NOTICIAS DESTACADAS

Trump en Miami: El peligro de agresión militar a Venezuela es real

Ilustración: Aldo Cruces

La Doctrina Monroe y el Macartismo se dan la mano en el discurso del Presidente de Estados Unidos este lunes.
El presidente estadounidense Donald Trump mezcló mensajes destinados a la región y claves de política interna en una alocución esta tarde en la Universidad de la Florida, Miami, ante un auditorio mayoritariamente de venezolanos y cubanos, blancos, que apoyan la intervención militar en Venezuela.

En su discurso de respaldo al líder de la oposición venezolana Juan Guaidó, autoproclamado presidente, se reconocen tres ideas fundamentales de política exterior hacia Latinoamérica que no son una novedad en la retórica del inquilino de la Casa Blanca:

  • Un ultimátum a militares venezolanos que apoyan la institucionalidad del gobierno bolivariano (prueba de que no han logrado quebrar la unidad cívico militar en el país);
  • Insiste en que todas las opciones están sobre la mesa contra Venezuela (posibilidad que no parece ser un juego verbal, pero que esta vez ha frustrado a la oposición que esperaba la fecha de la invasión);
  • La amenaza directa a Cuba y Nicaragua, objetivos que están en el mismo itenerario político de la agresión a Venezuela.

Tampoco es nuevo el ataque al socialismo como munición interna. En su informe a la nación hace unos días, Trump aseguró que “estamos alarmados por nuevos llamados para adoptar el socialismo en nuestro país… Nacimos libres y permaneceremos libres. Esta noche renovamos nuestra determinación de que América nunca será un país socialista”.

Este, según el corresponsal de La Jornada David Brooks, “fue el estreno de uno de los mensajes de la campaña de reelección y acompañará a la otra amenaza representada por los inmigrantes peligrosos. Seguramente se decidió con harta nostalgia recurrir de nuevo a la amenaza del socialismo; siempre ha funcionado antes”.

En Twitter, inmediatamente después del discurso de Trump en la Florida, el Canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla aseguró que “Trump incorpora el macartismo a la Doctrina Monroe” — subrayando así los dos elementos que se yuxtaponen en el discurso del Emperador Naranja: la legendaria apetencia de consagrar “América para los norteamericanos” con la cacería de brujas que encabezó el Senador McCarthy, para machacar a sus oponentes internos, la mayoría de los cuales están muy lejos de ser socialistas.

En cualquier caso, subraya el Canciller, “el peligro de agresión es real”.

El gobierno Venezuela también ha alertado sobre la guerra sicológica desatada por Trump y sus compadres en esta crisis regional, que viene acompañada como en otras ocasiones con un supuesto “concierto de paz”.

El periodista ecuatoriano-brasileño, Amauri Chamorro, ha recordado que el concierto anunciado para el 22 de febrero en la frontera colombo-venezolana, en Cúcuta, es el intento de usar la cultura para “humanizar” otra operación militar de Colombia contra un país hermano.

Hace 10 años en esa misma localidad se realizó un concierto por “la paz” justo después del bombardeo que efectuó la Fuerza Aérea Colombiana en territorio ecuatoriano.

“Usan prácticamente la misma identidad visual de los famosos conciertos ‘Live Aid’ de los 80 que servían para recaudar fondos para los hambrientos africanos (…) era apenas una jugada maestra: en lugar de que Europa perdonara las ilegales deudas que los países africanos tienen con ellos, mantenían el dominio económico que causa el hambre, pero realizaban acciones de relaciones públicas para auto indultarse”, y añade Chamorro en su cuenta en Twitter:

“EEUU está jugando a un nuevo tipo de guerra sicológica”, advirtió el Canciller venezolano Jorge Arreaza, quien publicó vía Twitter un mensaje en el que denuncia ante la comunidad internacional que nuevamente el Presidente de EEUU ha amenazado al país con una agresión militar, en clara violación de los principios del Derecho Internacional y la Carta de la ONU.

La desmesura de la vocería belicista de John Bolton, Mike Pence, Marco Rubio y el mismo Donald Trump, no solo apuesta por “la opción militar” en la nación caribeña, sino que azuza constantemente a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) para que deponga al presidente Nicolás Maduro y dé pie a un enfrentamiento interno.

Durante la segunda semana del mes de febrero, la narrativa de la “crisis humanitaria” en Venezuela se ha incrementado y la Casa Blanca, mediante la USAID y el gobierno de Colombia, ha instrumentalizado la colocación de una supuesta “ayuda humanitaria” en la frontera colombo-venezolana, afinando un detonante de conflicto y suscitando la conmoción mediante el pretendido “ingreso a la fuerza” de supuestos paquetes de ayuda.

A pesar de que Estados Unidos y la oposición venezolana aseguran permanentemente tener el apoyo para cualquier aventura que ponga fin al gobierno bolivariano, este lunes la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, rechazó una escalada militar en Venezuela.

El ministro español fue más claro y dijo no compartir la visión del vicepresidente estadounidense, sin mencionar exactamente lo que dijo Mike Pence, aunque no es difícil deducirlo.

“Excluimos de manera categórica cualquier apoyo de la UE o cualquier aceptación de una escalada militar en Venezuela”, advirtió la jefa de la diplomacia europea al término de una reunión de los 28 cancilleres del bloque en Bruselas.

El ministro español Josep Borrell fue más claro, asegurando no compartir la visión del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. “Nuestra posición sigue siendo la de buscar una solución que evite el uso de la fuerza (…) No estamos por una intervención militar”.

La reunión de cancilleres fue la primera desde el lanzamiento en Montevideo del Grupo de Contacto Internacional (GCI), impulsado por la UE con países latinoamericanos, y que el próximo miércoles y jueves enviará una misión técnica a Venezuela.

Borrell insistió: “No compartimos” los puntos de vista expresados por el vicepresidente de Estados Unidos (Mike Pence) en la Conferencia de Seguridad de Múnich el pasado fin de semana, “en la medida en que nosotros no estamos por una intervención militar”.

(Tomado de Dominio Cuba)

Redacción Cubaperiodistas
Sitio de la Unión de Periodistas de Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *