COLUMNISTAS

Sobre un tema de actualidad y los espacios para su debate

Si cada vez más, las redes sociales y los foros debates en los sitios digitales de medios cubanos evidencian determinados estados de opinión sobre temas que importan y afectan a la ciudadanía… ¿qué evaluación estará haciendo en estos momentos nuestro Gobierno del impacto que ha tenido en la población la controvertida Resolución 176 de Etecsa?

Porque no he leído, entre miles de criterios expuestos, ninguno a favor de la  nueva norma jurídica que modifica las actuales condiciones contractuales vinculadas al servicio de telefonía básica fija en la vivienda.

No puedo menos que preguntarme cómo se responderá a los efectos de medidas tan impopulares como esa – por muy razonadas y argumentadas que se expongan desde una perspectiva institucional – en un contexto comunicacional promovido por la dirección del país, en el que se pretende lograr un diálogo transparente con la ciudadanía mediante el gobierno electrónico, entre otros recursos de retroalimentación.

Lo sucedido con la susodicha decisión de Etecsa, que afectará a partir del próximo mes de enero los traslados solicitados por las personas naturales ante el cambio de domicilio del titular del teléfono, ha tenido en términos virtuales la misma proyección con que hoy se manifiestan miles de compatriotas en la Consulta Popular del Beisbol Cubano – por cierto, otro recurso de comunicación entre la institucionalidad y el pueblo – para abordar otra de las grandes insatisfacciones del momento en la agenda pública: el calamitoso estado de nuestro deporte nacional.

Y cuando me refiero a “términos virtuales” y a “agenda pública”, entro en un terreno que atañe también al papel de nuestra prensa ante situaciones como esta.

Por sus características, los sitios digitales en que también se proyectan nuestros principales medios nacionales y provinciales, permiten reflejar la opinión de sus receptores y la posibilidad incluso de intercambiar puntos de vista. Pero el acceso a ellos, por mucho que se haya avanzado en la informatización de nuestra sociedad, es todavía limitado.

En esos espacios, ni siquiera es necesario el ejercicio de la opinión por parte del periodista, para promover los más disímiles comentarios. Basta una información como la que Cubadebate puso en su sitio web el pasado 29 de noviembre (Etecsa implementará nueva resolución para la telefonía fija a partir del 8 de enero), para constatar la tendencia de un estado de opinión generalizado.

Y es que la mayor revolución tecnológica, comunicativa y política de nuestro tiempo descansa precisamente en eso: en la posibilidad de que todos podamos ser productores de mensajes y creadores de imágenes, relatos e información.

 

En alguna medida, se cumple así ese requerido y aún no totalmente concretado reclamo de la prensa cubana de “acercar la agenda pública a la agenda mediática”.

Pero como la posibilidad de una amplia participación ciudadana no es posible o está muy limitada en los hoy por hoy predominantes medios tradicionales – prensa impresa e informativos de la radio y la televisión nacionales –  agenda pública y agenda mediática suelen entonces no coincidir en esos espacios, a no ser que una decisión editorial lo intencione.

Y esa iniciativa es la que a veces extraño en los medios más asequibles a nuestros conciudadanos, a esa población mayoritaria que puede coincidir en su descontento, en sus dudas y cuestionamientos con quienes también los exponen en las redes sociales y en los foros debates, pero que por diversas razones no los manifiestan en esos ámbitos, sino en sus casas, en sus trabajos, en el transporte público, en las colas…

Echo de menos encuestas, comentarios, reportajes o cualquier otro ejercicio periodístico– y voy a permitirme citar un reclamo hecho en el último pleno del Comité Nacional de la Upec por parte de un colega que admiro, José Alejandro Rodríguez, – que se plantee  “…preguntas indagatorias, complejas y difíciles, que no tienen que ser interpretadas como cuestionadoras del proyecto político de la Revolución, sino como parte del ejercicio de contrapeso que le corresponde a la prensa en el socialismo.”

No puede seguir pasando que una decisión institucional ponga un tema en la agenda pública y nuestra prensa – esa que más consume nuestra población – no corresponda asumiéndola en su agenda mediática, o demore en hacerlo.

Y este último episodio relacionado con Etecsa va camino de esa imperdonable inconsecuencia.

Omar George
Omar George
Premio Nacional de Periodismo José Martí (2008). Cienfuegos.

One thought on “Sobre un tema de actualidad y los espacios para su debate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap