CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

Osval en mi obturador

Su primera respuesta, en torno a qué tiempo lleva en los trajines de prensa, salta con la misma contundencia de los trazos con que acostumbra a desestabilizar al contrincante:

—¡Más años que Julio Juan Leandro * !

Entonces, con un cambio rápido de seña, como suelen hacer los buenos receptores, agrega en tono más serio: “De forma directa, desde hace dos décadas, porque en verdad comencé a trabajar en el periódico Invasor en 1999. Antes  era diseñador en la poligrafía y había laborado también como rotulista, vinculado a la Unión de Jóvenes Comunistas. Pero… ¿Se puede saber a qué vienen esas preguntas?”.

Por un instante pienso decirle que me da el soberano deseo de hacerlas, del mismo modo que él no anda dando explicaciones acerca de las fotos que nos toma a quienes frecuentemente resultamos víctimas de su lente, pero opto por mantenerme en la misma línea de evocación y recuerdo:

—Tengo entendido que fue Migdalia Utrera quien te trajo…

“Sí, ella me propuso un día trabajar aquí y acepté; estaba deseoso de hacerlo. Me gustaban el diseño, la fotografía y la caricatura, que, como sabrás, la hago desde niño.”

—El problema Osval, es que coronaste un magnífico año en el orden profesional. Eso lo conocen tu esposa, tus hijos, el gremio avileño de la prensa y un puñado de amistades, pero creo muy justo que también lo sepan colegas y lectores que viven más allá de la provincia.

No muy conforme con la observación, Osvaldo Gutiérrez, fotógrafo de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) en Ciego de Ávila, comienza a deshojar algunos de sus más recientes resultados, entre los que sobresalen el Premio Nacional Juan Gualberto Gómez, en periodismo gráfico; el provincial por la obra del año en igual modalidad y el 26 de julio en fotografía de entrevista.

No es, desde luego, su única cosecha. Diciembre lo sorprendió con el primer premio en el Salón Nacional de Humorismo Sonría Compay (Santiago de Cuba) e igual condición en humor erótico durante el Salón Internacional de Humorismo Gráfico, por intermedio, en esta ocasión, de la obra La Engañadora, especie de historieta estructurada en tres piezas.

A nadie extrañaría, entonces, que se alzara con el premio de la popularidad en la Bienal Internacional del Humor, con su propuesta  Equipaje, basada en el tema de la emigración.

—Me vas a tener que disculpar, pero tengo otra preguntita: ¿Quién le roba a quién: la fotografía a la caricatura o viceversa?

“Para poder quedar bien con las dos, porque no puedo vivir sin ellas, tengo que programarme constantemente el tiempo y exprimirlo, sobre todo de noche, que es cuando más aprovecho para trabajar, al igual que durante los sábados y domingos. Las ideas me bajan en cualquier momento; acostumbro a anotarlas y les meto mano en los ratos libres.”

—¿Y cuando te sientas, logras lo que quieres de un tirón o por partes?

“Parto siempre de un boceto a papel y bolígrafo. Después lo pulo, para limpiar bien el dibujo, luego lo escaneo y lo trabajo en Photoshop.

Además de la revista Oferta, de la ACN, Osval inscribe su nombre en Invasor, Cubadebate, el Melaíto de Villa Clara, DDT, Escambray, Bohemia, Juventud Rebelde y recién ha llegado a acuerdo con el periódico Granma.

Muy acucioso, tanto para la caricatura política, como para la de orden social, su obra transita, no cede paso alguno y hasta se lleva la luz roja en una amplísima variedad de temas.

Aficionado empedernido al béisbol, Ortelio González Martínez, corresponsal de Granma en Ciego de Ávila y “yunta” de mi entrevistado, recuerda con singularidad aquella caricatura que muestra una vista general del estadio Latinoamericano y un sugerente cartel: Cerrado por play off, en alusión a la lamentable ausencia de los azules en la disputa final de la pelota cubana.

Y es que sin haber cogido, ni cuando niño, un bate en la mano Osval le saca guarapo a todo lo que tiene que ver con el deporte de las bolas y los strikes.

Pero comete un foul, segundos antes de poner fin al breve diálogo, cuando me confiesa: “Quien más idea siempre me dio para hacer caricaturas fue Víctor Mesa. El nunca lo supo, pero te puedo asegurar que así es. ¡Qué manera de aprovecharlo!”.

*Veterano periodista avileño, corresponsal del periódico Granma y de la Agencia Cubana de Noticias, desde los años 60 del pasado siglo. (NR)

Osval junto al colega Gerardo Hernández, también humorista, miembro de la Upec y Héroe de la República de Cuba. (Fotos: PB)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *