Esta fotografia del Comandante en Jefe Fidel Castro fue enviada por radio en enero de 1962 a las agencias TASS de Moscú, ADN de Berlín y CTK de Praga para dejar inaugurado oficialmente el servicio de radiofotos de Prensa Latina

Con el invento del fotograbado,  que permitió reproducir en diarios y revistas las distintas escalas de grises de una fotografía utilizando tan solo tinta negra y papel blanco, la industrialización de las placas fotográficas hasta entonces fabricadas por los propios fotógrafos al momento de retratar y la demanda de los periódicos por la noticias graficas fue apareciendo una nueva especialidad en el campo del periodismo: el fotógrafo de prensa, llamado entonces “redactor fotográfico” o “reporter grafico”  dedicado principalmente a  fotografiar celebridades, fiestas sociales y deportes.

En esos años se aligeró el peso de las cámaras aunque continuaban unidas a los trípodes, los objetivos eran más luminosos y comenzaban a verse los teleobjetivos y los angulares, las placas ganaron un poco en sensibilidad, aparecieron los obturadores para regular la velocidad y obtener instantáneas y se empleó la luz del magnesio para retratar los lugares con poca luz.

Al iniciarse la guerra de independencia, algunos fotógrafos cubanos y corresponsales extranjeros marcharon con su equipo  sobre el lomo de una mula o la cama de una carreta al “teatro de la guerra”  y retrataron a los jefes militares, la vida en los campamentos y las acciones de guerra. Pero, además de la calidad informativa, los diarios y revistas norteamericanos y exigían a sus fotógrafos que enviaran las imágenes con la mayor rapidez para ser los primeros en publicarlas y dar “un palo periodístico” a sus competidores.

Un ejemplo de ello fue la primera fotografía del hundimiento del Maine,  que captada por el famoso fotógrafo José Gómez de la Carrer, llegó a Nueva York  en las primeras horas de la mañana del 16 de febrero de 1898 y fue publicada en el diario neoyorquino The World cuatro días después,  constituyendo entonces un record de rapidez periodística en los Estados Unidos. El diario detalló el recorrido de la foto así:

“La fotografía de “The World” del naufragio del Maine

“Esta foto (la primera que se publica) fue tomada por el corresponsal del World en La Habana en la mañana de miércoles, tras la explosión ocurrida en la noche del martes. La foto fue enviada desde La Habana el mismo miércoles a la una de la tarde  en el vapor Olivette y arribó a Cayo Hueso a las 10:30 P.M. y al puerto de Tampa, Florida, el jueves a las 4 de la tarde.  El mismo jueves la foto fue enviada en el expreso de las 7 p.m. a Nueva York, donde llegó a las  2:15 de la tarde de ayer. Se ha reproducido exactamente. La foto original fue mostrada al Almirante Erben y a varios expertos por los reporteros de The World.”

La primera fotografía de la izquierda a muestra a un pequeño avión que se había estrellado en un sitio arbolado de la cordillera de Adirondack cerca de Nueva York el día 31 de diciembre de 1934, la cual abrió el camino exitoso de las radiofotos. Al centro radiofotos de la guerra Italo-Abisinia que fueron transmitidas por radio desde la ciudad de Asmara a Londres, de aquí a Nueva York por cable y de esta ciudad a La Habana por avión. A la derecha las fotografias de la muerte de Dillinger recibidas en la revista Carteles dos días después.

 No obstante ese gozo particular y fortuito  que ocasionalmente disfrutaba algún periódico  no era el sueño tangible de los diarios, revistas ni de las agencias noticiosas que buscaban con afán un medio que les permitiera publicar conjuntamente  las noticias escritas que recibían por telégrafo, teléfono o cable con fotografías ilustrativas; lo ideal era que por esos mismos tendidos de alambres llegaran tanto palabras como imágenes.

La idea fue concebida en 1843 y se trataba de transformar los diferentes tonos que formaban la imagen fotográfica en impulsos eléctricos de diferente intensidad  y transmitirlos desde un punto emisor a otro receptor que los convirtiera de nuevo en tonos para conformar una imagen idéntica a la enviada. Múltiples fueron los ensayos en el siglo XIX y principios del XX pero los métodos eran tan costosos y complejos que  quedaban abandonados en busca de otros más eficaces y económicos.

Mientras tanto, el desarrollo de la aviación y el correo aéreo permitió enviar las fotografías  más rápidamente. La International News Service  envió por esta vía a sus suscriptores nacionales y extranjeros  las fotografías de la muerte de John Dillinger, el gánster   más famoso  de Norteamérica, que fuera abatido por las balas de la  policía de Chicago la noche del domingo 22 de julio de 1934. La revista semanal Carteles las recibió por avión el martes 24 y le dedicó una plana con ocho fotografías que salieron impresas en la edición del domingo día 29 considerándolo un  “un record de rapidez y eficacia”.

