Como evidencia gráfica de los sucesos del cinco de septiembre de 1957, cuando Cienfuegos se levantó en armas contra la dictadura de Fulgencio Batista, quedaron varias fotografías y en una de ellas aparece la imagen de Pedro Mur Labrada y otros combatientes del Movimiento 26 de Julio.

Mur Labrada se reunía con los compañeros de la célula del M26 en el supermercado de la calzada de Dolores, donde trabajaba con su tío. Desde allí, el día cinco el grupo marchó al Distrito Naval del Sur en Cayo Loco, para tomar las armas que en un camión trasladaron a la estación de policía ubicada frente al parque.

Pedro, en el camión con la ametralladora en las manos junto a otros camaradas, caracteriza la evocación de aquella jornada, en que jóvenes, pobladores, simples cienfuegueros, hombres valerosos, arriesgaron sus vidas por el futuro de Cuba.

“Unas horas después de ese momento fotografiado entró el Tercio Táctico de Santa Clara y con mis compañeros de la célula tomamos posición en la azotea del Colegio San Lorenzo – recordó Mur Labrada-, allí vi caer a José Gregorio Martínez “El Yanqui” y a otro combatiente”.

Pedro Mur Labrada, combatiente del levantamiento popular armado de la ciudad de Cienfuegos el 5 de septiembre de 1957 (Foto: Modesto Cabo Gutiérrez/ACN)

“Por la tarde supimos que la sublevación había sido solo en Cienfuegos y la decisión fue que los civiles evadiéramos el conflicto y la marina parlamentaría con el ejército, pero no fue así, los ametrallaron a todos”, narró el testimoniante.

Supuestamente a los militares les respetarían la vida, pero Fulgencio Batista envió al Capitán Caridad Fernández y al Comandante Azcuy, dos de los más reacios batistianos, con tropas élites para aplastar a Cienfuegos y no hacer prisioneros.

Al igual que otros luchadores, Pedro Mur fue preso días después y trasladado a la Décima Estación, en La Habana.

Una de las instantáneas captadas por Jorge García Chaviano, durante los heroicos acontecimientos del 5 de septiembre de 1957 en Cienfuegos.

“Las fotos, captadas por los aguzados fotógrafos, José Luis García Calleiro y Jorge García Chaviano, fueron publicadas muchos meses después por la revista Bohemia”, recuerda, para de inmediato aseverar que por ellas todo el país percibió las imágenes del hecho del levantamiento como el resultado de las ansias de libertad del pueblo cienfueguero y del poder de convocatoria del Movimiento 26 de Julio en la provincia”.

Rememora Mur Labrada que “luego de ser liberado continué la lucha en la clandestinidad en Puentes Grandes, en Marianao, donde planeamos una acción similar a la del Cinco de Septiembre, pero en La Habana, con militares de Columbia, antes de las elecciones; sin embargo, cada partido defendió los intereses propios y el Auténtico, que tenía las armas no las cedió al Movimiento”.

Las hazañas de Pedro Mur Labrada continuaron después del triunfo del 1959 cuando incorporado a la Policía Nacional Revolucionaria, participó en la batalla contra los bandidos en las montañas del Escambray, y en la defensa de Playa Girón contra la invasión mercenaria organizada por el gobierno de Estados Unidos en 1961. Ocupó cargos de dirección en la defensa, la producción y en el gobierno, desde donde continuó la lucha de toda la vida, para enaltecer a la Patria.

“Después de 60 años, yo que viví con tantas carencias, vivo ahora con la tranquilidad que disfrutamos en Cuba, las garantías y satisfacciones – reflexiona Pedro- con las limitaciones impuestas por el mismo país que siempre nos hostigó, pero feliz porque tengo la seguridad de que siempre los cienfuegueros defenderemos lo logrado y las generaciones futuras vivirán aún mejor”.

En la ancianidad, Pedro Mur Labrada goza de gran prestigio y del reconocimiento de quienes le conocen, aferrado por siempre al ideal de aquel joven armado que un fotógrafo perpetuó, como evidencia de la voluntad de los de la Perla del Sur de defender el principio revolucionario, de hacer libre a Cuba definitivamente.
Xiomara Rodríguez Pérez / ACN

Ver además

Diez días de puro cine latinoamericano

La película de mi vida, del brasileño Selton Mello, fue apreciada en la apertura del 39 Festival

Comentarios

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.