Periodistas de medios de comunicación en Tehuacán se manifestaron pacíficamente durante la ceremonia conmemorativa a los Niños Héroes de Chapultepec, efectuada en la explana del Palacio Municipal, en protesta por las agresiones físicas que sufrieron; posteriormente acudieron a interponer una denuncia penal ante la Fiscalía General del Estado (FGE).

Durante esta movilización, donde estuvo ausente la alcaldesa Ernestina Fernández Méndez, los representantes de los medios se colocaron junto a la mesa de honor y sostuvieron pancartas con leyendas de consigna: “Ernestina no protejas, ni solapes a las agresores”, “Alto a la represión”, “Con las agresiones no ocultarán la verdad, #Represora”, entre otras, además se cubrieron la boca con cinta canela.

La ceremonia cívica transcurrió en calma, pero cuando los comunicadores determinaron ubicarse frente a la mesa de honor, un mando militar ordenó darla por concluida, suspendiendo la interpretación del Himno Nacional; fue entonces cuando la prensa le dio la espalda a los que integraban el presídium y comenzaron a entonar los acordes del himno, en tanto las autoridades abandonaron el lugar.

Posteriormente acudieron a la oficina de la Secretaría General y de la Presidencia a entregar un escrito donde solicitan a la alcaldesa se respete la libertad de expresión, alto a las agresiones contra periodistas (que durante su administración suman 35) y que se señale el nombre de los funcionarios y personas que agredieron a cinco reporteros.

Luego los representantes de los medios de comunicación se trasladaron a Casa de Justicia para interponer una denuncia formal ante la FGE, misma que quedó asentada en la carpeta de investigación 2787/2018, en contra de los cuatro responsables de las agresiones a Anahí Hernández, Rodrigo Bustillos Espindola, Patricia Flores, Antonio Castro y Yomara Pacheco.

( Yomara PACHECO/ El Popular)

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.