Es lamentable que continúe ignorándose una fórmula elemental de la comunicación: resulta imprescindible de que toda decisión o acción que tenga consecuencias públicas tiene que llevar aparejada un criterio adecuado sobre su difusión por los medios masivos.

El caso que me desvela hoy –y hace quedar mal a un poderoso instrumento de divulgación como la televisión- tiene que ver con el combate a los mosquitos, el agente trasmisor de enfermedades mas abundante en nuestro país.

Un mensaje de bien público como la existencia y uso de los aparatos caseros para lograr al máximo su erradicación doméstica, que al menos yo aprecié la tarde pasada, en mi hogar nos hizo interesarnos por su adquisición.

Ya alguna vecina le había comentado a mi esposa sobre su existencia en el barrio, su procedencia y costo y la dificultad para encontrar el líquido correspondiente para esparcirlo en cada vivienda por sus moradores.

El “aparatico de flit” –como se le decía en mi infancia- se convirtió en noticia “boca a boca” que se oficializó cuando el anuncio televisivo abundó incluso en detalles sobre su utilización mas efectiva.

Animados por contribuir a la campaña de prevención, aún cuando en mi residencia no hay mosquitos de tipo alguno, llamamos a la farmacia mas cercana (Juan Delgado y Libertad, Santos Suárez, La Habana) y desde allí llego la perturbadora información, por parte de una atenta voz:

“Si, tenemos el aparato… hasta hace dos días estuvimos vendiéndolo, pero nos llegó una indicación superior que paráramos de hacerlo. No sabemos por qué”

Una vez más, la información ausente o incompleta se agravaba en este caso por desvirtuar la virtual convocatoria que la televisión estaba haciendo.

Los que adoptaron la decisión de suspender la venta no tuvieron en cuenta todas las facetas de un proceso que involucra a los medios cuando lo que se decide tiene implicaciones públicas. Por esa omisión, dejaron mal parados al MINSAP y a la televisión nacional ante el destinatario del artículo: el pueblo.

SAMSUNG

 

Ver además

Para leer la realidad

Contaba hace poco Marta Rojas en Granma acerca de un mensaje enviado por Fidel a

Comentarios

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.