Cuba-embajada-de-los-Estados-Unidos-(Foto: Alexandre-Meneghini-Reuters)

El director general de Estados Unidos de la Cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío, aseguró este viernes en La Habana que la negativa del Departamento de Estado de regresar el personal diplomático a su legación en la capital cubana, responde a motivaciones políticas.

El funcionario apuntó a través de la red social Twitter que el anuncio del gobierno de Donald Trump de prorrogar de forma unilateral –por un tiempo indefinido– la reducción de su personal en la Embajada en Cuba, no tiene relación alguna con la seguridad de sus funcionarios en La Habana.

La medida del Departamento de Estado afecta en particular los servicios consulares de los que dependen miles de ciudadanos cubanos que se ven obligados a incurrir en gastos suplementarios en la búsqueda de visas en terceros países, comentó Fernández de Cossío.

Aseguró que es falso que el personal de esa legación en la capital antillana esté o haya estado en riesgo.
Reiteró que igualmente es falso que se haya permitido en Cuba o que pueda haber ocurrido en la mayor de las Antillas alguna acción deliberada contra diplomáticos del país norteño.

El Departamento de Estado anunció hoy que a partir del lunes próximo tendrá carácter permanente el recorte de cerca del 60 por ciento de su personal, a lo que se suma la limitación de que los funcionarios no podrán viajar a Cuba con sus familiares.
Desde septiembre del 2017 la legación trabaja con el personal mínimo para llevar a cabo funciones oficiales y consulares indispensables.

Hasta la fecha el gobierno de Trump continúa esgrimiendo la teoría de los supuestos ataques acústicos a su personal en Cuba como justificación a la salida de alrededor del 60 por ciento de sus funcionarios de La Habana y la expulsión de 15 diplomáticos cubanos de la legación en Washington.

Meses de investigaciones a ambos lados del Estrecho de la Florida no han arrojado evidencia alguna que demuestre la ocurrencia de los alegados incidentes y afectaciones a la salud.
Barbara Lee, congresista norteamericana –quien estuvo recientemente en Cuba– está entre los políticos que han reaccionado a la noticia, y aseveró en la red social Twitter que “se le debería permitir a nuestros diplomáticos hacer su trabajo y regresar a sus puestos en Cuba”.

La decisión del Departamento de Estado afecta años de progreso hacia la normalización de las relaciones con la Isla, criticó.
Engage Cuba, coalición estadounidense que busca mejores vínculos con La Habana, calificó hoy en un comunicado de decepcionante la decisión del Secretario de Estado, Rex Tillerson, de hacer permanente la reducción del personal diplomático en la embajada en La Habana.

Es profundamente decepcionante que el secretario Tillerson haya elegido no regresar a los diplomáticos a sus puestos en La Habana, destacó James Williams, el presidente de la organización.

Fernández de Cossío concluyó que el gobierno norteamericano tiene evidencias suficientes de que Cuba es un país seguro para sus diplomáticos, y los de cualquier otro lugar del mundo, así como para los más de cuatro millones de extranjeros que visitan cada año la mayor de las Antillas.

Jorge Legañoa Alonso / Agencia Cubana de Noticias

Ver además

Las Tunas y Holguín clasificaron para Nacional de Softbol de la prensa

Reconocimiento a organizadores y cronistas deportivos

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.