El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, durante la conferencia de prensa en La Habana (Foto: Minrex)

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, denunció este miércoles en conferencia de prensa desde La Habana una nueva maniobra estadounidense contra Cuba, relacionada con la próxima votación en la Asamblea General de la resolución de condena contra el bloqueo.

Aquí diez claves de la intervención del canciller cubano:

1. La misión permanente de los Estados Unidos en las Naciones Unidas circula un documento con ocho enmiendas a la resolución de condena del bloqueo.

“En horas de la noche de ayer, la Misión Permanente de Estados Unidos ante las Naciones Unidas circuló un conjunto de ocho enmiendas a la Resolución de condena del bloqueo”, explicó Rodríguez Parrilla en conferencia de prensa en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores en La Habana.

El mecanismo de la inclusión de enmiendas a las resoluciones es común en la práctica de las Naciones Unidas, independientemente de que se vote a favor o en contra de ella.

Sin embargo, en este caso el propósito de Estados Unidos no se circunscribe a una simple sugerencia o mejoría, sino que intenta cambiar el espíritu de la resolución de condena al bloqueo.

Estados Unidos intentó utilizar la misma técnica disuasiva en noviembre del 2006, pero ese año se aprobó una moción contraria a las proposiciones norteamericanas.

2. Los temas de las enmiendas están relacionados con la Agenda de Desarrollo del 2030 y los derechos humanos.

Apenas una semana antes de la votación en la Asamblea General del proyecto de resolución que pide el fin del bloqueo, que se llevará a cabo el próximo 31 de octubre, las enmiendas al texto cubano introducidas por Estados Unidos se refieren sobre todo a la Agenda de Desarrollo Sostenible para el 2030, así como a los temas de derechos humanos.

Existe una larga historia de manipulación del tema de los derechos humanos contra la Revolución Cubana, que se enorgullece de sus logros en materia de salud, educación, deporte, cultura y participación política.

Sin embargo, los ataques en el campo de la Agenda de Desarrollo llaman la atención por los escasos referentes que existen a nivel internacional sobre uno de los pocos países que ha sobrecumplido las metas de Desarrollo del Milenio y que se encuentra en una posición inmejorable para alcanzar las del 2030.

3. Las enmiendas utilizan retórica de resoluciones ya rechazadas por la Asamblea General y el Consejo de Derechos Humanos.

Las propuestas de enmiendas presentadas en esta ocasión utilizan contenidos de viejas resoluciones desechadas por el Consejo de Derechos Humanos y la Asamblea General, pues no tuvieron apoyo en el pasado, refiere la agencia Prensa Latina.

De esta forma, buscan crear tensiones y confundir a las personas con farsas publicitarias e intentan ofrecer pretextos para recrudecer su cerco contra la isla, que mucho los desacredita en materia de política exterior, apuntó el canciller cubano.

4. Estados Unidos carece de moral para cuestionar a Cuba.

“Si el Gobierno de los Estados Unidos quiere llevar a discusión en Naciones Unidas la aplicación de los Derechos Humanos en relación con las metas de Desarrollo Sostenible, podemos hacerlo. Diga dónde y cuándo”, señaló el Ministro, quien criticó la falta de moral estadounidense para señalar a Cuba en estos temas.

“Es aberrante la separación de niños de escasa edad de sus padres y su encarcelamiento en jaulas”, refirió.

Podría hablarse –por ejemplo– de la discriminación que sufren negros y latinos, de la discriminación que sufren las mujeres cuyo salario es menor que el de los hombres, de los cientos de miles de estadounidenses a quienes se les impide participar en las elecciones porque tienen deudas, o de las guerras impulsadas por Washington y que masacran civiles, dijo.

Estados Unidos solo es parte de 18 instrumentos de Derechos Humanos, de los 61 existentes.

Tampoco apoya la Convención para la protección de los Migrantes, ni la Convención de los Derechos del Niño y es el único país que se manifiesta en contra del derecho a la alimentación.

Asimismo apuntó los frecuentes ataques de Washington contra el organismo internacional.

“Con demasiada frecuencia el Gobierno de los Estados Unidos agrede a las Naciones Unidas y dificulta la aplicación de sus mandatos”, dijo.

5. La delegación estadounidense circula también otro documento con la intención de persuadir a la comunidad internacional para que cambie su voto sobre el bloqueo.

