EN LAS PROVINCIAS »

Nueva Presidenta de la Upec en Villa Clara

Bolivia Tamara Cruz, corresponsal durante muchos años de la Emisora Radio Progreso, asumió la responsabilidad


Por: Dalia Reyes Perera

La Unión de Periodistas de Cuba en Villa Clara tiene una nueva Presidenta de la organización que agrupa a los profesionales de los medios en el territorio. Se trata de la experimentada colega Bolivia Tamara Cruz, corresponsal durante muchos años de la Emisora Radio Progreso en esta provincia, y quien asume la responsabilidad, según confesó, “para seguir trabajando y haciendo mucho a favor de los intereses del gremio y de la prensa revolucionaria al lado de nuestro pueblo”.

Así trascendió durante una reunión realizada en la Escuela Provincial del Partido “Carlos Baliño”, y que estuvo presidida por las máximas autoridades del Partido y del Gobierno  en Villa Clara, Julio Lima Corzo, miembro del Comité Central y su primer secretario en el territorio, y Alberto López Díaz, Presidente del Gobierno, así como Ricardo Ronquillo Bello, Presidente de la Upec Nacional, entre otros dirigentes de la organización.

Momento muy emotivo fue la calurosa despedida a José Antonio Fulgueiras, quien asumió la dirección del ejecutivo de la Upec en el territorio por más de veinte años, con notables resultados y un excelente aval como periodista, escritor y multilaureado cronista, quien solicitó su liberación por motivos personales, pero con la certeza de que siempre acompañará la labor de la organización en este territorio.

“Estoy muy orgulloso de haber dirigido este gremio por tantos años, profesionales de alta talla que han obtenido premios, que hacen materiales periodísticos y programas de alta calidad, reconocidos por el pueblo, y que con líderes en la comunicación”, dijo Fulgueiras.

El encuentro contó además con la presencia de los Premios Nacionales de Periodismo Luis Orlando Pantoja y Pedro Méndez, quien obsequió a Fulgueiras una de sus reconocidas caricaturas, mientras que la joven colega del semanario Vanguardia, Leslie Díaz Monserrat, integrante del Ejecutivo Provincial de la Upec, dedicó una crónica a Fulgueiras, maestro de quienes se dedican al género.

La ocasión fue propicia para compartir importantes informaciones ofrecidas por Ronquillo, acerca de los retos y perspectivas de la Upec, y de manera particular, sobre la necesidad de fundar un nuevo modelo de prensa para el socialismo en Cuba.

El máximo dirigente de la Upec Nacional se refirió a los enjundiosos debates sobre el Código de ética del periodista cubano, que tienen lugar por estos días, los cuales catalogó como una guía de trabajo para los profesionales del sector. Consideró que el Código recoge el espíritu de una futura Ley de Prensa o de Comunicación en la isla, que además de proteger a las fuentes, defienda el derecho de las personas a estar bien informadas y del periodista a buscar información de interés público sin ningún obstáculo.

Ronquillo se refirió a las urgentes transformaciones que necesitan los medios públicos cubanos ante el cambio del escenario mediático del mundo y de Cuba, con la aparición de ecosistemas de medios privados que también tienen gran influencia en los receptores.

“Si no estamos preparados para enfrentar estos desafíos corremos el riesgo de tener medios públicos y no tener influencia pública”, explicó el dirigente de la organización, quien llamó a seguir transformando las maneras de hacer y los modos de gestión.

Por otra parte, insistió en las crisis estructurales que han sufrido los medios, crisis del discurso, problemas económicos, bajos salarios, triunfalismos, verticalismos y alta dependencia institucional.

Sin embargo, consideró que “estamos en un momento ideal para comenzar a resolver todos esos problemas, con una visión más abierta de la alta dirección del país sobre el importante rol de la prensa y la comunicación para defender las esencias de la nación”.

También se refirió a otros importantes proyectos que están en marcha como nuevos modelos de gestión económica de los medios, el desarrollo de conceptos como el uso de la publicidad y el patrocinio, el propósito de crear un Ministerio de la Información y la Comunicación, así como otras ideas para usar más las nuevas tecnologías, entre ellas los teléfonos móviles para llevar nuestra información a los destinatarios, sobre todo a las nuevas generaciones.

Finalmente dijo sentirse muy optimista por los pasos que se han dado después del Décimo Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba para transformar el modelo de gestión de los medios públicos en Cuba como un requerimiento indispensable de los nuevos tiempos, y significó la comprensión del Presidente cubano Miguel Díaz Canel de la comunicación como un asunto estratégico.

“No me imagino llegar al próximo Congreso de la Upec, sin que hayamos logrado transformar el modelo de la prensa en Cuba; aceleradamente hay que crear las condiciones objetivas y subjetivas para lograr este salto y enfrentar el desafío infocomunicacional de nuestro país y que tendrá nuestra revolución en los próximos años”, opinó.

En las conclusiones, Julio Lima Corzo se refirió al decisivo papel de la prensa villaclareña-que calificó como altamente profesional-  como necesario vínculo de los dirigentes con el pueblo para conocer las preocupaciones, y responder a cualquier inquietud, incluso tomar decisiones y estrategias ante problemas que enfrenta la provincia y en ese sentido citó espacios de la Radio y la televisión en el territorio que son líderes en ese empeño.

De igual manera, resaltó que también los profesionales de los medios han acompañado y han sido testigos de cada momento  trascendental vivido por el territorio y significó que en momentos como estos, cuando la provincia enfrenta el Programa “Villa Clara con todos “y la celebración del 60 Aniversario de la Batalla de Santa Clara y del Triunfo de la Revolución, también la prensa constituye un motor impulsor de las grandes batallas que libra cotidianamente el pueblo.

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.