CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

La Habana: de capital a Patria…

La sexta villa fundada por los españoles arriba a sus 500 años este 16 de noviembre. Fundada en 1519, había tenido antes otros dos asentamientos, más hacia el sur, el primero en 1514. Nació con la denominación de San Cristóbal de La Habana, siguiendo la costumbre española de incluir como parte del nombre el del santo patrono, tal y como ocurre también, por ejemplo, en San Salvador de Bayamo y Santa María de Puerto Príncipe (Camagüey).

Acerca de la etimología del nombre no existe una definición. La hipótesis más extendida lo atribuye a Habanagüex, cacique que dominaba en la zona. Sin embargo, existen otras: una lo explica como corrupción de la palabra taína sabana, que se incorporó al idioma con su significado original de “pradera”, o de la aruaca abana, que quería decir “ella está loca”, en referencia a una leyenda aborigen. Otros consideran que procede de haven o gaven, “puerto o fondeadero” en lengua germánica, incluso, en inglés, haven es “refugio”; aunque esta tesis cuenta con poca aceptación.

En cuanto a su escritura, fue vacilante durante mucho tiempo e indistintamente se escribía con b o con v; pero a partir de la década del veinte del pasado siglo xx quedó asentada la b. De igual modo, es bueno precisar que el artículo forma parte del nombre: nuestra capital se denomina La Habana.

Este topónimo cuenta con varios derivados; en primer término habanero, -a, gentilicio de los oriundos de la ciudad y, por extensión, de todos los que la habitan. También habanera “melodía compuesta en compás de dos por cuatro”; entre ellas, resulta célebre la habanera “Tú”, del maestro Agustín Sánchez de Fuentes. Por último, habano, “nombre que se aplica al tabaco elaborado en La Habana, con materia prima de altísima calidad”, al que de igual modo se denomina puro o cigarro puro.

Por el simple hecho de ser la capital de la nación pertenece a todos los cubanos; pero también por su historia y por su cultura. La Habana es la cuna de relevantes personalidades, entre ellas, José Martí Pérez, nuestro Héroe Nacional. Ella cobija la tumba de numerosos patriotas, como Félix Varela Morales, “el que nos enseñó a pensar”, cuyos restos reposan en el Aula Magna de la Universidad; Máximo Gómez Báez, el más insigne de los generales del Ejército Libertador, quien, junto a otros treinta generales mambises, descansa en el cementerio de Colón, y Antonio Maceo Grajales, el Titán de Bronce, símbolo de la intransigencia revolucionaria, quien hoy continúa combatiendo desde El Cacahual.

La Habana encierra lugares, como la plaza de la Revolución José Martí o la Tribuna Antimperialista, cuya imagen recorre el mundo una y otra vez como muestra del apoyo irrestricto de los cubanos a la Revolución y a sus líderes, como símbolo de Cuba en el mundo. Sitios emblemáticos de esta bella urbe son, entre tantos otros, su casco histórico, patrimonio de la humanidad, y en extramuros —para seguir empleando un término que viene desde muy atrás, desde los tiempos de la muralla—, el Prado, el Parque Central, el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso y el Capitolio, recién remozado.

Nuestra capital atrapa el recuerdo de múltiples acontecimientos, felices o luctuosos, pero cercanos a cada corazón cubano, como el paso de la Caravana de la Libertad en aquellos gloriosos días de enero de 1959 o los velatorios de los mártires del avión de Barbados y de los restos mortales de Ernesto Che Guevara y de Fidel.

Para su cumpleaños 500, nuestra hermosa Habana luce remozada. Más de dos mil obras dan fe del propósito de cada habanero de hacer de esta ciudad maravilla, desde el 2014 y desde siempre, un lugar cada vez más bello, nuestro entrañable hogar, un pedazo de Patria.

María Luisa García Moreno
María Luisa García Moreno
Profesora de Español e Historia, Licenciada en Lengua y Literatura hispánicas. Periodista, editora y escritora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap