Colegas premiados en la edición de 2017 del concurso periodístico 26 de Julio

Con dos premios y dos menciones los periodistas de la provincia de Mayabeque mantuvieron su permanencia entre los profesionales premiados en el concurso 26 de julio, cuyos resultados de la más reciente edición fueron anunciados la pasada semana por la Unión de Periodistas de Cuba, (Upec).

Las primeras posiciones fueron para Ineibis  Marreo García, de la delegación de la UPEC de Radio Camoa por el Reportaje “Agonía postmorten”, una investigación  acerca de las imperfecciones en el trabajo de los Servicios Comunales. Emplea la variedad, así como el contraste de fuentes para revelar  las contradicciones en un asunto  de alta sensibilidad popular. Existe un adecuado manejo de los recursos del discurso radiofónico.

Entre los programas informativos el premio fue para Presencia, una serie testimonial relativa a la entrega y resultados de tres mujeres, en momentos diferentes, durante  los 47 años de creación de Radio Güines, hoy Radio Mayabeque. Se trata de un acercamiento a la vida y sus protagonistas desde este medio de comunicación.

La entrega radiofónica cumple con los rigores del género. Destaca por su valor humano y una realización radial bien concebida.

El listado de reconocimientos lo completan dos menciones, la primera a Elvis Gil, corresponsal en Mayabeque de Radio Rebelde y afiliado a la delegación de base de la Upec de Radio Mayabeque, por la entrevista “La pasión de Tomasita”.

En el trabajo el autor logra las confesiones de la repentista ante la pérdida de Fidel Castro Ruz. Junto al dolor y la tristeza,  la poetisa se revela como una conversadora ocurrente y desenfadada con  reflexiones e  improvisaciones inéditas que despiertan el interés del oyente.

La otra mención  la logró Reinaldo Fuentes Rodríguez, del semanario Mayabeque, por el testimonio “El Silvestre de Moralitos”, la historia del mambí Silvestre Martínez González contada por su hijo Pelagio Martínez Alfonso. Sivestre participó junto a Antonio Maceo y Máximo Gómez en el combate de Los Moralitos, en la entonces provincia de La Habana.

En el párrafo final del testimonio  se expresa: “aunque no están entre nosotros –precisa Pelagio- siguen vivos en esta familia mambisa que conserva el machete de papá, dispuesta a defender la Patria por la cual lucharon”. Se trata de una historia bien escrita y conmovedora.

Sulimary Carrasco Fonte / Cubaperiodistas

Ver además

Diez días de puro cine latinoamericano

La película de mi vida, del brasileño Selton Mello, fue apreciada en la apertura del 39 Festival

Comentarios

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.