La otra noche corté mi único pantalón de pelotero, regalo del legendario Félix Isasi. Un pantalón de franela, color azul oscuro, que yo conservaba como el mejor de los trofeos y exhibí orgulloso en los últimos torneos de Softbol de la Prensa.

Lo convertí en un short para andar en casa. Decidí no participar más en esas lides, a pesar de que fueron tiempos que nos ofrecieron distracción y constituyeron un buen pretexto para hacer ejercicios e ilusionar el espíritu deportivo.

Competencias en las que como es natural todos queríamos ganar, aunque con la certeza de que al final lo más importante no era la porfía en sí misma sino el disfrute de la fraternidad entre colegas.

Fue ese el aliento que le dio origen al Softbol de la Prensa en 1995. El mero hecho de la participación y la capacidad de reírnos de nosotros mismos fueron su encanto mágico. Tenían cabida los más jóvenes y los más longevos; los buenos, los regulares y hasta los más erráticos.

Era para muchos de nosotros la mejor semana del año. A otros les puede parecer una bobada, pero los periodistas de provincia aguardábamos por la justa con la misma ejemplaridad de esos reporteros privilegiados que asisten a unos Juegos Olímpicos.

Los matanceros fuimos fundadores y tuvimos la osadía de organizar un total de cinco campeonatos nacionales. Siempre, entre los más entusiastas.

En más de una ocasión sacamos la cara cuando parecía que el evento sucumbía por falta de una sede. Las autoridades del territorio nos respaldaron sin lamentaciones, actitud que mereció los elogios de varios directivos del deporte cubano.

En ningún caso excluimos a nadie. La provincia acogió a todos los territorios.

En nuestra memoria quedarán grabadas de un modo indeleble  incontables momentos. A todos nos pasaron cosas malas y cosas buenas, a veces más las malas que las buenas, pero igual las disfrutamos.

En 1999, en contra de todos los pronósticos posibles, logramos el milagro de coronarnos campeones. Ocurrió en suelo de Villa Clara. Lo conseguimos con un equipo inundado de periodistas añosos y algunos absolutamente advenedizos en ese juego del bate y la pelota.

Hay anécdotas graciosas e insólitas. Y también sucesos memorables, pues precisamente en un juego de softbol, en noviembre de 2002, perdió la vida el valioso periodista matancero Jorge Luis Valdés Rionda, cuyo nombre lleva in memoriam el actual torneo.

La Liga es hoy más exigente y nosotros no somos los mismos. Cuesta trabajo hacer un equipo competitivo.  El conjunto que representa a la provincia no asistió a los juegos en 2015 y tampoco lo hará este año, certamen que acogerá Camagüey y al cual concurrirán los mejores ubicados en la contienda anterior.

Más claro ni el agua. Matanzas no podrá participar jamás si persiste la estrategia de alentar el championismo, un fantasma que, por cierto, ya sepultó otros torneos similares en épocas pasadas.

Nunca imaginé acogerme al retiro. Pensé jugar unos añitos más. Aunque como están las cosas, casi seis décadas  en las costillas y un físico solo apto para espantar moscas, más vale decirle adiós a mi querido softbol.

Al verme desalentado y diciendo oprobios de quienes dirigen el destino de los softbolistas de la prensa, algunos amigos de los viejos tiempos me incitan a poner a un lado los resquemores y me invitan a vivir de lo bailao.

Me pasa sin embargo como a un antiguo colega, que receloso ante alguna extraña circunstancia o inconforme con la manera de dirigir de los jefes, solía decir que la iglesia estaba en manos de Martín Lutero, el monje que quiso reformar la iglesia para hacerla mejor, pero como todos los herejes equivocó el camino.

Ventura de Jesús / Cubaperiodistas

Ver además

Inversión extranjera y exportaciones, vitales para la economía cubana

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez encabezó reunión para examinar esos temas

Comentario

  1. Buen trabajo amigo pero no se ponga triston los años pasan y nos vanos poniendo viejo, usted tuvo el privilegio de participar en unos cuantos torneos y de haber ganado un trofeo…Nosotros estamos ahi desde los embriones en Sagua la Grande.. Y al igual q usted hemos cogido de todo, palos, YESO y hasta caritas y faltas de respeto por tratar de eliminar ese championismo y…¿que? NADA HERMANO LA VIDA CONTINUA ….y nosotros esperando el adios…No se me ponga melancolico…Usted es de los buenos, se le quiere

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.