Vista del taller multimodal efectuado en ocasión del 20mo aniversario de la sección Acuse de Recibo, de Juventud Rebelde (Foto: Roberto Garaicoa)

Ya pasaron 20 años y aunque parece como si fuera ayer, mucho ha llovido desde aquel 21 de diciembre de 1997,  cuando vio la luz una sección del periódico Juventud Rebelde que debía servir de puente entre el ciudadano y las instituciones, ayudar a enmendar agravios y mover la opinión pública.

Se trataba de crear una columna para que la gente se exprese, con todo el derecho que le asiste; y en algunos casos, dialogar con ese lector.

Así surgió Acuse de Recibo, que ya lleva dos décadas de participación ciudadana, y no pocas incomprensiones públicas; pero cimentada en la convicción de cuánto trasunta para el ejercicio de nuestra democracia.

JR celebró ese vigésimo aniversario con un taller multimodal analítico. Sin dudas fue un espacio de tormenta de ideas entre sus propios hacedores, la representación de algunos funcionarios responsables de dar respuestas por parte de las instituciones, colegas que atienden secciones homólogas en otros medios de prensa, un grupo de sus más fieles lectores y todo el que quiso comunicarse online.

Un puntal imprescindible

Acuse de Recibo es un puntal imprescindible en el periodismo cubano y lo seguirá siendo, afirmó Yoerky Sánchez Cuellar, director de Juventud Rebelde, al inagurar el Taller Analítico por las dos décadas de existencia de esta columna del diario de la juventud cubana.

Sánchez Cuellar agradeció a cuantos asisten a esta cita. «Aquí están compañeros y compañeras que desde el Partido, el Consejo de Estado, la Asamblea Nacional, los Poderes Populares y los Organismos de la Administración Central del Estado han dialogado con Acuse en estos 20 años y conocen bien la valiosa contribución de esta sección en la defensa de los derechos de los ciudadanos.

«Están directivos de medios de comunicación, investigadores y blogueros que comprenden muy bien el difícil arte de mantener un espacio como este, ya sea en la prensa impresa, la radio y la televisión», dijo, y mencionó también como participantes en este taller a los lectores, a quienes hacen posible día a día dentro de Juventud Rebelde este trabajo.

José Alejandro Rodríguez dijo que este encuentro se dedica a Antonio Moltó, quien fuera presidente de la Unión de Periodistas de Cuba, sobre todo, por su liderazgo en la prensa, por defender siempre que el periodismo tiene que ir a la vida, a la gente, a los conflictos…

Entre otros organismos e instituciones, al Taller acudieron el Ministerio de Educación, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, el Comité Central del Partido, Correos de Cuba, Aguas de La Habana, Etecsa, el Ministerio de Industrias y representantes de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

En sus palabras a los presentes, José Alejandro Rodríguez, editor principal de Acuse, rememoró que esta sección nació con la complicidad del entonces director del periódico de la juventud cubana, Rogelio Polanco, en diciembre de 1997.

«Así nació Acuse de recibo, una sección con principios que aún se respetan, protegidos por las sucesivas direcciones del periódico. Uno de ellos ha sido publicar inconsultamente, sin mediaciones de las instituciones, y a partir de una confianza a priori en el remitente. Este riesgo lo hemos asumido a contrapelo de ciertos temores y aprehensiones, sobre todo en las entidades y organismos. Y también porque una sección diaria no puede enredar su dinámica en los dilatados tiempos de la institucionalidad», expresó.

«Al final, de la interacción queja-respuesta institucional, por lo general se llega a la verdad como debe ser: entre todos. Y la vida nos ha demostrado que han sido mínimos los engaños de nuestros remitentes en 20 años. Cuando ha sucedido, no hemos dudado en reflejarlo públicamente».

José Alejandro enfatizó además que «otra de las premisas establecidas ha sido, cuando las entidades tienen criterios acerca de lo que se publica, o piden esclarecimientos y solicitan la presencia del periodista en sus despachos, definir que todo debe aclararse aquí en el periódico, y en presencia del director y otros responsables del diario. El asunto escenario puede parecer una nimiedad, pero entraña una concepción reivindicativa de nuestro respeto y dignidad profesional».

Consideró que «lo más complejo ha sido vencer muchos estereotipos, para que no nos vean como enemigos, y asuman que siempre hemos estado tendiendo un puente entre los ciudadanos y las instituciones, en pos del mejoramiento de nuestra sociedad en todos los órdenes, y para que aprovechen nuestra columna ambos, ciudadanos y entidades, como una aliada rectificadora sin más compromisos que con la verdad y la justicia, como una alerta para que se enmienden las torceduras».

Aseguró que Acuse de Recibo jamás se aliará a dobleces y manipulaciones, al quebrantamiento de la ley y la inmoralidad, a la mentira y la mediocridad, que nada tienen que ver con los principios fundacionales de la Revolución Cubana. Estamos con la moral, la ética y el humanismo que dimanan de esos principios, aunque no siempre ellos se revelen en el fárrago de los acontecimientos cotidianos.

«No somos fiscales ni acusadores, sino una columna que abre sus puertas y ventanas al sentir de la gente. Y nos mueve la fe y la confianza de que vale la pena quebrar lanzas contra todos los males de nuestra sociedad, así como ponderamos todo lo noble y generoso que llegue a nuestro comprometido buzón», ponderó José Alejandro Rodríguez.

Se puede pelear y defender un proyecto de país

En el panel que abordó las experiencias de Acuse de Recibo para fortalecer y profundizar la democracia socialista en Cuba, Jesús Arencibia, otro de los titulares de la sección, apuntó que esta le ha hecho comprobar, en la práctica, que se puede pelear y defender desde el periodismo de un medio estatal, un proyecto de país más inclusivo, que se puede enarbolar la dignidad humana y ejercer aquella frase de Kapuscinsky según la cual nuestro oficio, el real oficio de la prensa, son los otros, esa gente que entrega su palabra para que la contemos y después nos guarda para siempre, un espacio en su corazón.

Como promedio a Acuse de Recibo llegan alrededor de 3 000 cartas, la mayoría por correo electrónico. Se publican aproximadamente 500 cartas al año y, del resto, una buena parte se tramita. Escriben más los hombres y están representadas todas las provincias del país.

Así lo ilustró Sara Cotarelo, jefa del equipo de Atención a lectores de Juventud Rebelde. Igualmente apuntó que, aunque no se puede saber la edad de los lectores, no son los jóvenes los que más escriben de sus problemáticas.

«Se escribe sobre problemas objetivos que atraviesa la sociedad cubana y sobre la parte humana que lacera, la falta de valores, ética, responsabilidad, solidaridad, la poca vocación de servir de algunos funcionarios públicos. También se reciben cartas sobre malas conductas del individuo, los conflictos habitacionales, el infinito “peloteo” en las diferentes dependencias para hacer un trámite, dificultades para sacar turnos médicos, falta de medicamentos…», expresó Cotarelo.

Añadió que el año de más alto nivel de respuestas de las entidades a las quejas publicadas fue 2008 con un 88 por ciento, en este último corte nos acercamos al 82 por ciento, agregó. Y más del 75 por ciento de los casos han tenido solución después de publicados en la columna. En los últimos estudios de lectoría realizados por el equipo de Investigaciones Sociales, la sección es la más leída.

¿Qué más quisiéramos?, preguntó Cotarelo, a la vez que respondió: “Muchas cosas más. Sin querer que desaparezca Acuse de recibo desearíamos que un día sean más las misivas que nos cuenten de la virtud humana, de la obra buena y se aleje de tantas insatisfacciones ciudadanas”.

Fructífero intercambio

Rafael Rodríguez, lector de la sección, apuntó que en estos 20 años de Acuse… le llama la atención la falta de sensibilidad de los organismos y de los funcionarios por la sección, la cual debían tenerla como una herramienta de trabajo cotidiano. “Las respuestas además tienen que ser más objetivas, pues muchas son un panfleto sin precisión, sin contenido, llenas de rodeo”.

