Fidel habla por la emisora Radio Rebelde, que tuvo un importante papel durante la lucha insurreccional en la Sierra Maestra y también posterior al triunfo revolucionario de enero de 1959

En 1922 salió al aire la señal de la radio en La Habana. Mediante radioreceptores con audífonos se produjeron las primeras escuchas. Cuba fue el primer país de América Latina en disponer de ese medio que, además, constituyó uno de los inventos más importantes del siglo XX.

El 22 de agosto de finales del mencionado año, en el hogar del teniente licenciado del Ejército Libertador Luis Casas Romero, notable flautista, compositor y director de bandas, se efectuó la primera trasmisión radial, operaba en la banda de 360 metros. Su estación fue construida por un hijo de Casas Romero.

La pequeña planta radioaficionada Q-2LC, ubicada en la casa de la calle Ánimas No. 99,  al principio tenía sólo 5 watts y después tuvo 10 o sea, cuando logró mayor potencia  el 16 de abril de 1923 y trasmitió hasta 1928. La Q era la letra asignada a Cuba por convenio internacional, el dos identificaba a La Habana y las iniciales L y C correspondían al nombre y primer apellido del propietario.

Ella salía al aire poco antes del cañonazo de las nueve de la noche.  El propio Casas Romero tocaba en una corneta una llamada de atención, y a continuación con una varilla de metal producía golpes rítmicos imitando el ruido característico de un reloj, el tic, tac. Luego, con un micrófono situado en una ventana dejaba escuchar el tradicional cañonazo, disparado desde la fortaleza de La Cabaña.

A ello seguían un boletín sobre el estado del tiempo y la presentación por su hija Zoila de números musicales obtenidos de un fonógrafo. Para algunos estudiosos del tema,  Zoila devino la primera mujer locutora en Cuba.

Según Juan Marrero, autor de Dos siglos del periodismo en Cuba, la Q-2LC es precursora de los noticieros y, “en cierta forma, de Radio Reloj.

No obstante en ceremonia realizad en el Palacio de Gobierno, la radiodifusión comercial en Cuba fue oficialmente inaugurada el 10 de octubre de 1922, a las cuatro de la tarde con la señal de la emisora PWX, de la Cuban Telephone Company filial del consorcio estadounidense American Telephone and Telegraph, con un mensaje leído en ingles por el entonces presidente Alfredo Zayas, emitido en onda de 400 metros, con una potencia de 500 watts.

Una empresa constructora de aparatos de radio había regalado sesenta receptores a los principales personeros oficiales  del gobierno y vendido entre cuarenta familias adineradas.

Datos curiosos: aquel día la planta fue abierta con breves palabras, de identificación de la PWX, en español e inglés,  dichas por Raúl P. Falcón, el primer cubano que ejerció como locutor, y esa tarde se difundió la canción Presentimiento, cantada por Rita Montaner, el tema musical de esa emisora fue siempre La paloma.  Para escuchar su trasmisión fue instalada en el teatro Campoamor, en La Habana, un receptor Paragón con amplificación, mientras en algunos hogares se oyó mediante equipos receptores con audífonos para uso individual, hasta la proliferación más tarde de equipos de radio sin audífonos.

Ya en 1933 Cuba ocupó el cuarto lugar entre los países con mayor número de emisoras, en total 62. Desde 1930 por acuerdo internacional, todas las emisoras cubanas de onda media fueron identificadas con las siglas CM, seguida de una tercera letra que variaba según la provincia donde estuviera la planta.  Para la onda corta se dispusieron las siglas COC (la primera emisora de onda corta en Cuba fue la COC, 1933, en la cual se inició como locutor bilingüe el hijo de Luis Casas llamado Ernesto).  Esta última adquirió otra letra más y se convirtió en COCO, propiedad de Luis Casas, quien también era dueño de la CMCK.

Para 1939 ya trasmitía en La Habana once emisoras. El desarrollo impetuoso de la radio comenzó en la década de 1940 y alcanzó los más altos niveles de producción y consumo radial de América.  La CMQ de Miguel Gabriel Y Ángel Cambó, ubicada en Monte y Cárdenas, 1948, logró la mayor popularidad.  Su primer locutor fue Miguel Buendía, quien poseía una maravillosa voz.

En la azotea de CMQ se encontraba Radio Reloj. La emisora de la puntualidad, cuyo local era tan caluroso que los locutores trabajaban casi desnudos. El 12 de marzo de 1948, Goar Mestre inauguró el Circuito CMQ, en el edificio levantado en L y 23, Vedado.  En los inicios hubo un equipo directorio, integrado por los tres hermanos Mestre: Goar, Abel y Luis Augusto, y por Miguel Gabriel y Ángel Cambó. La mayor audiencia la obtiene CMQ a partir de la trasmisión de la novela El derecho de nacer, de Félix B. Caignet, pese a que Goar la había considerado una basura.

Otros programas contribuyeron al éxito como La Corte Suprema del Arte, El Rincón Criollo, el radioperiódico La palabra y la retrasmisión de la Fiesta Radial del Jabón Candado, animada por Pumarejo.

Po su lado, Radio Progreso, de gran popularidad,  fue la primera emisora en la Isla en dar la noticia de la fuga del dictador Fulgencio Batista, el 1ro. de enero de 1959.  Mientras que Radio Rebelde, fundada por el  comandante Ernesto Che Guevara en la Sierra Maestra, al captar la noticia de Radio Progreso de inmediato llamó al pueblo a una huelga general, ordenada por el Comandante en Jefe Fidel Castro.  Una vez más este medio de difusión mostraba su importancia como vehículo informativo y movilizador de las masas.

Con el triunfo revolucionario comenzó una nueva etapa en la radiodifusión cubana.  El 12 de enero de 1959 fue intervenido el Circuito Nacional Cubano (el 98 por ciento de las acciones era de Batista).  El 20 de marzo de 1960 se creó el Frente Independiente de Emisoras Libres (FIEL) y a finales de ese año todas las plantas estaban en manos del pueblo. En 1961 fue fundada Radio Habana Cuba, la que desde su inauguración hasta el momento actual cuenta con una gran audiencia sobre todo en América Latina.  El 24 de mayo de 1962, por la Ley  1030 se creó el Instituto Cubano de Radiodifusión (ICR).