Tomado de productivewriters.com

¿Es usted de las personas que acostumbra a guardar todo tipo de objetos personales, domésticos, decorativos, en desuso? En el caso de algunos periodistas, tienden a llenar las gavetas del buró de notas, recortes de prensa,  bolígrafos (que no escriben), y la “carga”, que va creciendo, se extiende hasta el librero o cualquier rincón de la casa u oficina, por el loable concepto de la previsión. Pero el tiempo pasa y lo “guardado” sigue ahí, en su amontonamiento, que  miramos ocasionalmente, sin pensar en eliminarlo.

Esta tendencia, descrita en el  Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales,  de la Asociación Americana de Psiquiatría, describe que “la  acumulación enfermiza se clasifica como una entidad independiente del trastorno obsesivo compulsivo (TOC)”. Y es la incapacidad para eliminar el acumulo, lo que determina el trastorno.

No se puede confundir un TOC con la labor del coleccionista, quien  adquiere cuadros, adornos, libros, muebles, etc. quien reúne piezas específicas de su interés o estudio.

Los expertos insisten, además, en que nada tiene que ver con el síndrome de Diógenes, un impulso a acaparar alimentos y desperdicios en el que el enfermo presenta  deterioro personal, también relacionado con la demencia, el alcoholismo o la drogadicción.

Por último, vale recordar  que la costumbre de “acumular”—como todas las malas costumbres—  puede influenciar en los niños  que imitan los patrones aprendidos.

 

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.