Igual sentimiento compartió Semi Hart, funcionaria de la Asamblea Provincial del Poder Popular en La Habana. Expresó que en su caso tienen que trabajar más en la calidad de las respuestas y que también las entidades evalúen de conjunto los casos que se divulgan. “No se puede responder cada cual por su lado, pues se trata de un mismo problema, de un mismo país, no somos dos diferentes”, insistió.

Alexis, un activo forista que llegó desde Villa Clara al Taller, apuntó que cuando uno lee las quejas o sugerencias de los casos que llegan y hasta las respuestas de los funcionarios, se ve que nos sigue afectando la burocracia. También exhortó a utilizar otras vías para establecer este diálogo con los ciudadanos, pues ello seguirá enriqueciendo nuestro sistema socialista.

Liuva María, directora de Radio Reloj, dijo que las buenas experiencias hay que replicarlas. La voz del oyente es una sección de Radio Reloj para la atención a la población, la cual se ha deprimido, «pero me doy cuenta que no tenemos el equipo que necesitamos, como el que tiene JR, para atender la correspondencia de los lectores», confesó. Es importante socializar experiencias, enlazarnos como medios de prensa para aprender entre todos lo relativo a la atención al lector, agregó.

Yamilé Leal, del Departamento de atención a la población del Consejo de Estado, agradeció este tipo de encuentros, porque estrechan los vínculos entre todos, prensa e instituciones. Destacó a Acuse por su carácter preventivo, y recordó que el objetivo 16 de la Conferencia del Partido busca respuestas prontas y ágiles.

Hizo referencia, además, a respuestas de cartas de la ciudadanía que han brindado dirigentes como Miguel Díaz-Canel, Celia Sánchez y a Fidel, y resaltó la importancia que estos daban a la correspondencia con el pueblo y atención a sus problemas.

Silvia Izquierda, jefa de atención a la población del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, dijo que este ministerio ha recibido 10 820 planteamientos de la población. Referenció que los temas que les llegan están vinculados, sobre todo, a cuestiones relativas al trabajo, la asistencia y la seguridad social. La prensa ha sido una gran fuente de retroalimentación, aseguró.

La funcionaria comentó además que la credibilidad que han ganado las sesiones de correspondencia entre la población se manifiesta cuando muchos dicen que si no se les responde, acudirán a los medios.

José Alejandro Rodríguez, por su parte, reconoció al Ministerio de Salud Pública, a cargo de un tema tan delicado para la población… Buena parte de los elogios que se publican en Acuse son al Minsap, dijo. Hemos ido introduciendo los temas de conflictos en la atención, y en el Minsap no han tenido problemas con las críticas, comentó. El Minsap es muy disciplinado con Acuse. El asunto es tener voluntad política para asumir los señalamientos que salen en la prensa, y usarlos como instrumento para mejorar el trabajo, dijo Rodríguez.

Las estadísticas hablan

Son miles las misivas y los correos electrónicos que llegan al buzón de la sección, y ante la cantidad de correspondencia se precisó abrir un nuevo frente: el de la tramitación con las entidades correspondientes para que investiguen los asuntos y respondan a los ciudadanos.

Dos décadas en las que además de seguir publicando soberanamente mensajes de los lectores, y concitando las respuestas de atención a sus reclamos y planteamientos, se tramitan muchos mensajes; pero sobre todo se expone por vez primera lo registrado en el período comprendido entre  el 1ro. de enero y el 30 de julio de 2017. Según se explicó en el trabajo Publicar, y tramitar.

En esa etapa, del total de misivas tramitadas, con múltiples asuntos que aquejan a los ciudadanos, en el 72 por ciento de los casos se recibió las respuestas institucionales. Un primer conteo que satisface, pero que también evidencia similares rasgos y tendencias que en las respuestas de las cartas publicadas.

 

Tomado de JR

Ver además

Las Tunas y Holguín clasificaron para Nacional de Softbol de la prensa

Reconocimiento a organizadores y cronistas deportivos

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.