Hasta uno de los albergues temporales del municipio habanero de Diez de Octubre en el que se encuentran familias damnificadas por el tornado que azotó la capital cubana el pasado 27 de enero, llegaron varios miembros de la Unión de Periodistas de Cuba junto a la presidencia de la organización este 21 de febrero.

Allí se entregaron prendas de ropa donadas por los periodistas capitalinos; también, con el apoyo de la payasa terapéutica Nicoleta se organizó una pequeña actividad para los infantes que conviven en el lugar -34 niños y niñas, entre ellos, lactantes- y se les obsequiaron juguetes y libros infantiles de la  Editorial Pablo de la  Torriente, de la Upec, y la Editora Abril.

Entre canciones, juegos, dibujos y caricaturas, la felicidad borró por un instante los recuerdos de aquella fatídica noche en que la fuerza del viento se llevó la vida de siete compatriotas, muchas casas y pertenencias, pero no pudo arrebatar la solidaridad de un país para con quienes perdieron sus viviendas y aún les queda el hogar sembrado en el pecho, al que con la ayuda de todos, volverán.

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.