Con 191 votos a favor, 2 en contra y 0 abstenciones, fue aprobada en Naciones Unidas poco después del mediodía día de este miércoles, el proyecto de resolución A/72/L.2 titulado «Necesidad de poner fin al bloqueo económico comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba».

El mismo se presenta en la Asamblea General desde 1992, lo que convierte a esta en la vigésimo sexta ocasión consecutiva en que se considera un proyecto de resolución exigiendo el fin del bloqueo. Este 2017, el texto fue registrado por la delegación de Cuba y circulado como documento oficial el pasado 17 de octubre.

El año pasado, por primera vez en la historia de esta resolución, Estados Unidos e Israel se abstuvieron en la votación y se alcanzó el record histórico de 191 votos a favor.

DISCURSO DEL CANCILLER CUBANO ANTE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU

El Canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, expresó  ante la Asamblea General de Naciones Unidas (AGNU), que EE.UU. está solo y aislado con su política de bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba desde hace más de 50 años.

Durante su discurso en la sede neoyorkina del principal órgano deliberativo de la Organización de Naciones Unidas, el jefe de la diplomacia cubana condenó las anteriores declaraciones de la embajadora de EE.UU. ante ese organismo, y las calificó de irrespetuosas, ofensivas e injerencistas.

Al menos ha reconocido el absoluto aislamiento de los EE.UU. en esta sala y en este mundo; están solos en el tema del bloqueo a Cuba, expresó categóricamente el ministro de Relaciones Exteriores, afirmación respaldada por cerrada ovación en la sala.

Rodríguez Parrilla recordó que es en EE.UU. donde se cometen flagrantes violaciones de los derechos humanos, por lo que “no tienen ni la más mínima autoridad moral para criticar a Cuba, país pequeño y solidario de amplia y reconocida trayectoria internacional”.

Corrigió las equivocadas afirmaciones de la representante norteamericana, ya que no han sido 55 años de agresiones de los EE.UU. hacia Cuba, sino que datan de más de un siglo los hechos que aquí se discuten, sentenció al enumerar los múltiples ataques de Washington a La Habana en su pretensión de apoderarse de la Isla.

En otro momento del discurso, recordó que durante su último mandato, el presidente Barack Obama calificó al bloqueo de fracasado y obsoleto, causante de daños al pueblo cubano y de aislamiento al Gobierno de EE.UU., “pero nunca se reconoció como una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos de los cubanos, lo que fue omitido cínicamente por la embajadora”, denunció.

Afirmó que aunque se mantuvo la esencia de esa injusta política, durante la anterior administración estadounidense se produjeron progresos sustanciales en aras del beneficio común, y se adoptaron decisiones ejecutivas que modificaron la aplicación del bloqueo, aunque de forma limitada.

El diplomático cubano recordó que también constituyó reflejo de la voluntad de la administración de Obama el voto en abstención de EE.UU. en 2016 ante la AGNU, sobre el proyecto de resolución presentado por Cuba para el levantamiento del cerco norteamericano desde hace más de dos décadas.

Rodríguez aseveró que al anunciar el cambio de política hacia Cuba el 16 de junio último, el presidente Donald Trump proclamó al bloqueo como eje fundamental de su política anticubana, y emitió un grupo de medidas dirigidas a su endurecimiento.

Esta política se propone retrotraer las relaciones a un pasado de confrontación para satisfacer las aspiraciones de círculos extremistas estadounidenses, y de una minoría envejecida anticubana, criticó el Canciller cubano.
Sostuvo que el memorando firmado por Trump en aquella ocasión restringe, entre otros aspectos, la libertad de viajar de los ciudadanos estadounidenses, al limitar los viajes individuales en la categoría de los llamados contactos pueblo a pueblo.

En las últimas semanas Trump ha reiterado que su Gobierno no levantará el bloqueo a Cuba a menos que ésta realice cambios en su ordenamiento interno, aseveró el diplomático, y subrayó que la Isla jamás aceptará condicionamientos ni imposiciones, además de que el enfoque aplicado por una decena de administraciones norteamericanas “no ha funcionado ni funcionará”.
Durante sus palabras, Rodríguez Parrilla aseguró que constituyen un pretexto las afecciones de salud reportadas por diplomáticos norteamericanos en La Habana, al no existir evidencias, causas u origen de las mismas.

En tal sentido, criticó la adopción de medidas de naturaleza política por el Gobierno de EE.UU., las cuales afectan las relaciones bilaterales.

En su discurso, Rodríguez Parrilla mencionó afirmaciones del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, según el cual fracasará cualquier estrategia que pretenda destruir a la Revolución cubana.

Cuba tiene la voluntad de continuar negociando los asuntos bilaterales pendientes, de proseguir el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés común, sostuvo, mientras señaló que ambas naciones pueden cooperar y convivir respetando las diferencias y promoviendo todo lo que beneficie a los dos países y pueblos, “pero no debe esperar que hagamos concesiones, como no lo hemos hecho nunca”.

Rodríguez Parrilla señaló, además, que en la actual coyuntura cobran especial relevancia las acciones del nuevo gobierno de EE.UU., debido a que el bloqueo constituye el mayor obstáculo para el desarrollo socioeconómico de la Isla.

Amplió su argumentación al advertir que es el principal escollo para las relaciones económicas, financieras y comerciales con Washington y el resto del mundo.

Citó cifras sobre sus daños desde hace más de medio siglo, ascendentes a 822 mil 280 millones de dólares, aunque a precios corrientes suman 130 mil 178,6 millones de dólares si se tiene en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional.

Durante su intervención, el Canciller expresó en nombre de Cuba las condolencias al pueblo y gobierno de EE.UU., y a familiares de las víctimas, por el acto terrorista ocurrido la tarde de ayer en Nueva York.

 

ACN/ JR

Ver además

Carlos Alberto Ávila Araújo: Nos interesa dialogar con Cuba

En el contexto del ICOM 2017, el profesor Carlos Alberto Ávila Araújo comentó sobre los estudios de la comunicación en Brasil, sus particularidades, perspectivas y diferencias con el sistema cubano.

Comentarios

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.