Evo Morales, presidente del Estado Plurinacional de Bolivia
Evo Morales, presidente del Estado Plurinacional de Bolivia

El presidente de Bolivia, Evo Morales, acusó a la cadena internacional de noticias CNN de mentir, cometer delitos y conspirar contra los gobiernos progresistas. “¿Qué clase de periodismo es el que practica #CNN? que conspira y agrede a gobiernos progresistas mediante la mentira, cometiendo delitos”, escribió en su cuenta de Twitter:@evoespueblo.

“Ojalá mis hermanos presidentes o gobiernos democráticos antiimperialistas del mundo no sean víctimas de la manipulación de #CNN”, escribió en la red social.

El 1 de julio, Morales aseguró que la participación del periodista Fernando del Rincón y de la cadena CNN en el caso del supuesto hijo suyo con la empresaria Gabriela Zapata, confirma que ese medio de comunicación de Estados Unidos conspira contra el gobierno de Bolivia.

Además de agredir al país altiplánico también dirige sus ataques a los países antimperialistas y progresistas, sostuvo Morales.

Recientemente, el Fiscal General del Estado, Ramiro Guerrero, informó que periodistas de la cadena CNN serán convocados a declarar en el caso de la suplantación del supuesto hijo del presidente de Bolivia, Evo Morales, y la empresaria Gabriela Zapata.

“A los periodistas de la cadena internacional CNN se le convocará, porque se hizo una entrevista, donde se pudo observar en imágenes cómo ellos son los que reciben en la puerta del ascensor al menor, a los padres y las personas que lo llevaron, esa es la verdad”, dijo Guerrero.

Explicó que ya se dio con el menor, con los padres y se tiene prácticamente a los autores intelectuales y materiales, quienes pagaron el dinero para que se dé esta situación.

En ese sentido, la ministra boliviana de Comunicación, Marianela Paco, afirmó que la campaña difamatoria contra el presidente de esta nación suramericana, Evo Morales, es un ataque contra el gobierno y la democracia.

Paco explicó que la mentira sobre un supuesto hijo de Evo Morales con la empresaria Gabriela Zapata tenía como único fin dañar la imagen del Ejecutivo y al país en general.

Es una osadía irresponsable utilizar niños para atentar contra Bolivia, y así afectar y jugar con la democracia, subrayó Paco.

No es casual que el caso haya salido a la palestra del debate público dos semanas antes del referendo efectuado el 21 de febrero, y se haya intentado vincular al Jefe de Estado con la comisión de un delito, es decir, el tráfico de influencias.

Los bolivianos asistieron en esa fecha a las urnas para aprobar o rechazar la modificación parcial de la Constitución Política del Estado, que habilitaría o no a Morales y al vicepresidente Álvaro García Linera para las elecciones generales de 2019.

La titular boliviana señaló que tal jugada fue montada y respaldada por la oposición, que nunca indagó sobre el tema y le concedió absoluta credibilidad.

“Es como una especie de movimiento de fichas que hacen para que esa dignidad que hemos logrado todo el pueblo boliviano trabajando junto con el Gobierno, sea reducida a su mínima expresión” reflexionó Paco.

Según la investigación del Ministerio Público se conoció que el hijo que presentó Gabriela Zapata como el que tuvo con Evo Morales fue un niño a cuyos padres se pagó cinco mil dólares, en una confabulación de varios actores, muchos de ellos en la actualidad detenidos.

Recientemente, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, recordó que la región enfrenta una situación de golpe mediático que lleva adelante la oposición, supeditada a los intereses de Estados Unidos.

Prensa Latina

Ver además

La entrevista, posible puente roto

Reseña de un libro de Waldo Leyva

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.