MARTÍ PERIODISTA

Las permanentes lecciones de “Nuestra América”

El 1.o de enero de 1891, apareció publicado por primera vez en La Revista Ilustrada, de Nueva York, el ensayo “Nuestra América”. Muy poco después, el 30 de enero del propio año, el trascendente documento fue publicado en El Partido Liberal, de México. A 128 años de su nacimiento, mantiene plena vigencia.

A finales del siglo xix, Estados Unidos se presentaba ya como una gran potencia mundial, cuya expansión territorial estuvo marcada, en primer término, por la despiadada guerra contra los pueblos indígenas, pobladores originarios de esas tierras. Además, Estados Unidos se había anexado el 55% del territorio mexicano (2 400 000 km2)  en la guerra injusta desatada contra ese país entre 1846-1848, y de Alaska, comprada a Rusia, por algo más de siete millones de dólares, en 1867. Poco después, con la intervención norteamericana en la Guerra de Independencia cubana (1898), que se convertiría en la primera guerra imperialista, Estados Unidos se apropiaría no solo de Cuba —transformada en una neocolonia y atada por la Enmienda Platt—, sino también de Puerto Rico, Filipinas y Guam, los restos del otrora vastísimo imperio colonial español; convertiría a la América Latina en su patio trasero y se posesionaría del trono del imperialismo mundial.

José Martí, quien por tantos años estuvo radicado en ese país, había observado y estudiado minuciosamente su desarrollo y había comprendido el peligro que la gran nación del norte significaba para los pueblos de la América hispana. Muchas de sus reflexiones fueron concretadas en ese documento que vio la luz hace ya 128 años.

El relevante ensayo nos sigue alertando de “los gigantes que llevan siete leguas en las botas y le pueden poner la bota encima” y “de la pelea de los cometas en el Cielo, que van por el aire dormidos engullendo mundos”. A la vez reclama que “Lo que quede de aldea en América ha de despertar”, porque “Estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo a la cabera, sino con las armas de almohada […] las armas del juicio, que vencen a las otras. Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra”. Y añade premonitorio: “No hay proa que taje una nube de ideas. Una idea enérgica, flameada a tiempo ante el mundo, para […] a un escuadrón de acorazados”.*

Nuestro Héroe Nacional no se conforma con alertar acerca del peligro imperialista y de sus intenciones de devorar la América toda. Martí alerta acerca de la necesaria unidad de los pueblos de América: “Los pueblos que no se conocen han de darse prisa para conocerse, como quienes van a pelear juntos […] Ya no podemos ser el pueblo de hojas, que vive en el aire, con la copa cargada de flor, restallando o zumbando, según la acaricie el capricho de la luz, o la tundan y talen las tempestades; ¡los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes”.*

Y esa unidad de América Latina debía estar sustentada en el amor y el orgullo por nuestros orígenes y por los pueblos maravillosos que poblaron estas tierras y fueron masacrados por el conquistador español: “¡Estos hijos de carpintero, que se avergüenzan de que su padre sea carpintero! ¡Estos nacidos en América, que se avergüenzan porque llevan delantal indio, de la madre que los crió […] Estos hijos de nuestra América, que ha de salvarse con sus indios […] ¡en qué patria puede tener un hombre más orgullo que en nuestras repúblicas dolorosas de América […]!”*

Advirtió nuestro Martí: “[…] el buen gobernante en América no es el que sabe cómo se gobierna el alemán o el francés, sino el que sabe con qué elementos está hecho su país, y cómo puede ir guiándolos en junto, para llegar, por métodos e instituciones nacidas del país mismo […]”. “El gobierno ha de nacer del país. El espíritu del gobierno ha de ser el del país. La forma del gobierno ha de avenirse a la constitución propia del país. El gobierno no es más que el equilibrio de los elementos naturales del país”.*

Al leer estas páginas, asombra el hecho de que fueran escritas hace ya tantos años, pues parece como si estuviera viendo la revolución que hoy tiene lugar en este sufrido continente: “Los políticos nacionales han de reemplazar a los políticos exóticos. Injértese en nuestras repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas”.*

Aunque esencialísimas, el antimperialismo y el americanismo no son las únicas lecciones de “Nuestra América”; he aquí otra idea plena de vigencia: “[…] el heroísmo en la paz es más escaso, porque es menos glorioso que el de la guerra […]”.* Es este otro de los problemas de nuestras tierras: resolver los problemas acumulados durante siglos de colonización y neocolonización no es tarea de un día ni de un año: el imperialismo lo sabe y está ahí, esperando el minuto justo: “El tigre, espantado del fogonazo, vuelve de noche al lugar de la presa. Muere echando llamas por los ojos y con las zarpas al aire. No se le oye venir, sino que viene con zarpas de terciopelo. Cuando la presa despierta, tiene al tigre encima”.* La batalla ha de continuar, solo con el trabajo honrado y constante podrán quedar atrás las secuelas de tantos años de opresión.

Por eso, ayer como hoy, lo mejor de América “[…] entiende que se imita demasiado, y que la salvación está en crear. Crear es la palabra de pase de esta generación. El vino, de plátano; y si sale agrio, ¡es nuestro vino!”*

A pesar de los éxitos cosechados por la reacción, este continente está en un buen momento de nacionalismo, de antimperialismo, de unidad… “¡Porque ya suena el himno unánime; la generación actual lleva a cuestas, por el camino abonado por los padres sublimes, la América trabajadora; del Bravo a Magallanes, sentado en el lomo del cóndor, regó el Gran Semí, por las naciones románticas del continente y por las islas dolorosas del mar, la semilla de la América nueva!”* Hoy esa semilla fructifica.
* Todas las citas han sido tomadas de “Nuestra América”, en Obras completas, t. 6, Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2007, pp. 15-23.

María Luisa García Moreno
María Luisa García Moreno
Profesora de Español e Historia, Licenciada en Lengua y Literatura hispánicas. Periodista, editora y escritora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via