OTRAS NOTICIAS

Dime cómo hablas…

vulgar langEn el ámbito de los 400 años de la muerte del célebre escritor hispano Miguel de Cervantes y Saavedra y el Día del Idioma, vale reflexionar en expresiones que a diario escuchamos y que mucho maltratan la lengua española.

Baste mencionar dos ejemplos muy de moda: ¡Qué bolá!, como señal de saludo, y “tía” o “tío”,  para dirigirse a personas que pasan de los 40 años.

Sobre estas últimas, en cualquier lugar, dígase la parada de ómnibus, la bodega, un establecimiento de servicios y hasta en un museo, se escucha ese término de uso familiar, pero de mal gusto en otro contexto.

Hace poco, cuando accedimos a una importante institución cultural en Santiago de Cuba, el custodio se dirigió de esta manera: ¿Tía, a dónde va?

Me detuve y le pregunté: ¿Tú tratas así a los visitantes de este histórico lugar? ¿Qué parentesco tengo contigo para que me llames así?

No respondió ni dio muestra de avergonzarse, y mientras me alejaba surgió la interrogante de si habrá interiorizado o no el señalamiento.

Dime cómo hablas y te diré quién eres, bien podría ser un refrán que cabe a quienes habitualmente maltratan el habla.

Vale la pena en el Día del Idioma reflexionar sobre esa herramienta esencial para la comunicación humana.

Su uso adecuado debe ser preocupación de educadores, la familia y también de la sociedad.

Sí, porque a veces escuchamos y permitimos algunas como estas: “tía, no hay menudo para el vuelto” o “tío córrase pa´lante“, cuando montamos los camiones o camionetas de transportación de pasajeros que tanto abundan en este territorio oriental.

Muchos aceptamos que nos llame así el “machacante”, denominación que recibe popularmente el encargado de montar y cobrar a las personas.

¿Por qué no decir mejor: “Por favor, córranse para que puedan montar los que quedan abajo”. ¿Resultará tan difícil?

Es imposible lograr una buena comunicación sin el correcto empleo del lenguaje, utilizando la palabra o expresión adecuada para cada momento.

Todos tenemos la obligación de preservar y cuidar nuestro idioma.  Las actuales y futuras generaciones mucho lo agradecerán.

 

Marlene Montoya Maza / ACN

Redacción Cubaperiodistas
Sitio de la Unión de Periodistas de Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *