Renaldo Infante Uribazo: sabiduría y conocimientos

Espacio Aquí estamos de la delegación de periodistas jubilados de La Habana con Renaldo Infante, 24 de abril de 2018

Fundador de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec), el Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt) y el Noticiero Nacional de Televisión (NNT), Renaldo Infante Uribazo también se refundó a sí mismo en el camino del periodismo revolucionario cubano.

El luchador clandestino santiaguero, amigo personal de Frank País y entonces joven actor de la CMQ se integró al equipo del periódico Sierra Maestra como redactor–reportero, desde el triunfo revolucionario hasta finales del año 1961.

Nueve años (desde 1962 hasta 1971) perteneció Infante al colectivo del NNT, del cual fue fundador y director, y siempre, afirma categóricamente, uno de sus periodistas.

“El Noticiero fue una gran escuela para mí. Yo aprendí a hacer de todo. Desde mover una cámara, hasta ponchar imágenes”, confiesa.

“Usted es el director, no tiene que hacer eso”, rememora le decían algunos de sus subordinados, pero a él ninguna de las funciones de los miembros del equipo le parecía menor que las de los demás, y se empecinó en aprenderlas, todas.

De las experiencias que lo marcaron como persona y profesional, comparte que estuvo la cobertura del ciclón Flora. Su medio fue el único en poder llegar hasta los lugares afectados debido a las condiciones de las carreteras tras el embate de fenómeno atmosférico, y gracias a la ayuda de la Fílmica de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

-¿Y tú, de dónde eres?, recuerda Infante le preguntó Fidel al camarógrafo del  equipo al verlo con la técnica.

-Del Noticiero -, respondieron todos.

-Pues partan para La Habana, la gente tiene que ver todo lo que está pasando aquí.

Con el agua al cuello, el cámara salió rumbo a la capital. “Las informaciones sobre la devastación del Flora la graficaron los periódicos con fotos tomadas a la pantalla de un televisor mientras pasaba el material filmado por ellos”, refiere.

***

Espacio Aquí estamos de la delegación de periodistas jubilados de La Habana con Renaldo Infante, 24 de abril de 2018

Interrumpiendo su hablar pausado, en más de una ocasión el eco de los aplausos desbordó la acústica del teatro de la Casa de la Prensa mientras el nonagenario periodista rememoraba con una lucidez admirable detalles de su impronta en la profesión, este 24 de abril en el espacio Aquí estamos, de la delegación de Jubilados de La Habana.

Infante rebusca en su memoria y articula con sus dotes de comunicador los más variados conocimientos aplicados al campo de la comunicación. Sin esfuerzo, creo que la ausencia de la vista no le impedirá percatarse de la audiencia expectante, se siente en el ambiente.

Con la destreza y la magia del encantador de serpientes, ha vuelto pasiva a una multitud de periodistas –tarea nada fácil- que lo escuchan embobados. Afirma que el comunicador tiene que ser carismático. (Aplausos). Diserta sobre medios de comunicación fríos y calientes. (Aplausos).

Explica el uso adecuado del gerundio. Expone los tres grandes momentos del siglo XIX. Reflexiona sobre la narración deportiva actual. (Aplausos y más aplausos). Dice que Bobby Salamanca lanzaba señales imaginativas de emisor a receptor y en eso radicaba su genialidad. (Un torrente de aplausos).

Recuerda que al triunfo de la Revolución muchos de los grandes comentaristas deportivos emigraron, y hubo que formar una nueva hornada de jóvenes. Esos jóvenes rompieron el esquema tradicional de la narración para poder hablar, socializar opiniones, pues lo establecido era ceñirse al espacio descriptivo.

“Pero con el tiempo se ha visto que ya no se respeta el espacio narrativo. Hoy el comentario del juego se convierte en una cosa de segundo o tercer plano. Se genera un “amaneramiento” (risas), y no lo digo en ese sentido (más risas), lo digo porque se crea una manera de hacer que es hija de la improvisación y del facilismo.

“Por eso Bobby era bueno, por eso era excepcional, porque era fiel al campo descriptivo, fiel en más de un 90 por ciento a la creación imaginaria de la siquis humana”. (Aplausos).

***

Premio Nacional de Radio, vicepresidente del Icrt a cargo de la programación de la radio y la televisión, dos veces miembro del ejecutivo nacional de la Upec, docente de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, conferencista en casas de altos estudios latinoamericanas, profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales cubano, escritor y colaborador de la revista En Vivo, son plecas que engrosan la biografía Renaldo Infante Uribazo.

Pero en la información ausente en una hoja de papel está el cariño de las voces de sus compañeros y subordinados cuando decían presente mientras el invitado al espacio contaba anécdotas. O la pasión de los aplausos ante tanta sabiduría y conocimiento útil y productivo.

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.