por ciento de las ventas de su tirada inicial.

En la entrevista realizada a Eduardo Galeano, el escritor de El libro de los abrazos dijo que “una obra puede ser perfecta, pero no sirve para nada si no hace que quien la disfrute pueda verse, si no lo ayuda a descubrirse”.

Hacer una obra para todos sus lectores, para que se descubran disfrutando cada palabra y cada porción del conocimiento que deposita en sus libros y en su columna dominical del diario Juventud Rebelde, ha sido también la imperturbable rutina de Ciro Bianchi, o como Eusebio Leal lo ha catalogado: el escritor del cubano de a pie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *