OTRAS NOTICIAS

La información ha sido siempre la fuente más segura para saber construir

Alumnos de la Facultad de Comunicación de la UH durante su graduación el el Aula Magna (Foto: Yoandry Avila Guerra)
Alumnos de la Facultad de Comunicación de la UH durante su graduación el el Aula Magna (Foto: Yoandry Avila Guerra)

El Doctor en Ciencias Históricas, Eduardo Torres Cuevas, quien además de historiador y pedagogo es Miembro de Número de la Academia Cubana de la Lengua y director de la Biblioteca Nacional José Martí, al intervenir recientemente en el acto de graduación de las carreras de Periodismo y Ciencias de la Información de la Universidad de La Habana, afirmó que la información ha sido siempre la fuente más segura para saber y saber construir.

Doctor en Ciencias Históricas Eduardo Torres Cuevas durante su intervención en el Aula Magna de la UH (Foto: Yoandry Avila Guerra)
Doctor en Ciencias Históricas Eduardo Torres Cuevas durante su intervención en el Aula Magna de la UH (Foto: Yoandry Avila Guerra)

Por las enseñazas implícitas en sus palabras, no sólo para los jóvenes recién graduados, Cubaperiodistas las reproduce a continuación:

Dra. Hilda León, vicerrectora de nuestra universidad,

Dr. Raúl Garcés, Decano Facultad de Comunicación,

Distinguidos miembros de la presidencia de este acto,

Estimados profesores, estudiantes, familiares y amigos de los que hoy reciben el título que los acredita como profesionales de Periodismo y Ciencias de la Información,

Graduados,

Un día, diferente a los demás, iniciaron los que hoy obtienen su título universitario, el ascenso a esta histórica colina universitaria. El ansia de saber, la dedicación al estudio, la búsqueda de un proyecto de vida que les permitiera colocarse en un lugar de la sociedad cubana desde el cual dignificarse con el trabajo creador, los convirtió en estudiantes universitarios. Ese largo camino, que transitaron durante años quedará siempre en sus memorias como una etapa imborrable de sus vidas. El aula universitaria, los pasillos donde tanto debatieron, sus profesores, los amigos que nacieron durante ese período, pero sobre todo, el conocimiento que adquirieron, los transformó en los profesionales que hoy salen de nuestra universidad. Hoy culmina esa etapa de la vida y culmina en este acto en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, llena de simbolismo y de una historia de las cuales ustedes ya forman parte.

Observen todos el lugar en que estamos, cúspide de nuestra universidad, templo sagrado de nuestra cultura.
Frente a ustedes, en la parte superior, se encuentran no unas simples pinturas, sino la representación de las vías o caminos del conocimiento. Las tres vías o caminos que conforman el Trivium (gramática, que ayuda a comunicarse; la dialéctica, que ayuda a la búsqueda de la verdad y la retórica, que estiliza las palabras), bases originales de toda comunicación, y el Quatrivium o las cuatro vías que precisan y elevan el conocimiento (la aritmética, la geometría, la astronomía y la música). Esa fue la primera agrupación de las ciencias en la Edad Media. Un punto de partida y un estado del saber. El que dio origen a las llamadas siete ciencias o artes liberales, base de la organización del conocimiento universal. Quedaron como un símbolo de la universalidad del conocimiento, como un símbolo de la universidad.

En la parte inferior, observen los siete medallones que contienen el busto a relieve de destacados científicos y profesores de esta universidad que, en el siglo XIX, construyeron nuestra tradición, definida entonces, como de “ciencia y conciencia”, ciencia para crear conciencia, conciencia para hacer ciencia.

Pero el más alto símbolo de nuestra Aula Magna, se encuentra a la derecha de ustedes: el cenotafio que contiene los restos de Félix Varela y Morales. Hace más de un siglo, profesores y estudiantes universitarios, los colocaron, traídos de San Agustín de la Florida, en la que, desde entonces sería nuestra magna aula, el aula mayor del conocimiento cubano. Y razón hubo para acto tan especial. José de la Luz y Caballero lo llamó “el que nos enseñó primero en pensar”. Varela es, sin dudas, el que inició el largo camino de la creación de la Universidad científica y cubana por sus contenidos y por sus aspiraciones. Visto así, pueden ustedes, graduados de la Universidad de la Habana, sentir el sano orgullo de recibir su título en el más alto símbolo científico de nuestro país, esta Aula Magna de la Universidad de La Habana. Fijen sus vistas en este lugar y en este momento porque están en uno de los actos más inolvidable de sus vidas.

Vivimos hoy tiempos muy distintos a aquellos en que se daban las primeras definiciones de las ciencias, la información se trasladaba entre conventículos cerrados y el conocimiento se restringía a un escaso número de ilustrados, científicos, intelectuales o profesionales, según denominaciones temporales.

Esta es una época distinta a todas las anteriores porque el mundo es cada vez más un mundo que tiene acceso a la información a través de un desarrollo tecnológico y científico sin precedentes. Hay quien la llama “la sociedad de la información”. Lo cierto es que hoy estamos en un mundo intercomunicado a la velocidad de segundos. Las tecnologías nos permiten tener acceso a todo el conocimiento acumulado por la humanidad independientemente del lugar donde se genera la información.

Los que hoy se gradúan, los que en estos tiempos se gradúan, tienen el privilegio de construir una sociedad mucho más rica en saberes, en placeres y en instrumentos de conocimiento, de preservación y de creación. Son ustedes los creadores de la sociedad que tendremos en las próximas décadas. La información es, lo ha sido siempre, la fuente más segura para saber y saber construir. No hablo de una sociedad abstracta, sino de la construcción interna de cada individuo y, a la vez, de la construcción de una sociedad deseable desde el estudio de lo real existente.

Para lograr lo anterior en el mundo actual, un atributo fundamental de toda la sociedad, lo constituye precisamente la convergencia de las Ciencias de la Información y el Periodismo. Ello hace que la Sociedad del conocimiento se apertreche de las herramientas de lo que hoy llamaríamos Info-comunicación. No es ya concebible una sociedad con estructuras informativas y comunicacionales decimonónicas o del siglo pasado. La mirada, necesariamente, tiene que estar colocada hacia el futuro cambiante, no en décadas, sino en años. La dinámica de estos procesos permite crear un ciudadano universal y, a la vez, recreador de su propia sociedad y de las personas que la conforman.

Quiero expresarles a los profesores de las carreras que hoy gradúan una nueva promoción mi respeto y mi admiración porque sé lo que significa la dedicación a la enseñanza universitaria en tiempos difíciles.

A ustedes, graduandos de las carreras de Periodismo y Ciencias de la Información, desearles el éxito que con su ímpetu juvenil y los conocimientos adquiridos conquistarán de seguro al incorporarse a esta nueva etapa de sus vidas en la que ya no son solo estudiantes, sino estudiosos y creadores de conocimientos y saberes.

El Dr. Eduardo Torres Cuevas en una participación en el programa televisivo Mesa Redonda (Foto: R. Garaicoa/Cubadebate)
El Doctor Eduardo Torres Cuevas en una participación en el programa televisivo Mesa Redonda                     (Foto: R. Garaicoa/Cubadebate)
Redacción Cubaperiodistas
Sitio de la Unión de Periodistas de Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *