NOTICIA TITULAR CUBAPERIODISTAS »

Como digno homenaje, revisitar la historia de nuestra prensa

Sesionó panel “150 años de prensa mambisa en Cuba”.

A revisitar la historia del periodismo cubano comprometido en divulgar  las gestas independentistas de la nación durante la colonia y  en denunciar los desmanes y lacras de la etapa republicana; en visibilizar el enfrentamiento a la dictadura batistiana y el período de la lucha clandestina y en la Sierra Maestra, así como el acompañamiento al proceso revolucionario luego de 1959, se dedicó el panel “150 años de prensa mambisa en Cuba”.

Acontecido este 13 de marzo en la sede central de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec), como parte de las celebraciones de la Jornada por el Día de la Prensa Cubana,  la  mesa de especialistas estuvo coordinada por el colega Gustavo Robreño, e integrada por los también periodistas Tubal Páez, Orlando Gómez, Guillermo Jiménez y Ricardo Ronquillo.

Para Tubal Páez la jornada fue un pretexto para “reconstruir un pasado glorioso en el cual la prensa tuvo un papel fundamental”.  El presidente de Honor de la Upec señaló la fundación del periódico El Cubano Libro por el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, al inicio de la Guerra de los Diez Años, como una acción estratégica de la gesta anticolonial pues aseveró que “no se puede conducir un pueblo que no  esté informado”.

Orlando Gómez, combatiente de la Columna 1 del Ejército Rebelde y periodista jubilado del diario Granma recordó la etapa de lucha en la Sierra Maestra y las circunstancias en las que conoció al ecuatoriano Carlos Bastidas, último profesional de la información asesinado en la Mayor de las Antillas hace 60 años por un esbirro de la dictadura batistiana.

Contó Gómez que Bastidas era un avezado entendido de la compleja situación política vivida por América Latina en ese momento, así como un opositor a los gobiernos dictatoriales que asfixiaban a gran parte de los países de la geografía común latinoamericana.

Asimismo, habló de la profunda impresión del ecuatoriano para con la figura de Fidel y su determinación a entrevistarlo, hecho que llevó a cabo y que posteriormente le costara la vida.

El periodista, combatiente y Comandante de la Sierra, Guillermo Jiménez, refirió el enrevesado contexto en el que tuvo que desenvolverse el periodismo revolucionario en la etapa fundacional de la Revolución.

“La prensa cubana de aquellos tiempos era la más capacitada del continente. Según el anuario de la Cepal del año 1957 éramos el país latinoamericano que más cantidad de papel periódico consumía. Contábamos con 16 periódicos nacionales y de ellos solo tres apoyaban abiertamente el proceso”, explicó.

El igualmente director del rotativo Combate, medio que representaba la posición y el pensamiento del Directorio Revolucionario, habló sobre su experiencia en este diario: “La mayor parte de nuestro staff estaba compuesto por estudiantes de periodismo. Nuestra línea editorial: el apoyo a las medidas más radicales de la Revolución, la unidad revolucionaria a cualquier costo y un profundo antimperialismo”.

Jiménez reconoció al Che como el gran mecenas del periódico, no solo en la facilitación de recursos sino también políticamente.

Mientras, el subdirector del diario Juventud Rebelde, Ricardo Ronquillo, le “tomó el pulso” a la profesión en la contemporaneidad, continuadora de los valores de la prensa mambisa de hace siglo y medio.

“Contamos con una tradición periodística sedimentada por la más honda tradición de servicio, heredada de los fundadores de la nación, quienes al abordar la función y el alcance del periodismo apuntaron que debía renunciar al placer de ser aplaudido por la satisfacción de ser útil a la patria, así como desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”, subrayó.

Y precisamente, una muestra de ese periodismo actual lo constituye Hasta siempre Fidel, libro presentado por Ronquillo durante el panel y que compila 529 fotografías, versos, fragmentos de textos periodísticos, discursos y notas oficiales de las exequias y el recorrido de la caravana con los restos mortales del Comandante en Jefe hacia su morada final en la Ciudad Héroe.

“La partida física del líder de la Revolución Cubana tiene ahora su prueba irrecusable en una humilde piedra de granito en el Cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, pero a sus enemigos aquellas sagradas cenizas no les sirven de mucho. La pregunta, que les atormentará siempre, es si definitivamente estará muerto. La respuesta está preciosamente recogida en este Hasta siempre Fidel”.

Al finalizar la presentación del volumen, Ronquillo compartió una interrogante que debe acompañar, también, a nuestro diarismo profesional: ¿Cuánto de la Revolución que Fidel llevó al triunfo nos será preciso ahora y mañana?

Plausibles respuestas esbozadas por el editorialista:

– Un país gobernado por los sueños, y que todos parezcan posibles.

– La irreverencia como única convención. Toda añeja estructura, todo viejo perjuicio, toda antigua mezquindad deben venirse abajo para fundar un hermoso sentido de la justicia y la libertad.

– La bondad y el amor destapada de todos los cofres del alma cubana.

– Una nación en la que no hay empeños medianos, ni imposibles, en la que nada parezca más cuerdo que todas la benditas “locuras” relegadas por los siglos.

– Una juventud creyendo que no solo está lista para cambiar a Cuba; también para salvar al mundo. El pequeño David trasmutado en Goliat de la redención humana.

– Saltar de la adolescencia a la madurez como Gagarin de la Tierra al cosmos. La rebeldía y la sapiencia encarnando su perfecto cuerpo joven. La audacia y la imprudencia como el brío que cambia al país.

Previamente al panel se inauguró una exposición fotográfica con materiales donados por la Oficina de Asuntos Históricos del  Consejo de Estado de la República de Cuba que muestran a la prensa interactuando en muchos de los escenarios y contextos abordados en la jornada.

Ver además

Inversión extranjera y exportaciones, vitales para la economía cubana

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez encabezó reunión para examinar esos temas

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.