NOTICIAS DESTACADAS

Las claves de San Lorenzo y otros silencios quebrados

De izquierda a derecha, Diana Lio, directora de la Editorial Abril; Rafael Acosta, autor de Los silencios quebrados de San Lorenzo, y el historiador Ernesto Limia.

Los silencios quebrados de San Lorenzo, de Rafael Acosta de Arriba, publicado por la Editorial Abril, tuvo una acogida imprevista en la mañana de este sábado, en el espacio Sábado del Libro, en la Calle Madera, de La Habana Vieja.

Ante el público presente, significativo en cuanto a diversidad y número, el historiador Ernesto Limia, en sus palabras de presentación, expuso los aportes del texto y desdibujó el ícono del Céspedes que para muchos es “el 10 de Octubre, La Demajagua, el simple caudillo”.

Céspedes, dijo, empezó a formarse en La Habana, fue a Europa y se apropió de las ideas humanistas. “Idolatró al Quijote y participó como miliciano en la Jornada de Barcelona. Llegó a Cuba y empezó a conformar un ideal de nación. Desde 1850 contribuyó al pensamiento cubano con toda intención, la de construir la nación.

“No fue un animador cultural sin propósito. Utilizó la cultura como instrumento de transformación social. Construyó, desde la cultura, el ideario político nacional; habló de la evolución económica que debía tener Cuba. En 1968 es el patriota cubano con el más grande expediente subversivo”.

— ¿Por qué no es este el Céspedes que nos han entregado?, se preguntó Limia.

Estas claves, respondió, están en Los silencios quebrados de San Lorenzo, un texto conformado por 15 ensayos y un apéndice. Entre sus virtudes: hace un análisis acucioso y profundo sobre Céspedes como pensador e intelectual, que después llega a la guerra; acerca del Céspedes protagonista de la evolución de lo criollo a lo cubano; muestra cómo lleva a lo político, más allá de lo económico y social, el tema de la esclavitud,  y de ahí a la explicación del por qué se preocupó porque los negros y mulatos que se habían incorporado a la guerra adquirieran grados militares, propósito que obedecía al reconocimiento de sus aportes en la lucha independentista: “un corazón que late cubano”.

Añade Limia: Rafael le da fundamento teórico a lo que sucedió en Bijagual, que fue un golpe de estado; explica cómo se quebró la institucionalidad de la revolución y cómo ya no fue posible construir la república mambisa, hecho que apunta a la importancia del pensamiento civilista y a la vigencia que tiene el respeto a la ley.

“Acosta de Arriba retira el velo de quienes intentaron aquietar su culpa moral por lo ocurrido en San Lorenzo. Lo analiza con profundidad, y devela, sin decirlo, que no fue fortuito, que a Céspedes lo dejaron solo, que no se dejó apresar y se inmoló mirando a su enemigo y disparándole.

“En este libro, Céspedes es más que un hombre de mármol. En palabras de Martí, es símbolo de entereza. Es un hombre que no se deja vencer, pero que se siente lastimado por el infortunio, la traición. El gran valor del texto es que hace pensar, meditar”.

Ese sol del mundo moral, de Cintio Vitier, y Los silencios quebrados de San Lorenzo, de Rafael Acosta de Arriba, son dos libros que no deben faltar en las universidades cubanas. No sé qué tiempo la educación superior demorará en hacer recepción de esta idea, pero no estamos en época de perder el tiempo, señaló el historiador.

Rafael Acosta de Arriba, agradeció a Ernesto Limia por sus palabras de presentación y por poner su libro al lado del de Vitier. También, a la Editorial Abril, a su directora Diana Lio Busquet, y a la editora del texto Lilian Chi. Explicó que esta es una tercera edición, y que en cada una de ellas el volumen ha tenido más páginas y se ha enriquecido en la misma medida que el avance de sus investigaciones sobre Céspedes. Dijo que el título de la obra responde a uno de sus ensayos, en el que se explica cómo, al ser publicado por Eusebio Leal el diario perdido de Carlos Manuel, fue como si la voz del derrotado se convirtiera en la del vencedor, porque se esclarecieron muchos asuntos sobre la historia de Cuba.

El autor.

—Ese diario y las cartas de Céspedes a su esposa, son dos textos de primera mano sobre el nacimiento de la nación cubana, concluyó Acosta de Arriba.

Diana Lio Busquet, expresó su gratitud a los protagonistas del encuentro y la presencia masiva de público asistente, que superó el número habitual en presentaciones como estas e hizo llevar a la Calle Madera otro centenar de ejemplares. Mientras, la cola de interesados en comprar Los silencios quebrados de San Lorenzo, y la de los atraídos por que su libro fuera firmado por el autor, abarrotó el portal del antiguo Palacio de los Capitanes Generales, hoy Museo de la Ciudad, justo al medio día de este sábado 20 de abril.

El portal del antiguo Palacio de los Capitanes Generales mientras el público esperaba para comprar Los silencios quebrados de San Lorenzo, el libro de Rafael Acosta de Arriba.
Flor de Paz
Flor de Paz
Periodista. Directora Cubaperiodistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *