Vista de la reunión cumbre de medios celebrada en Santiago de Chile (PL)
Vista de la reunión cumbre de medios celebrada en Santiago de Chile (PL)

La cooperación en el terreno mediático entre China y América Latina y el Caribe dio un salto de canguro en Santiago de Chile, con un evento de alto nivel que rebasó las expectativas y dibujó proyectos concretos. Denominada Cumbre de Medios de Comunicación de China y Latinoamérica y el Caribe, el encuentro concluyó con la sensación de acercar más a dos zonas del mundo bien distantes, con el empeño mutuo de sortear la barrera de la distancia.

Más de un centenar de directivos de China y de 24 países de esta región, con plataformas y líneas editoriales diversas, trataron durante dos días de armonizar criterios para favorecer los lazos de colaboración.
El presidente de China, Xi Jinping, reafirmó la asociación estratégica integral de su país con América Latina y el Caribe, y recalcó su apuesta por incrementar las relaciones entre los medios de prensa de ambas partes.
Xi incluyó en su apretada agenda de una visita oficial a Chile, su presencia y un discurso en la cita cimera efectuada en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).
En el acto de apertura, con la presencia también de la mandataria chilena, Michelle Bachelet, y la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, Xi lanzó una propuesta en tres dominios para fomentar el intercambio entre los medios.
Apoyarse mutuamente para potenciar juntos su influencia en ambas regiones, con gran peso en las nuevas tecnologías e internet; consolidar la confianza para contribuir a nuevos avances y explicar objetivamente las ventajas complementarias.
Además, impulsar el intercambio entre los medios de comunicación, con una invitación del gobernante para que más medios de América Latina y el Caribe abran sucursales en China.
Prometió finalmente que en los próximos cinco años, alrededor de 500 profesionales latinoamericanos podrán graduarse en China, como una contribución más a los objetivos supremos de la paz y el desarrollo de los pueblos.
Como característica distintiva del foro destacaron las intervenciones alejadas de discursos genéricos o panfletarios, con acento desde distintas posturas en dar pasos reales para avanzar en los intercambios y cooperación multilateral.
El presidente de Prensa Latina, Luis Enrique González, recordó que casi desde su fundación, en 1959, la agencia ha mantenido estrechas relaciones con la prensa china a lo largo de las diversas etapas, básicamente con la agencia Xinhua.
Como ejemplo de la fructífera asistencia mutua, González refirió el caso de las corresponsalías de ambas agencias, tanto en Beijing como en La Habana, ‘con un sensible apoyo logístico de inmuebles de la respectiva parte anfitriona’.
Prensa Latina y Xinhua han dado muestra de verdadera cooperación sur-sur durante la historia de sus relaciones frente a mensajes hegemónicos de trasnacionales de la información, puntualizó.
Otras intervenciones de las cuales emanaron numerosas ideas estuvieron a cargo del presidente de Notimex, Alejandro Ramos; el editor jefe de La Tercera de Chile, Juan Paulo Iglesias; el titular de la agencia Andes de Ecuador, Marco Antonio Bravo; y el presidente de radio y televisión de Argentina, Miguel Pereira.
Además, el director del periódico Granma de Cuba, Pelayo Terry; el editor jefe de Telesur, Jorge Edgar Olmos; el presidente de la agencia Andina de Perú, Carlos Becerra; y el titular del sistema de radio y televisión de Costa Rica, Mario Alberto Alfaro.
Por la parte china usaron de la palabra los máximos responsables de Xinhua, el Diario del Pueblo, Televisión Central de China (CCTV) y Diario de la Juventud, entre otros.
Prensa Latina

Ver además

Acogerá Cuba el V Festival Internacional de Comunicación Social

Celebrarán aniversario 27 de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.