Corría el año 2006. Todavía eran tiempos de disquete 3 ½.  ¿Celular?, cosa de millonarios, un artefacto casi desconocido. Sí, fue otra generación, la generación del experimento, la primera. Fue aquel 20 de septiembre que abrió sus puertas la Carrera de Periodismo en la Universidad de Holguín (UHO) para estudiantes de esta provincia y Granma.

Llegó, con muchas ganas y pocas aulas, un claustro aéreo,  periodistas que llevaban la cobertura a la clase, o la clase a la cobertura, se transformaban en maestros, y aprendían, construían nuevos caminos.

Ya cumplimos once años, y nos reunimos, la nueva generación, la de Facebook e Internet, para escuchar a los padres -y hasta abuelos-fundadores del claustro. Ellos nos recuerdan aquellos años de tanto andar, tantas historias, tantos enfrentamientos y descubrimientos. Ellos se comprometieron, evolucionaron, guiaron; ellos, ahora, incentivan a sus estudiantes.

Se dice fácil, pero en once años hemos sabido crecer, y crecer con buenos resultados. La carrera ha licenciado a 131 estudiantes en siete graduaciones. Algunos se han quedado en las aulas como docentes, otros desafían cada día la rutina productiva de un agitado medio de prensa, las redacciones han sido invadidas, cambiadas; nuestros jóvenes egresados le han dado un toque distinto al periodismo, no solo de Holguín, sino en varias partes de la Isla.

Inmersa en un complejo Proceso de Acreditación, Periodismo en la UHO tiene todavía muchos retos y aspiraciones, y claro, mantener el prestigio alcanzado en estos años. Para ello es vital el compromiso con la profesión y la capacidad de superación tanto de sus estudiantes y profesores. Es imprescindible ser creativos, comunicar con y desde la verdad. Romper los esquemas, plantearnos metas, buscar espacios de diálogo para medir los termómetros, repensarnos, mejorarnos en cada proyecto, cada actividad. Es un camino difícil, pero no deja de ser apasionante.

Maestrías, cursos de posgrado, proyectos de impacto social,  eventos nacionales y varios reconocimientos de disímiles instituciones,  avalan nuestro quehacer, que ha enfrentado desde la poca capacidad de un disquete, hasta la última versión de Android, un largo camino que seguirá un nuevo rumbo, esta vez, con más canas y más historias por contar.

Yelena Verdecia  y Jorge Suñol / Cubaperiodistas

Foto: Ernesto Herrera

Ver además

Carlos Bastidas Argüello: último periodista asesinado en Cuba

El crimen ocurrió en 1958, luego que a principios de mayo el ecuatoriano Carlos Bastidas

Comentarios

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.