Presentación del documental en la ciudad de Las Tunas (Foto: Angel Luis)

La joven periodista y realizadora tunera Norka Meisozo Reyes resulta especialmente notoria en Las Tunas luego del estreno de su documental Vicente García, un General de Cuba, realizado en colaboración con Cubavisión Internacional y TunasVisión. La obra, merecedora ya de múltiples lauros, desentraña a la figura de El León de Santa Rita y nos lo acerca desde la voz de prestigiosos historiadores cubanos.

Por estos días esta muchacha sencilla, de sonrisa campechana y mirar directo está de vuelta a su ciudad natal. Recorre distintos espacios con su trabajo, aprovecha el reencuentro con amigos y coterráneos para ponernos al día de sus sueños. Asociados ya con la realización, y que la mantienen imbuida ahora en otro reto. “No voy a contar de qué se trata. Es un tema polémico y muy apasionante”.

De momento nos conformamos con hablar de su ópera prima en la documentalística, colofón de su proyecto de maestría en la Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual (Famca).

Sin embargo, Norka lo siente como algo más. Este resultado contesta su gran duda y salda su gran deuda. Así lo aseguró mientras conversamos en la cálida sala de su casa tunera.

Norka Meisozo, realizadora del documental, que contó como guionista a Anibys Labarta, también periodista de Las Tunas (Foto: Angel Luis)

“Duda por saber, por preguntarles a aquellas personas autorizadas a mi juicio en este país, cuál era el dilema con Vicente García. Es una incertidumbre que ha acompañado a todos los tuneros. Una herida por la que sangramos no porque hayamos querido, sino porque las condiciones historiográficas y el destino así lo quisieron”.

“Desde que tuve edad para estar en la biblioteca provincial José Martí, el lugar donde trabajaba mi mamá, yo escuchaba a Carlos Tamayo y a Víctor Marrero con su eterno dolor y su lucha en solitario.

Deuda con mis profesores desde la primaria, en el centro escolar Mártires del 28 de Diciembre, hasta el pre vocacional Luis Urquiza. Porque todos los días iban a trabajar, muchos todavía lo siguen haciendo, y vivían en condiciones muy modestas. Eran del tipo de profesores que no piden nada y lo dan todo.

Yo tuve una maestra de prescolar, Ruth Vidal, que siempre digo era un lujo de primer mundo, porque te enseñaba con un piano en el aula y tremenda dedicación. Un compromiso con aquellas bibliotecarias que me aguantaron desde niña corriendo por los pasillos, entre libros”.

Mientras el diálogo fluye tocan a la puerta, le hacen alguna pregunta, surge una jarana cubanísima y alguien me comenta que el teléfono no para de sonar. Todos quieren saludar a “Norkita”, estar un ratico al menos cerca de ella.

Una persona capaz de tanta buena energía alrededor, me digo, difícilmente se apoque ante un desafío.

“Tuve la ayuda neurálgica de Gerardo Cabrera,  mi profesor del preuniversitario vocacional, quien está trabajando en el Archivo Nacional de Cuba. Gracias a él y a su esposa pude desentrañar las arcas de esa institución que, hasta cierto punto por maledicencia, habían estado soslayadas.

Documentos como el Acta completa de Lagunas de Varona, que nunca se había publicado y tampoco mostrado al público, me dieron mucha fuerza y confirman que las demandas de entonces obedecen a un proceso democrático. También la carta de Pedro de Céspedes (hermano del Padre de la Patria) que afirma que es Vicente García el que pone la fecha de alzamiento del 14 de Octubre.

Con todo eso de mi lado. Además de libros y otros documentos que estudié a fondo para llegar a las entrevistas, me lancé. Imagínate si fue un trabajo largo que la indagatoria comenzó hace cinco años y la primera entrevista se grabó en julio del pasado. Fue la de Eusebio Leal.

“El guión es de la colega Anibys Labarta García. Una excelente profesional, con mucho oficio en el Periodismo que se entregó durante noches y madrugadas, acoplada a mi tiempo, porque trabajamos en los pocos momentos en que pude escaparme de todas las responsabilidades y llegar hasta acá. Yo no tenía nada que ofrecerle. Lo hizo a pulmón, por amor a Las Tunas y a Vicente García”.

“Tuve la oportunidad de que intelectuales como Eusebio Leal, Eduardo Torres Cuevas, Jorge Ibarra (murió después de hacer el documental), Carmen Almodóvar, Pedro Pablo Rodríguez (director de la edición crítica de las obras completas de José Martí,  por el Centro de Estudios Martianos), se confesaran ante la cámara. Pocas veces personas consagradas se desnudan así, públicamente. Te dicen que tenían una opinión errada sobre Vicente García. Fueron muy valientes al hacer eso»

“Pienso en los que no pudieron ver el documental terminado. En el tataranieto del patriota, Héctor García Soto y en su familia en general. Una de sus tataranietas, Marilia, de niña tuvo que aguantar en clases muchas veces que le dijeran que su abuelo había sido un bandido. Y yo me digo, bueno, si para los tuneros esas cosas cuando sales de aquí marcan, te enredan en discusiones fuertes con muchas personas y es terrible, para un familiar cercano, debe ser sumamente doloroso”.

“Yo estoy contenta por los premios que ha recibido el documental, pero a veces la vida es injusta. Me queda ahora de Vicente García, un gran dolor. Fue un hombre que lo dio todo, lo arriesgó todo y lo perdió todo”.

Entonces, ¿vicentista siempre?
“Cuando empecé en el Periodismo alguien me dijo: Tú eres una mujer de fe, pero no tienes porqué demostrarlo. Y yo le respondí: Pero si yo hoy te digo que no soy una mujer de fe, estaría negando que también soy tunera, patriota y vicentista. Así va mi documental: Dios, Patria y Vicente García”.

Esther de la Cruz y Castillejo /Periódico 26

Ver además

“Ser bueno es fácil, lo difícil es ser justo”

Dijo Adonis Subit Lamí, el director del "5 de Septiembre"

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.