Daicar Saladrigas González, directora del Periódico Adelante, de Camagüey. Foto: Yoandry Avila Guerra.

El proceso de consulta del proyecto de Constitución contó con opiniones tan diversas como seguir perfeccionando la redacción del artículo que refrenda la libertad de prensa en Cuba (que hoy es el 55) o que no debía estar incluido en el documento final, porque ha sido sujeto de manipulación históricamente. Pero Daicar defendió que se mantenga.

“Propongo que se enfoque desde nuestra visión, desde Cuba, desde el Socialismo. Nuestra libertad de prensa entendida como el concepto del ejercicio libre del periodismo, a partir del sistema de medios de la sociedad, que implica la autonomía de ese sistema para ejercer el periodismo en función de los intereses del pueblo. Y también he sugerido que se incluya en el proyecto una definición exacta de propiedad de los medios”, dijo.

Al respecto, Saladrigas explicó que en el proyecto en discusión se especifica el carácter de los medios como propiedad socialista de todo el pueblo y de las organizaciones políticas, sociales y de masas, de manera que engloba un número importante de los medios de comunicación en Cuba, a lo cual se añade que no deben ser nunca objeto de propiedad privada.

“Sugerí que no se encasille el concepto de propiedad de los medios en que no puedan ser objeto de propiedad privada,  sino que se subraye que no deben ser objeto de ningún otro tipo de propiedad, teniendo en cuenta que la propia Constitución ha abierto y definido un número importante de diversas formas de propiedad.

Me parece —añadió— que los medios fundamentales no deben ser parte de ningún otro tipo de propiedad que no sea la socialista o de las organizaciones políticas, sociales y de masas, pues también así queda definido que siguen estando en manos del pueblo y que su uso solo esté al servicio de sus intereses.

En la jornada de ayer jueves, Daicar Saladrigas se refirió además a cómo la Constitución recoge en los principios de Cuba, referidos a las relaciones internacionales, las posturas del país y su compromiso en la construcción de una sociedad del conocimiento y de la información y que, sin embargo, dicha cláusula no está refrendada como derecho.

Los diputados hemos sabido -añadió- que ya está en proceso de aprobación un grupo de decretos leyes impulsados por el Ministerio de Comunicaciones dirigidos a ordenar, desde el punto de vista regulatorio y jurídico, tanto el acceso de las personas a las redes y a las tecnologías como la garantía del Estado, a través de diversas medidas, de que las personas tengan ese acceso.

—También es importante la responsabilidad ciudadana en el uso de las tecnologías, por el impacto que el desarrollo de la informática y las comunicaciones ya tienen en la sociedad, y por el crecimiento que deben experimentar, además, en la economía y en los resultados económicos del país.

A los medios de comunicación nos toca directamente la generación de contenidos —precisó—, aunque no somos los únicos responsables. Todos los actores de la sociedad estamos comprometidos con esa gestión.

—Ya la gente está en internet, consume todos los productos de internet. Ahora nos toca aportar cada vez más, desde el punto de vista del entretenimiento, aplicaciones producidas por cubanos. Y, en otro sentido está la necesidad de que todos contribuyamos a que las personas tengan más cultura de la presencia y actividad en internet y, en especial en las redes sociales.

—No solo es preciso ganar en cultura, en educación de lo que se consume en internet con vistas a fortalecer y preservar nuestra identidad nacional, sino incluso hay que alfabetizar en cuestiones de ciberseguridad, de privacidad. Porque el acelerado avance tecnológico no se ha correspondido con el aprendizaje de las personas en el ámbito del ciberespacio, en el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Y, a veces, cuando se habla de informatización solo se piensa en el acceso a las redes sociales y a internet.

Comentario

  1. Y lo más importante…. No usar la libertad de prensa para escudarse, para mentir engañar y manipular la opinion pública en un total libertinaje de prensa.

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.