Por Evelyn Corbillón Díaz

Alina Cabrera Domínguez tiene sobrada experiencia en el ejercicio del periodismo. Desde su cabina de radio cada día acerca a los oyentes de Cuba a cuanto acontece en la provincia más occidental, mediante la emisora Radio Rebelde; pero también desempeña un rol activo en la plataforma digital de ese medio y en las redes sociales.

Sus años en la profesión, y sobre todo, interacción constante con la obra de periodistas pinareños y de la Isla, le permiten vislumbrar que la prensa cubana aún necesita protagonismo en el proceso de cambios que se genera en el país.

“Las transformaciones se iniciaron en lo económico, primero con la discusión y aprobación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, y más tarde con su implementación; y si bien hemos estado, nos ha faltado sistematización, tocar los temas que a la gente le interesa y los asuntos que todavía quedan pendientes por resolver, principalmente en materia de economía general y doméstica”, precisó a Cubaperiodistas.

¿Cuál es el principal reto de la prensa cubana de hoy?

“Un país que cambie políticamente, que esté estudiando y próximamente apruebe una nueva Constitución, si no tiene prensa que acompañe el proceso, es un país perdido. Nos corresponde, por tanto, estar a la vanguardia de todos esos procesos, de todas las discusiones.

“Hace unos años el actual presidente, Miguel Díaz- Canel Bermúdez, dijo que había que ponerle ciencia a todo lo que hacemos. Y al periodismo cubano se le ha puesto, se han creado múltiples condiciones para abordar los diferentes temas vinculados al quehacer periodístico, desde la gestión de medios, la agresión mediática, el periodismo en contra de la Revolución realizado en sitios radicados en Cuba,…”.

Delegada pinareña al X Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec), Cabrera Domínguez se refirió al “constante bombardeo contra el socialismo cubano y sus líderes”, y dijo que para ese enfrentamiento también hay que estar preparados.

“Los que escriben en esos medios también son profesionales altamente competentes, y nosotros tenemos que ir a la ofensiva, no a la defensiva. Tenemos que ser los primeros en decir, y hacerlo bien, de manera oportuna, a tiempo, con el nivel de subjetivismo de cada cual para interpretar a su manera; pero sobre la base del conocimiento.

“Nos corresponde seguir preparándonos, porque todos los días el país produce algún cambio, resolución, ley, y la gente siempre viene a nosotros a preguntarnos, porque tenemos la información de primera mano, y ese privilegio no lo podemos perder”.

Participas por segunda ocasión consecutiva en la magna cita de los periodistas cubanos, ¿cómo crees que llega hoy el gremio a este Congreso?

“Un Congreso siempre genera ideas, cambios, aun cuando no sean materiales o palpables inmediatamente, y este ha propiciado un debate en el que los periodistas hemos podido decir qué pensamos en asuntos tan medulares como la gestión de contenidos en los medios.

“Muchas veces nos quejamos de un asunto tan serio como lo es nuestro salario, pero también tenemos que mirarnos hacia adentro y pensar si estamos haciendo el periodismo que tenemos la capacidad o posibilidad de hacer. ¿Es el que la gente necesita?

“Creo que en este momento es visible ese periodismo más agresivo, atrevido, más parecido a la población en el sentido de que la indica o sigue guiando en el camino de cambios políticos y económicos. Se requiere propiciar el debate, hacer cuestionamientos, polemizar, que también constituyen formas de avanzar”.

Los jóvenes serán los continuadores de la obra de la Revolución, ¿cómo hacer para junto a ellos perfeccionar el quehacer de la prensa cubana?

“Se necesita de un periodismo que siga batallando con los jóvenes que todavía apuestan por el que se hace en Cuba, porque muchos de las nuevas generaciones creen que es posible mejorar y pueden cambiar los discursos viejos, atropellados, vacíos, que aún se ven en nuestros medios de prensa.

“Los jóvenes han demostrado que son talentos, que ganan premios nacionales; hoy están en las principales coberturas de prensa, también como muestra de la confianza y la continuidad del periodismo cubano, como la propia Revolución.

“Nos toca ser ejemplo para esos muchachos, pero ejemplo desde el consejo, la apertura, no desde la competencia entre nosotros.

“Es la hora de los trabajos en equipo, de investigaciones que conlleven a múltiples miradas de un mismo fenómeno para buscar todas las aristas hacia una mejor solución de los problemas”.

La preparación en todas las provincias distinguió las jornadas precedentes al X Congreso

“Tuvimos sesiones de preparación en cada provincia, cada una hizo suyo el X Congreso y mostró sus propias iniciativas; eso nos posibilitó un bagaje amplio de por dónde va cada una”.

Agregó que los intercambios les permitieron determinar qué puede estar mejor para la labor de la Upec, pues “una organización que no marche bien no funciona, independientemente de los intereses por mejorar; porque la base tiene que estar firme”.

“Se trata de una organización con 55 años, y por antigua no tiene que dejar de ser fresca, juvenil, abierta, creativa, talentosa e inteligente”, puntualizó quien recientemente fue premiada por la Editorial de la Mujer en la categoría de Radio, como parte del Concurso Nacional de Periodismo 26 de Julio.