Develan estatua ecuestre de Martí en La Habana

Una estatua ecuestre del Apóstol Nacional de Cuba, José Martí, fue develada en acto solemne en la mañana de este domingo 28 de enero en el parque 13 de marzo, en La Habana Vieja, en presencia del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, junto a miembros del Buró Político y el Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

En nombre del Museo de Arte del Bronx de Nueva York, Jospeh Mizzi, presidente de su junta de fideicomisarios, saludó la concreción de este proyecto, y resaltó los aportes de más de un centenar de donantes, a quienes agradeció su apoyo para lograr que el monumento, que es una reproducción exacta de la estatua concebida por la escultora norteamericana Anna Hyatt, puediera llegar hasta la capital de la Isla.

José A. Velázquez Zaldívar, representante de la Alcaldía de la ciudad de Nueva York, recordó que Nueva York siempre ha sido una ciudad de inmigrantes. Desde nuestras instituciones culturales mundialmente reconocidas, y hasta nuestros espacios públicos, la diversidad está presente. La icónica estatua del Apóstol cubano que se yergue en el Parque Central de Nueva York, ha servido de inspiración a muchos, y su develamiento este día no solo marca el 165 aniversario de su natalicio, sino que también asegura que su legado histórico en la búsqueda de independencia sea compartido con las nuevas generaciones.

El Doctor Eusebio Leal, historiador de La Habana, en las palabras centrales de la inauguración, resaltó cómo la obra original había marcado un punto crucial en la vida de Anna Hyatt, quien la destinó al Parque Central de Nueva York quizás con la percepción de que en ese sitio faltaba un eslabón esencial en el discurso de nuestra América: José Martí.

Es el 165 aniversario de su nacimiento en Paula, 165 aniversario de que fuera bautizado Martí en La Habana…, es el 150 aniversario del inicio de la guerra de liberación, la guerra del inicio del enfrentamiento a la esclavitud y de la independencia absoluta, el del 60 aniversario de la Revolución y el de un importante aniversario de su ciudad natal, destaca Leal, para quien la simbólica confluencia de los aniversarios convierte en más fuerte el mensaje de esta obra de arte, ahora también con presencia en Cuba.

«Me alegra extraordinariamente que podamos los habaneros disfrutar de este conjunto tan bello», dijo.

Resaltó igualmente el rol en la concreción de este idea del Museo de las Artes del Bronx, la emigración patriótica cubana y de “una dama mexicana que pide por modestia no aparezca su nombre”.

¿Cuándo comenzó a gestionarse este proyecto?

Desde hace 20 años, la Oficina del Historiador de La Habana, con Eusebio Leal al frente, realizaba esfuerzos para traer una réplica de la estatua desde Estados Unidos.

La pieza de 8.5 toneladas de bronce arribó a Cuba a principios de octubre de 2017 y fue ubicada en el Parque 13 de Marzo, de La Habana Vieja, sobre una base de granito negro, igual que la original, y con las mismas inscripciones en español e inglés.

Entonces, Eusebio Leal dijo a la prensa que la obra de arte reafirma en los momentos actuales que «más allá de los extravíos, las políticas erráticas y de los que tratan de destruir los puentes y la comunicación», puede existir la paz entre las naciones sobre la base del respeto, reseñó la ACN.

¿Por qué ubicar la estatua en el parque 13 de marzo?

En palabras de Eusebio Leal: “Este lugar tiene una alta significación: desde la terraza norte de Palacio donde Camilo Cienfuegos pronunció su histórico discurso, siguiendo a Máximo Gómez, el generalísimo que lo acompañó en la hora definitiva y mirando al mar, hacia ese país que conoció como pocos”.

¿Cómo surgió la idea de la obra original?

La escultora estadounidense Anna Hyatt Huntington realizó la obra original a petición del Gobierno republicano de la Isla a mediados de 1950, y que representa tridimensionalmente al Apóstol en el Parque Central de Nueva York, lugar que tanto debió frecuentar Martí durante los 15 años en que vivió en esa urbe (1880-1895).

«La obra original —que comparte una plazuela en el área sur del afamado espacio norteamericano con los monumentos consagrados a Simón Bolívar y José de San Martín, en el inicio de la Avenida de las Américas, y que se dedicó como un regalo del pueblo de Cuba al pueblo de Estados Unidos— fue la última gran estatua ecuestre concebida por Hyatt a sus 82 años. Tiene 18,5 pies de altura», explicó a Juventud Rebelde la periodista Magda Resik Aguirre, directora de Comunicación de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

Algunos conocedores sustentan la tesis de que Hyatt Huntington tomó en cuenta el cuadro de Esteban Valderrama fechado en 1917, representando ese instante crucial de la muerte de Martí en Dos Ríos. El lienzo original fue destruido por el autor ante las críticas de inexactitud histórica y luego rehízo el óleo en el escenario real a la hora en que se registra su caída, durante un mes de mayo, señala Resik.

 

Periódico Granma

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.