IDIOMA ESPAÑOL

Más sobre mayúsculas y minúsculas…

En mi anterior trabajo para la sección Este idioma nuestro de Cubaperiodistas.cu —“Su Majestad, la Mayúscula…”—, insistí en que el excesivo empleo de las mayúsculas constituye el más grave y reiterado error ortográfico en nuestra prensa y también entre la población, y destaqué que las faltas más significativas son la escritura con inicial mayúscula de los nombres comunes de cargos, grados y dignidades, así como de los nombres genéricos geográficos.

Con respecto a los nombres geográficos, vale la pena esclarecer que hay ciertos usos de la mayúscula cuyo empleo está restringido a la comunidad de hablantes para los que la referencia es inequívoca, como ocurre, por ejemplo, con el Canal (de Panamá) entre los panameños, el Golfo (de México) entre los mexicanos, el Estrecho (de Gibraltar) entre los españoles o la Isla (de Cuba) para los cubanos —a pesar de que sabemos que nuestro país es un archipiélago—. Sin embargo, fuera de esa comunidad lingüística particular, constituye un error que escribamos esos nombres genéricos con mayúscula. Así, para nosotros, canal de Panamá, golfo de México, península ibérica y otros. Este recurso se denomina antonomasia.

Al igual que los nombres genéricos geográficos, todas las palabras significativas de los nombres de los establecimientos se escriben con inicial mayúscula; pero no así el sustantivo genérico que les acompaña: bar SloppyJoe’s, cine Santa Catalina, teatro Martí, hotel Habana Libre, café El Louvre.

Se escriben con inicial mayúscula los apodos o sobrenombres; pero no así el artículo que les antecede en muchas ocasiones: Ignacio Agramonte, el Mayor; Ernesto Guevara, el Che; Pedro, el Chino. Y lo mismo ocurre con los títulos abreviados de las obras artísticas: el Quijote, la Quinta sinfonía.

Los sustantivos y adjetivos que forman parte del nombre de las disciplinas científicas y las diversas ramas del conocimiento deben escribirse, en general, con minúscula, tanto en su sentido propio como en los derivados: La física nuclear ha experimentado grandes avances en los últimos años; Amo la historia de Cuba. Sin embargo, se escribirán con mayúscula inicial en contextos académicos o curriculares, cuando designen estudios o materias regladas: Desaprobó Matemática.

Y, como estamos en Feria, aprovechemos para precisar que se escriben con mayúscula los nombres de premios y condecoraciones —Premio Nacional de Historia—; aunque si se refiere al objeto que lo representa (oscar: estatuilla) o la persona premiada (Mildred de la Torre y Luis García Pascual, premios nacionales de historia), estos términos se escriben con inicial minúscula.

Terminamos por hoy; aunque mucho queda aún por decir con respecto a la utilización de mayúsculas y minúsculas.

María Luisa García Moreno
María Luisa García Moreno
Profesora de Español e Historia, Licenciada en Lengua y Literatura hispánicas. Periodista, editora y escritora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *