Declaración final del Tercer Encuentro Nacional de Jóvenes Periodistas

Solo quien sabe de periodismo y de lo costoso del desinterés puede estimar de veras la energía, la tenacidad, los sacrificios, la prudencia y la fuerza de carácter que revela la aparición de un diario honrado y libre.

Guiados por ese pensamiento del Apóstol de Cuba, José Martí, más de un centenar de jóvenes nos reunimos en La Habana para dibujar un mapa de luces hacia el cual dirigir los derroteros en la construcción de un periodismo audaz, oportuno y comprometido.

Con el objetivo de que en el X Congreso de la UPEC se socialicen las principales preocupaciones y aportes de los noveles periodistas, en este tercer encuentro volvimos a mirar hacia temas como la ética, políticas y regulaciones, modelos de gestión y nuevos actores en el escenario de la convergencia mediática.

Tres intensas jornadas de debates nos reafirmaron que el periodismo no es profesión para cínicos, ni rendirse una opción, tal y como lo alertaba uno de los principales impulsores de estos intercambios, Antonio Moltó.

Para ser consecuentes con esa exigencia proponemos caminos posibles para construir la prensa que soñamos y que necesitamos.

•Aprovechar las oportunidades que brinda Internet y las nuevas tecnologías para que nuestras plataformas digitales aumenten su visibilidad.

•Lograr mayor socialización de las buenas prácticas de determinados medios, especialmente los locales, por los progresos alcanzados en el ejercicio del periodismo multimedia.

•Propiciar flujos productivos y prácticas profesionales que estimulen la producción hipermedial, teniendo en cuenta la necesidad de integrar procesos, más allá de personas y redacciones.

•Transgredir las prácticas tradicionales en la generación y visualización de los contenidos, de manera que las propias historias nos señalen el formato ideal.

•Recomendar el estudio de políticas de pago que estimulen el ejercicio profesional, acorde con las nuevas exigencias del periodismo en el escenario mediático actual.

•Potenciar la formación de competencias integrales de los periodistas, sin descuidar la especialización para garantizar productos comunicativos con mejor factura y calidad.

•Aprovechar más los resultados de las investigaciones que se realizan desde las instituciones académicas.
•Estrechar los vínculos entre los diversos medios de comunicación del país.

•Definir las funcionalidades del sistema de medios en Cuba y socializar las características del modelo de prensa cubano, como un verdadero sistema de medios públicos, desde políticas y regulaciones claras.
•Potenciar el empleo de metodologías para conocer e interactuar con los públicos.

•Promover una mayor autonomía de los medios, desde la construcción y toma de decisiones colectiva, con sus directivos como máximos responsables para gestionar su entidad desde la perspectiva económica, editorial, tecnológica, entre otros.

•Apostar por mecanismos de financiamiento innovadores que complementen los presupuestos de los medios de comunicación.

•Consensuar mecanismos de regulación que permiten pautar el ejercicio de la prensa teniendo en cuenta las características de cada medio.

•Propiciar un mayor intercambio entre las diferentes organizaciones de cada medio, con la finalidad de garantizar el cumplimiento de los preceptos éticos.

•Aumentar la cultura jurídica de los periodistas, decisores y audiencias, en torno a temas relacionados con el derecho de autor, la transparencia, el acceso y uso de la información.

•Exigir el uso responsable y ético de las fuentes de información.

•Fortalecer la formación ética desde el pregrado y posgrado.

•Contar con un instrumento legal que respalde el trabajo de la prensa.

•Aportar a la transformación de la UPEC para que siga siendo una organización fuerte y renovada
•Continuar impulsando transformaciones desde los propios medios que contribuyan a un mejor ejercicio de la profesión, más allá de la aprobación de normativas.

•Generar plataformas de acceso y circulación de contenidos que contribuyan a la gestión del conocimiento.

•Proponer a la UPEC la realización cada dos años del encuentro nacional de jóvenes periodistas como espacio de superación e intercambio, y alternar con otras acciones que mantengan vivo el diálogo intergeneracional.

•Desarrollar encuentros de presidentes de los Clubes Juveniles y promover encuentros provinciales donde se socialicen los saberes aprendidos.

•Continuar desarrollando alianzas con la UJC y otras instituciones que enriquezcan la vida de los clubes juveniles en cada una de nuestras provincias.

El Tercer Encuentro Nacional de Jóvenes Periodistas —y estamos seguros que es el sentir de quienes están en nuestras redacciones—, demostró la necesidad de impulsar un cambio estructural y cultural en las rutinas productivas de acuerdo con los nuevos escenarios mediáticos y el contexto sociopolítico e histórico en el que se inserta el trabajo de la prensa. Hacia ese camino debemos enrumbar todas nuestras fuerzas y deseos, porque la verdad necesita de nosotros.

7 de marzo del 2018

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.