Tag Archives: Antonio Moltó

Claro que sí, Moltó

Conforme a su costumbre, Antonio Moltó Martorell llegó tempranito este 23 de noviembre al salón donde tendría lugar el IX Pleno del Comité Nacional de la Unión de Periodistas de Cuba, y se instaló, con su también habitual “tranquila intranquilidad” en ese fantástico soporte audiovisual, capaz de mantenerlo en vivo …»»

Moltó, el periodista…

La del pasado 16 de agosto fue una mañana llena de recordaciones y emociones. Una multitud de compatriotas que desbordó los modestos espacios de la Casa de la Prensa se dio cita allí para testimoniar sus sentimientos de amistad y reconocimiento al bien querido amigo Moltó. Un torrente de sinceros …»»

Para qué sirve la Upec, según Moltó

Nunca faltó el abrazo cuando nos vimos, ni su pregunta de rutina: ¿Cómo va Holguín? Y yo que ahí, que bien, como todo en esta vida, caminando. No era de mis profes o amigos más cercanos. Había demasiados kilómetros de por medio, creo yo. Años no, porque en medio de …»»

Mensajes de condolencia

Son numerosas las muestras de dolor, solidaridad y afecto recibidas en la Presidencia de la Unión de Periodistas de Cuba durante el transcurso de los días 16 y 17 de agosto, por el fallecimiento del presidente de esta organización Antonio Moltó Martorell, cuyas honras fúnebres tuvieron lugar este miércoles en …»»

Agradece Upec facilidades

Cerca de dos mil personas pudieron seguir en vivo por Facebook Live, la transmisión de las honras fúnebres del presidente de la Upec, Antonio Moltó, que tuvieron lugar este miércoles desde la Casa de la Prensa nacional. La Upec agradece a la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A, al Centro …»»

Simplemente, vida eterna

1. Moltó, qué puedo decirte cuando cientos de colegas ya han narrado tus entregas, y saben que no has de irte. Moltó, qué puedo escribirte, si aún tengo muy bien guardado aquel instante esperado en que alegre me abrazabas y con amor me entregabas el título de graduado. 2- Siempre …»»

A tus pies descalzos

Subía montañas, allá por el noble Mayarí, sediento de más pinares, cuando la señal sonora que un día escogiste para hablar y escribir siempre tan claro, estremeció la serranía, el pecho de mi Reina esposa y lo que la naturaleza puso dentro del mío. Sabíamos, todos, que un día el …»»