Zenaida Ferrer, al centro, con su libro de crónicas en mano, en la Casa de la Prensa de Ciego de Avila (Foto: Pastor Batista)

Eso a lo que algunos llaman destino y otros vida, obligó, hace algún tiempo, a que la parte material de su cuerpo emigrara. Nada, ni nadie, sin embargo, la forzó a volver, ahora, hasta Ciego de Ávila, su “patria chica”, para, entre un selecto grupo de amigos, colegas de profesión, de pasado, presente y futuro, presentar el libro de crónicas Después de la línea.

Con esa deferente sorpresa llegó hasta la Casa de la Prensa avileña Zenaida Ferrer, la misma niña de aquel barrio pobre, muy pobre, que muchos años después le arrancaría, a golpe de teclado, las crónicas más sensibles de su existencia.

¿Por qué? Por una sencilla razón: el tiempo le afianza cada vez más la convicción de que “los pobres saben ser más solidarios, más cariñosos, más dadivosos que los ricos”.

Tal vez lo leyó alguna vez a ras de un libro o lo escuchó decir cientos de veces. Pero las más bellas evidencias se remontan a la pupila de su infancia, cuando mamá pasaba el año buscando hoyitos de tiempo para hacer muñecas de trapo y otros juguetes rústicos, convencida de que era el único modo de que las niñas y niños pobres del vecindario, después de la línea, tuvieran un modesto regalo el día de reyes.

No presentado anteriormente, en ningún lugar, Zenaida reservó tal privilegio para su entrañable Ciego de Ávila, rodeada de un selecto grupo de amigos, con José Aurelio Paz al frente, a quien no se cansará de agradecer la magia del prólogo con que muchos escritores, poetas y periodistas quisieran abrir su obra.

Después de la línea es el antes y el siempre hoy de esa parte humilde de la ciudad, es aquella primera niña a quien, entre lágrimas, otros pequeños del barrio vieron partir hacia el exterior, sin boleto de retorno. Es el espacio a personas tan sencillas y naturales que pueden alcanzar la merecidísima estatura de personajes a bordo de novelas como la que late y sienta germen dentro del propio libro. Es la oportunidad de que todo el mundo sepa que en Ciego de Ávila hay un hombre llamado Lito, que ya no habla, no camina, pero que muchas veces se traza una Z en la pierna, para que alguien le diga cómo está Zenaida.

¿Preguntas? Por supuesto que sí, muchas; tantas que Zena interrumpe constantemente las dedicatorias a Cecilia Rodríguez, a Magaly Zamora, a Enrique Nerey… porque si bien quiere desgarrarse en lo que apunta, no tiene más remedio que vaciarse también frente a la provocación para que hable de su inicio en la profesión, las lecciones de la Agencia de Información Nacional, los días de Juventud Rebelde, los 13 años en la Unión de Periodistas de Cuba, halando, como una locomotora sobre rieles a una pequeña delegación integrada por 1 800 colegas: más de la mitad del gremio cubano…

Dichosos, privilegiados, quienes tuvimos la oportunidad de esperarte al lado acá de las olas, después de tu línea, sentirte feliz y verte, inconfundible, entre pelotas, cintas y aros de la gimnasia.

Pero privilegiados, sobre todo, de saber que, como bien dices, este libro y su presentación, aquí, son “el homenaje de la niña que fui para que nunca se avergüence de la mujer que soy”.

4 comentarios

  1. Hermoso,me haces llorar ahora amigo, porque los que conocemos a Zenaida,nuestra Zena ,agradecemos a las olas que nos la haya traído de vuelta como siempre con una propuesta de Amor en sus manos y el corazón lleno de afectos.

  2. Sí Lourdes, Zena sigue siendo la misma cuya parte material (como escribí en esos apuntes) partió obligatoriamente un día, pero aquí nos dejó su inmensidad interior. Y nada, volvió, para regalarle a su familia y a los amigos unos días memorables. Yo supongo que ella lea tu comentario. Y sé que va a coincidir conmigo, y que se va a echar a reir cuando vea que me adjudico el derecho de dejar aquí un beso grande y un abrazo inmenso… de ella para ti y para tu hija.

  3. María Grant González

    Gracias, Pastor, por esa nota sobre la presentación del libro de Zenaida, allá en su Ciego de Ávila, natal y querido. Creo que ella nunca se ha ido, porque siempre está junto a las personas que, como yo, la sentimos a nuestro lado en las tristezas y alegrías. Un abrazo agradecido.

  4. Pastor, Lourdes, María y tantos otros amigos de mi alma: son tremendamente condescendientes conmigo y hasta abusan un poquito de la fuerza de mi corazón, que ahora mismo late aprisa y prioduce lágrimas de inmenso cariño en mis ojos. Hay raíces tan fuertes en la vida que nada las rompe. Ustedes lo saben. Me desbordan. Gracias.

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.