NOTAS DESTACADAS

Por qué importa Venezuela

Ilustración: Aldo Cruces

El ruido de sables contra Venezuela es un intento deliberado de anular los asuntos internos de un estado soberano para monopolizar los suministros de petróleo con fines de lucro, escribe la diputada laborista Emma Dent Coad en el Morning Star.

Por Emma Dent Coad, publicado en el Morning Star y traducido por Dominio Cuba

Solo el 48 por ciento de mis electores son blancos nacidos en Gran Bretaña, como yo. La mayoría provienen de todos los rincones del mundo.

Kensington ha dado refugio a las familias que huyen de la guerra, la persecución religiosa y política y las graves privaciones económicas.

Crecer en el área que ahora represento y escuchar sus historias me ha dado un sentido sólido e inquebrantable de la justicia social.

Tenemos 6 156 latinoamericanos en el condado, y estimo que la mayoría vive en las áreas menos caras de North Kensington. Soy responsable de ellos, y de sus familiares, dondequiera que estén.

Por eso me preocupan las ambiciones del ejecutivo de Trump y sus aliados, impulsados ​​por la codicia hacia el petróleo y el deseo de supremacía política en Venezuela.

La campaña de Donald Trump no tiene nada que ver con la preocupación por las personas que sufren privaciones económicas espantosas.

Este es un intento deliberado de anular los asuntos internos de un estado soberano para monopolizar los suministros de petróleo con fines de lucro.

Venezuela tiene las mayores reservas probadas de petróleo en el mundo. El Asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, le dijo a Fox News sin rodeos: “Hará una gran diferencia económica para Estados Unidos si pudiéramos hacer que las compañías petroleras estadounidenses inviertan y exploten las capacidades petroleras de Venezuela”.

Bolton también reveló accidentalmente una nota sobre “5 000 soldados a Colombia” que comparte una larga frontera con Venezuela. Debemos estar muy preocupados por la repetición de la desastrosa guerra por el petróleo que vimos en Iraq.

La economía venezolana se ha derrumbado bajo una combinación de la carga del colapso del precio del petróleo, políticas deficientes, más las sanciones de EE.UU a partir de 2017.

Las sanciones han provocado el cese de los préstamos internacionales y la disponibilidad de suministros médicos básicos, incluso para enfermedades potencialmente mortales como la diabetes y el cáncer.

La ONU ha advertido de los efectos de las sanciones. Al imponerlos, Trump minará deliberadamente la salud, la riqueza y la estabilidad de Venezuela en un momento en que lo que se necesita, y de hecho se ha pedido, es la negociación y el apoyo.

Esto no tiene nada que ver con el compromiso social. Tiene todo que ver con el control social, político y económico.

La situación en Venezuela resuena en todo el mundo. No es el único lugar en la Tierra donde se cuestionan los resultados de las elecciones y los referendos.

La elección presidencial de EE.UU. y el referéndum británico están bajo un fuerte escrutinio por el presunto cabildeo financiero ilegal e incluso la posible interferencia extranjera.

No es el único lugar en la Tierra donde un gobierno debidamente electo está luchando contra las dificultades económicas extremas, exacerbadas por las sanciones, para proporcionar los elementos básicos esenciales para la supervivencia.

Entonces, seamos claros sobre esto. El apoyo de Estados Unidos a un líder opositor no electo y la amenaza de una intervención militar está a punto de apoderarse de las enormes reservas de petróleo de Venezuela, las más grandes del mundo.

El “presidente interino” respaldado por Estados Unidos, Juan Guaidó, se comprometió a permitir que las compañías petroleras estadounidenses reemplacen la participación mayoritaria actual del gobierno en la industria petrolera de Venezuela y otorguen un mayor control a los intereses privados.

Es muy claro que la ambición de los Estados Unidos es controlar y explotar los recursos naturales de un estado soberano, a cuya política se oponen, para obtener ganancias financieras.

Qué irónico que Trump, si tiene éxito, podría usar los ingresos petroleros de Venezuela para construir su muro mexicano, para mantener fuera a los refugiados políticos y económicos que habrá creado.

Las fuerzas externas deben asegurarse de no arriesgarse a fomentar una guerra civil en Venezuela como la que causó decenas de miles de muertes, millones de personas desplazadas y el sufrimiento generalizado en la vecina Colombia durante medio siglo.

El camino a seguir es el diálogo y un acuerdo negociado, no la intervención militar y las sanciones. No solo por la situación en este país ahora, sino por todas las Venezuelas que se encuentran en el mundo. Si no lo digo, les habré fallado a todas las familias de refugiados que han hecho de Kensington su hogar.

Emma Dent Coad es diputada laborista por Kensington.

(Tomado de Dominio Cuba)

Redacción Cubaperiodistas
Sitio de la Unión de Periodistas de Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap