En Nueva York el Héroe Nacional cubano residió desde los inicios de 1880 hasta los de 1881, y desde mediados de este año hasta enero de 1895, cuando partió hacia a Cuba, donde lo esperaría la guerra que él había contribuido decisivamente a preparar.