PERIODISMO y SALUD

¿Quemado?

Los científicos han denominado Síndrome de Burnout (quemado, según su traducción al español) al desgaste profesional que sufren médic@s y enfermer@s, debido al incremento sistemático de pacientes a atender, tanto en consultas como en ingresos hospitalarios. Pero los que ejercemos el periodismo no escapamos de ese riesgo, porque la definición también es aplicada a quienes trabajan directamente con cualquier tipo de público.

Entre las características del síndrome se describen: agotamiento emocional,  cansancio físico y/o mental, distanciamiento emotivo de las personas a las que atiende y pérdida de la autoestima por falta de realización personal. Estos efectos pueden redundar en actitudes negativas y hostiles y se basan en que el individuo no satisface las demandas, ni cree posible su promoción personal.

Psiquiatras, psicólogos y sociólogos coinciden en definir otras condicionantes vinculadas al problema: edad y tiempo de ejercicio profesional; sexo, familia y apoyo social; condiciones laborales deficitarias y bajos salarios; falta de organización laboral y sobrecarga de trabajo. Plantean que el desgaste profesional surge paulatinamente, y comienza con el desequilibrio entre demandas laborales y recursos materiales que obligan al sobreesfuerzo, y con ello, a la pérdida del control de la situación.

Como síntomas psicosomáticos del Síndrome de Burnout se consideran: cefaleas, dolores osteomusculares, molestias gastrointestinales, úlceras, pérdida de peso, obesidad, cansancio crónico, insomnio, hipertensión arterial y alteraciones menstruales; entre los conductuales: ausentismo laboral, abuso y dependencia de alcohol, café,  cigarros, drogas y problemas conyugales, familiares y sociales; como emocionales: ansiedad que disminuye la concentración y el rendimiento, impaciencia, irritabilidad, actitudes recelosas e, incluso, paranoicas, hacia clientes, colegas y jefes; y son considerados como defensivos: negar las emociones y conductas mencionadas y culpar a los demás.

En resumen, el Síndrome está estrechamente vinculado a la vorágine de estos tiempos. Su génesis se halla en el desequilibrio entre problemas y soluciones. No obstante, el conocimiento acerca de los signos del Burnout puede contribuir a que nos pongamos en el lugar del otro.

(Imagen tomada de empfarbio.files.wordpress.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via