Sin embargo el record real de rapidez y eficacia ocurrió cinco meses después, cuando el primero de enero de 1935, la  Associated Press con una tecnología más avanzada y barata inicio las transmisiones de fotografías por teléfono y cable (wirephotos) y por radio (radiophotos)  a los 47 periódicos que estaban abonados en 25 Estados de la Unión. La primera fotografía noticiosa que se transmitió muestra a un pequeño  avión estrellado el día 31 de diciembre de 1934 en un sitio arbolado de la cordillera de Adirondack, cerca de Nueva York.

Esto provocó una carrera tecnológica entre las agencias de noticias norteamericanas y europeas en busca de envíos  de fotos combinando todo tipo de transporte y para llegar primero a sus clientes. Vemos en la revista Carteles  del 27 de octubre de 1937, página 21,  las primeras fotografías de la guerra Italo-Abisinia  transmitidas por radio desde la ciudad de Asmara, en Eritrea,  a Londres, de ahí a Nueva York por cable y de ésta a La Habana por avión. Durante la Segunda Guerra Mundial las fotografías fueron radiadas desde Berlín y Londres a Nueva York y enviadas a La Habana por avión por las agencias Internacional News Photo,  la United Press y Associated Press.

En la II Conferencia de Cancilleres de América efectuada en el Capitolio de La Habana durante los días del 20 al 30 de julio de 1940, la agencia noticiosa United Press instaló  dos transmisores portátiles de radiofotos para enviar a sus clientes, desde la propia sede, las incidencias de esa importante reunión. El gran fotógrafo cubano José Agraz, que  reportó ese evento para el diario Avance y la revista Carteles, me dijo que fue la primera  y única transmisión  de radiofotos que se hizo en Cuba hasta 1956.

Fotos capturadas por Agraz en la television y publicadas en tiempo record

Contaba José Agraz que el 28 de septiembre de 1954 se inició la serie mundial de béisbol, evento muy popular para la afición cubana. Y ese día, la naciente televisión cubana asombró a los fanáticos  transmitiendo directamente desde Nueva York el primer juego entre los Indios de Cleveland y los Gigantes de New York. Durante todo el juego un avión de Cubana  se mantuvo volando en círculos a cincuenta kilómetros al norte de Matanzas y a una altura de 11,000 pies recibiendo las señales de una televisora norteamericana que trasmitía el juego y enviándolas a los equipos receptores de CMQ TV en Radiocentro, la que a su vez las retransmitía en vivo a los receptores hogareños de La Habana, Matanzas y Santa Clara. Mientras tanto  Agraz, desde el televisor de la  redacción de Avance, fue captando algunas jugadas con su cámara que fueron publicadas a todo lo ancho de la primera plana. Fue un hecho periodístico notorio que  1 hora y 50 minutos  después de finalizado el juego de béisbol en los Estados Unidos un diario cubano saliera a la calle con las fotos de un juego de las grandes ligas cebrado en Nueva York y un verdadero alarde de rapidez porque las fotos del juego que enviaron las agencias noticiosas las recibió el diario al otro día.

Al año siguiente ocurrió lo mismo y ello forzó a  la United Press a establecer un servicio de radiofotos en La Habana, que fue inaugurado el 5 de octubre de 1956. Sin embargo Agraz continúo frente al televisor de la redacción del diario capturando alguna buena jugada que se produjera desde el sexto inning hasta el final del juego porque las agencias noticiosas solo suministraban los primeros cinco innings  por cumplirse el tiempo destinado a las trasmisiones y Agraz se divertía cada vez que lograba alguna foto que desplazara las recibidas por radio.

Pocos meses después de triunfar la Revolución se fundó la Agencia Latinoamericana de Noticias Prensa Latina para contrarrestar las falsedades que emitían sobre Cuba y su Revolución las agencias noticiosas  norteamericanas.

Al principio Prensa Latina enviaba las fotografías por correo a las distintas corresponsalías de  América, Europa y Asia hasta que se hicieron los estudios y coordinaciones para establecer un servicio de radiofotos con la agencia TASS, de la antigua Unión Soviética y la  ADN, de la  República Democrática Alemana. En esos estudios participaron los técnicos en radio del Ministerio de Comunicaciones Fernández, Raúl Gil, Pedro Luis Torres, Viriato Pérez y el fotorreportero de Prensa Latina Aldo Mederos.

La primera radiofoto de prueba que se transmitió de Moscú a La Habana fue esta fotografia de Laika,  la perra cosmonauta, en el mes de octubre de 1961, Debajo la foto de un poni enviada también desde Moscú pero esta vez al Centro de Telecomunicaciones Internacionales (Estación Terrena-Caribe) ubicado en Jaruco, que sirvió para realizar la primera prueba de transmisión de fotografías por satélite hacia nuestro país.

