Símbolos nacionales

Un almendrón, ¿dos banderas?

No hay mejor lugar de trabajo para un sociólogo que el asiento trasero de un almendrón que «botea» por las calles de La Habana. Estrujado, entre una señora enorme con una niña a la que han vestido de adulta —labios pintados, collar de cuentas y pantaloncito ajustado—, y un joven »

Banalizar mi bandera: ¿Quién responde por ello?

Siempre admiré las habilidades de Germán Mesa en su desempeño beisbolístico. Coincido con todos los que le ubican en la cúspide de la defensa del llamado “short stop”, “para corto”, u otra expresión que denomine su posición en el cuadro de cualquier equipo. Era un mago. Por eso aprecié con »