CAMAGÜEY.- De los conceptos de noticia y noticiabilidad que hoy asumimos y de la necesaria negación dialéctica de los modelos de prensa soviético, de prensa de Estado y del de la Primera Enmienda —profundamente abordados por Julio García Luis en su texto Revolución, socialismo, periodismo— se debatió en la sede del periódico Adelante, durante el Coloquio de la Prensa Escrita.

Al encuentro, István Ojeda Bello, reportero del periódico 26, de Las Tunas, trajo su investigación de El proceso de definición del acontecimiento noticiable en los medios de comunicación de alcance provincial en esa provincia cubana, aunque consideró que los resultados de su estudio pueden indicar situaciones similares en otras regiones del país.

En torno a la ausencia de una teoría cubana de noticiabilidad, que influye en la postura acrítica ante las propuestas foráneas, se generó el intercambio posterior a la ponencia de Ojeda Bello, quien recomendó la consulta al libro ¿Qué periodismo queremos?, el cual reúne materiales escritos por García Luis.

Más tarde, el jurado compuesto por Zoila Pérez, Jorge Enrique Jerez y Orlando Durán, profesionales del semanario que en enero celebra sus 60, entregó a tres estudiantes de la carrera de Periodismo de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz los premios en los géneros fotorreportaje, crónica, entrevista y reportaje, del concurso que para los más jóvenes profesionales de la palabra convoca cada año el coloquio.

Amanda Tamayo (4to. año) destacó por sus trabajos periodísticos Esencias y Salario viene de sal, mientras Legna Caballero (2do. año) y Claudia Artiles (5to. año) fueron galardonadas con sus respectivos textos No se venden, se regalan y Una patada a los obstáculos.

El  Coloquio de la Prensa Escrita de este 2018 reservó encuentros con la historia de Cuba, a propósito de los 150 años de los inicios de las luchas de liberación en la Isla, e incluyó al Taller Provincial de Comunicación Accesible.

(Con información del periódico Adelante)