Tras el paso de “Irma” por nuestro territorio, Perlavisión se vio obligado a buscar alternativas para mantener al aire su programación, debido a afectaciones causadas por el fenómeno natural. Desde un diminuto e improvisado set se realizaron las transmisiones… Pero desde la semana anterior, los cienfuegueros buscan, infructuosamente, la señal de su canal territorial.

“En estos momentos el telecentro se ve imposibilitado de transmitir su programación habitual, a partir de una afectación que se ha creado en toda la estructura del edificio”, nos dice Eviezer Tamayo Zamora, director de Perlavisión.

“Hay que aclarar que la situación no fue provocada específicamente por el huracán; simplemente, ‘Irma’ sacó a la luz, a partir de la voladura de la manta que cubría el techo, una cantidad considerable de fisuras que existían, tanto en el techado, como en las paredes del canal.

“Al perder esa manta, la lluvia comenzó a entrar, e hizo que colapsara todo el sistema de cielo raso, y ahí comenzaron a verse todas las ‘rajaduras’ que presentaba la instalación. En estos momentos se está haciendo un diagnóstico por los compañeros de la Empresa de Diseño e Ingeniería (EDIN), para determinar la magnitud de la afectación. Todo parece indicar que es en toda la estructura, la cual se ha removido, y por ende, hay paredes interiores y exteriores rajadas. También las losas spiroll, que conforman el sistema que tiene básicamente el techo, se han desnivelado unas con respecto a otras. Cinco o seis planchas están rajadas de un lado a otro y se han comenzado a ver los tensores que son los que refuerzan este tipo de elemento constructivo”.

¿Cúando se tomó la decisión de detener el trabajo del canal?

“A partir de que informamos la situación a la Dirección Nacional de la Televisión, se creó una comisión para visitar todos los telecentros que habian sido dañados por el huracán. Este resultó el último, y a partir de las apreciaciones de esa comisión, donde por supuesto habían especialistas en temas constructivos, se determinó que el nuestro era el canal más afectado, con peligro de derrumbe y para la vida de los trabajadores. Por tanto, se decidió que aquella transmisión que estábamos haciendo en condiciones limitadas desde un set improvisado, se suspendiera, y se tratara de evacuar al personal y el equipamiento existente lo antes posible”.

¿Y ahora…?

“La alternativa que nos han brindado, siguiendo las indicaciones del Consejo de Defensa Provincial, en la persona de su vicepresidenta, Mairelys Pernía Cordero, es el traslado de una parte del canal hacia locales que nos prestaron en Ciencias Médicas y el Pedagógico. Allí hemos ubicado algunas dependencias y resguardado escenografías, muebles, etc. Pero el corazón del canal, nuestra razón de ser, que es la transmisión, aun sigue sin una solución. Hemos visitado algunas locaciones que cumplen medianamente con algunos de los requisitos que se necesitan para transmitir, pero que lamentablemente no son óptimas, en unos casos por disposición de tecnologías y espacio, y en otros porque son lugares que en este instante están prestando otros servicios, los cuales tendrían entonces que recesar. Los dos elementos fundamentales que han impedido encontrar el sitio ideal son el acceso a la fibra óptica, y un espacio para colocar el grupo electrógeno, indispensable para mantener la transmisión ante cualquier afectación en el fluído eléctrico”.

De aparecer un local apropiado, ¿cuánto tiempo demoraría la puesta en marcha de Perlavisión?

“Mira, si hoy nos dicen de un local, nosotros estamos en disposición de hacer el traslado; todo está debidamente resguardado y empaquetado. Habría que comenzar entonces las conexiones, en vínculo estrecho con los compañeros de Etecsa y RadioCuba, que constituyen soporte imprescindible para la salida al aire. Si de nosotros depende, en diez o quince días estaríamos transmitiendo”.

¿Cómo han asumido el reto los trabajadores del canal?

“El colectivo de Perlavisión está claro de que nos encontramos en una situación de contingencia. Y todos han tomado parte en las labores de recuperación, primero, y luego de evacuación en el menor tiempo posible. Cada día los trabajadores se presentan para asumir cualquier tarea, y lógicamente están a la espera para reiniciar sus labores habituales. Es preciso aclarar que nadie quedará abandonado en materia de salario. Existen leyes para este tipo de situaciones y en ellas nos apoyamos para que, al menos, nuestro colectivo reciba su salario básico”.

¿Y las tareas constructivas en el telecentro?

“Ya te había comentado que se realiza un diagnóstico, el cual demora alrededor de un mes. Pero, según mi criterio, la intervención en el edificio central será de envergadura. Con los días, siguen apareciendo rajaduras y problemas, así que lo que inicialmente se pensó como un reforzamiento, debe cambiar, ya que hay nuevas fisuras. Constructivamente está muy comprometida el área del estudio, los cubículos de edición, el comedor, la cocina, los almacenes… Es muy probable una reparación capital”.

Tomado del periódico 5 de septiembre

Ver además

Descargue el libro “Andanzas de Atahualpa”, dedicado a Carlos Bastidas

En ocasión del sesenta aniversario del asesinato de Carlos Bastidas Argüello, compartimos la versión digital del libro "Andanzas de Atahualpa", de Juan Marrero, que cuenta la historia del periodista ecuatoriano, de su presencia en la Sierra Maestra en 1958 y de su muerte en La Habana por la dictadura de Batista. Bastidas fue el último periodista asesinado en Cuba. En los años de poder revolucionario, desde 1958, no ha ocurrido un hecho semejante en nuestro país.

Comentarios

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.