En octubre de 1961 se recibió la primera prueba de la URSS, se trataba de la imagen de la perrita Laika,  que en 1957 viajó alrededor de la tierra en un satélite artificial como parte de los estudios espaciales soviéticos. Para la fecha,  Aldo Mederos pasó a trabajar al Ministerio de Comunicaciones como primer técnico de radiofotos en Cuba.

En enero de 1962, Prensa Latina transmitió la primera radio fotocubana con la imagen  del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz,  captada por el fotógrafo Miguel Lavilla en la entrada del Ministerio de Relaciones Exteriores. Con la transmisión de esta fotografia quedó inaugurada oficialmente la transmisión de radiofotos entre las agencias TASS de Moscú, ADN de Berlín,  CTK de Praga y Prensa Latina.

Prensa Latina no solo transmitía las radiofotos de y desde Cuba a sus abonados sino que sus técnicos y fotógrafos se desplazaban para transmitir los viajes de Fidel, congresos internacionales, eventos deportivos, desastres o cualquier otro suceso o evento importante.

En 1971 y durante unos tres años existió un circuito de radiofotos entre los diarios Sierra Maestra (Santiago de Cuba), Adelante (Camagüey), Ahora (Holguín) y Vanguardia (Las Villas), Prensa Latina y el Ministerio de Comunicaciones  para la recepción y envío de radiofotos,  pero no se hizo mucho uso de ello. Con esta experiencia la AIN (Agencia de Información Nacional)  y el Ministerio de Comunicaciones  acordaron establecer una línea directa entre la ciudad que tuviera un evento importante y la Central  de la AIN en La Habana. La primera transmisión se hizo el martes 13 de enero de 1976 durante la visita que hicieran del Comandante Fidel Castro y el presidente panameño Omar Torrijos a la ciudad de Camagüey y que fueron publicadas al día siguiente en los medios nacionales.

Las radiofotos continuaron transmitiendo fotografías hasta que aparecieron las modernas técnicas  digitales y satelitales. Las últimas transmisiones de nuestras radiofotos se realizaron  desde Atlanta reportando los juegos Olímpicos celebrados en agosto de 1996.

Para concluir le he pedido a Juvenal Balan, mi alumno ayer, mi profesor hoy, por su amplia experiencia en el envío de fotografías en  los viajes con el Comandante en Jefe Fidel y durante las largas misiones humanitarias en Haití y Pakistán,  nos hable de las nuevas técnicas que  han sustituido a las radiofotos.

Fotos transmitidas desde Pakistán y Haiti por enviado especial del periódico Granma, Juvenal Balán Neyra, utilizando las actuales técnicas de transmisión de fotos via satelital

Conocí la transmisión de fotos- nos explica Juvenal –  a través del equipo de radiofotos el cual se conectaba a una línea cuatro hilos y luego de poner la foto impresa a un tamaño de 8 x 10 pulgadas en una tambora, un haz de luz comenzaba a trasladarse de izquierda a derecha como “leyendo” la imagen y transmitiéndola al punto de destino, en el cual se recibía en otro equipo con un dispositivo con una “placa” sensible a la luz, la cual había que sacar en el cuarto de revelado y trabajar en la cubeta con química hasta que surgiera la imagen transmitida en negativo. Después esta “placa” se imprimía y obteníamos la foto.

“Hay que especificar que al establecer la comunicación de punto de transmisión al punto de destino,  por los mismos equipos y auxiliados por un receptor telefónico acoplado, se podía entablar un diálogo.

“En años posteriores la tecnología satelital ha permitido la comunicación en zonas remotas, pero a menudo el costo de los equipos y los cargos de llamada eran muy caros.

“Utilizando un equipo de transmisión portátil satelital con baterías, se ubica en lugar estable, se le introduce los datos del satélite y con una pequeña antena parabólica se comienza a orientar hacia el espacio hasta que coincida con el satélite, utilizando una laptop se puede transmitir fotos y textos, además de hacer una llamada telefónica con el destinatario.

“Actualmente la tecnología ha avanzado mucho y a través de Internet podemos transmitir las imágenes, incluso directamente desde cámaras profesionales,  por medio de correo electrónico o utilizando otras plataformas de redes sociales, todo lo cual nos permite darle inmediatez de la noticia”.

 
Fuentes:

  • Conversación con José Agraz en el diario Granma el 27 de agosto de 1980
  • Conversación con Viriato Pérez Coll y Aldo Mederos,. Julio 23 de 1985.
  • Conversación con Miguel Viñas el 9 de junio de 2009.
  • Arthur Rothstein: Photojournalism American Ohotographic Book Publishing Co., Inc. New York 1956 pp 41-53
  • Enciclopedia Focal de Fotografia ediciones omega Barcelona 1968

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.