Lo que más llama la atención no es solo el contenido de las enmiendas propuestas, dijo Rodríguez Parrilla, sino un documento circulado por el subsecretario adjunto del Departamento de Estado norteamericano, Gonzalo Gallego, que busca disuadir a los países miembros de ONU sobre el voto que emitirán el próximo 31 de octubre en la Asamblea General.

El canciller cubano calificó el texto de “hipócrita y desvergonzado”, pues asegura, entre otras cosas, que el objetivo de la política estadounidense es apoyar al mismo pueblo que bloquea y al que busca vencer por hambre y desesperación.

6. Estados Unidos intenta encubrir el profundo rechazo que provoca el bloqueo contra Cuba.

La nueva maniobra política del gobierno de Estados Unidos va dirigida a justificar el bloqueo que castiga a la población cubana, apuntó Rodríguez Parrilla.

“Esta es una maniobra con fines propagandísticos, para manipular la opinión pública”, añadió.

El gobierno de Estados Unidos solo intenta justificar una conducta que no cuenta con el menor respaldo de la comunidad internacional, y ni siquiera a lo interno de la sociedad norteamericana, dijo.

Durante 26 años consecutivos, la Asamblea General ha mostrado un rechazo abrumador y mayoritario hacia el bloqueo estadounidense, una política obsoleta de los tiempos de la Guerra Fría, cuyas regulaciones se aplican de forma extraterritorial y dañan a otros países.

7. El gobierno de los Estados Unidos lleva adelante una política cada vez más hostil, vinculada con la industria anticubana de Miami.

“Los reiterados pronunciamientos del Gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, no tienen otro objetivo que conducir a un clima de mayor tensión bilateral”, refirió el Ministro.

Además, agregó, tales acciones son propias de la Guerra Fría y promueven un retroceso en las relaciones entre Washington y La Habana.

Refirió que esos objetivos forman parte exclusivamente de los intereses de un sector “minoritario” y de “aspiraciones anacrónicas” en los Estados Unidos.

Criticó en ese sentido la nominación a puestos claves en la actual administración republicana de figuras con un largo y conocido historial de agresiones contra Cuba.

8. Cuba lamenta que Estados Unidos avance en un rumbo de confrontación contra Cuba.

“Lamentamos que el gobierno de Estados Unidos avance en un curso de confrontación contra nuestro país. Nuestra respuesta será la firmeza de principios, la intransigencia en la defensa de la soberanía nacional, como en estos 60 años de Revolución”, refirió el Canciller.

9. Cuba está dispuesta al diálogo en condiciones de igualdad y respeto mutuo.

“Reiteradamente Cuba ha planteado disposición a debatir con Estados Unidos sobre cualquier tema, incluido los derechos humanos, pero solo lo hará desde bases de absoluta igualdad soberana, sin sombra alguna para nuestra independencia”, añadió.

10. La diplomacia cubana se basa en principios.

“Cuba tiene una política exterior de principios, históricamente fundamentada, que obedece al mandato de nuestro pueblo y que nuestra diplomacia se honra en representar”, señaló Rodríguez Parrilla.

Ante una pregunta de la prensa, se refirió a los sucesos del pasado 16 de octubre en la sede de la ONU en Nueva York, donde se llevó a cabo un acto anticubano organizado por los Estados Unidos.

Todavía no está claro siquiera cómo se llevó a cabo la reunión, que violó las normas elementales de la diplomacia internacional, ni qué clase de presiones o chantajes ejerció Estados Unidos para garantizar un espacio dentro de la sede las Naciones Unidas en Nueva York.

Por orden de los organizadores estadounidenses fueron expulsados miembros de la sociedad civil que acudieron en apoyo de la representación cubana. Además, se intentó sacar también a miembros acreditados de la delegación de la isla.

A los diplomáticos del país agraviado, Cuba, se les negó el derecho de usar los micrófonos y su respuesta, respaldada por otras decenas de personas en la sala, fue golpear con libros en las mesas y denunciar a viva voz la manipulación estadounidense del tema de los derechos humanos, así como la supuesta existencia de presos políticos en la Mayor de las Antillas.

“Lo que debo decir es que es deber de cualquier diplomático defender la verdad, impedir que se violen los procedimientos y se ataque a estados soberanos”, dijo Rodríguez Parrilla.

Fuente: Cubadebate

Comentario

  1. Por favor desearía conocer el contenido de las vergonzosas enmiendas.

    Gracias.

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.