Según Yánosik, “este libro puede ayudar a que los avileños conozcan más la obra del doctor Iván Román”. Foto Pastor Batista Valdés

Para satisfacción y, sobre todo, para provecho del deporte avileño y cubano, en general, entre los títulos presentados durante la vigésimo octava edición de la Feria Internacional del Libro 2019, en el Complejo Morro-Cabaña, de La Habana, está Halón de Altura, con el modesto y auténtico sello de Yánosik Torés Agete, periodista de Radio Surco, en Ciego de Ávila.

Concebido por su propia iniciativa, para dar a conocer la contribución del Doctor en Ciencias Pedagógicas y de la Cultura Física Iván Román Suárez, el libro condensa en un centenar de páginas valiosa información, complementada por cuarenta imágenes de gran valor gráfico y testimonial.

“Por eso —según explica Yánosik— la dirección del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) ha decidido destinar a la universidad del deporte una parte considerable de los ejemplares impresos, lo cual me satisface, porque es un reconocimiento a la utilidad de este, mi primer libro.”

—¿De qué modo un joven como tú, natural de Algodones, en el municipio de Majagua, pudo acceder a una figura tan prominente?

—El asunto es que Iván también es de mi tierra; estudió junto con mi padre, vivieron en el mismo batey del central. Un buen día mi papá me lo presentó, entablamos conversación, es una persona muy sencilla y de ahí salió un trabajo con motivo del Día de la Ciencia Cubana. Pero qué va, ese hombre, muy poco conocido por los propios avileños, tenía demasiada obra dentro del levantamiento de pesas y del deporte en general, para dejarla en una breve entrevista periodística…, merecía un libro.

Si, en su amplia trayectoria, el propio Iván había roto el mito del fatalismo geográfico, al ubicarse entre las personalidades más prominentes de la ciencia deportiva, de la pedagogía, de la investigación y del arbitraje en Cuba, también Yánosik tenía todo el derecho a romper igual espejismo, por medio de un texto levantado a golpe de tecla con la fuerza y la elegancia de un pesista, desde los cimientos donde se afincó el otrora central Orlando González.

Y lo logró, con la sagacidad y transparencia de preguntas que hasta el mismo entrevistado (autor de 42 libros) se encargó de ampliar y de enriquecer, en un ambiente de profunda y cordial modestia.

Gracias a ello, Halón de Altura pone en conocimiento del lector, entre otras, la anécdota, hasta entonces inédita, de cómo los héroes antiterroristas Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando y René hicieron ejercicios físicos durante el injusto encierro en cárceles norteamericanas, con la ayuda de procedimientos muy específicos, sugeridos por el doctor Iván.

Yánosik hablando acerca de su libro en el Complejo Morro Cabaña, a su derecha el Doctor Iván

Con diseño de portada a cargo del fotógrafo, caricaturista y diseñador gráfico avileño Osvaldo Gutiérrez, aunque no aparece explícitamente, y sensible grano de arena por parte de Aida Rosa Camejo (correctora del periódico Invasor y autora de la primera revisión), el texto lleva sello de la Editorial Deportes y es apenas la espoleta para que Yánosik haga detonar nuevas propuestas, algunas ya en marcha, dentro del apasionante mundo del deporte, donde, como bien dice: “hay mucho por escribir y por hacer para que la gloria y el aporte de nuestras figuras más importantes no quede en el olvido”.

No por casualidad, el Doctor Antonio Becali Garrido, Presidente del INDER, escribió: “… damos las gracias al autor por brindarnos la oportunidad de reconocer, nuevamente, a este profesor-entrenador deportivo, científico, escritor, árbitro, académico, deportista, el “Zar de las pesas”.

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.