Paseo de la Alameda de Paula, en la Avenida del puerto capitalina (Foto: Misael Vázquez)
Paseo de la Alameda de Paula, en la Avenida del puerto capitalina (Foto: Misael Vázquez)

La rehabilitación de la Avenida del Puerto, uno de los balcones de la ciudad de La Habana al mar, fue el tema central del programa televisivo “Mesa Redonda” en su emisión del pasado jueves.

La comparecencia de Yoana Aedo Gutiérrez, directora de Inversiones de la Oficina del Historiador (OHC), y del arquitecto Orlando Inclán, jefe de Urbanismo de la Empresa Restaura, permitió constatar cómo marcha el proceso de reanimación de esta populosa y emblemática vía, una de las entradas más bellas al Centro Histórico de la capital cubana.

La importante arteria ha estado renovándose desde el año 2009, como se expresó en el programa, por voluntad expresa de nuestro Estado, a través de la labor de la Oficina del Historiador.

En un primer momento del espacio, entrevistado por Magda Resik, directora de Comunicación de la OHC, el Doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad y principal artífice de esta restauración, comenzó refiriéndose a los anales de esta zona, uno de los rostros de la capital que no puede comprenderse, no puede conocerse su historia sin su mar y sin su puerto, el cual ha sido, desde 1508, la motivación y camino fundamental para arribar a la urbe.

Eusebio Leal Spengler, historiador de La Habana (Foto: Chris Erland)
Eusebio Leal Spengler, historiador de La Habana (Foto: Chris Erland)

El Historiador apuntó que el plan de restauración de la Avenida del Puerto es decisivo para la imagen del Centro Histórico como Patrimonio de la Humanidad, como también lo es la purificación de las aguas de la bahía que es todavía un desafío. Se refirió a todo lo que se ha logrado hasta el momento en esta arteria: desde el rescate de la Alameda de Paula, coronada por su Iglesia; los Almacenes San José y el Antiguo Almacén del Tabaco y la Madera, hoy un establecimiento comercial.

“Hemos roto y agrietado los muros que se colocaron en torno a Cuba. Cuba está aquí y gracias a su presencia y permanencia, el mundo viene a ella. Si eso es verdad, todos debemos cuidar lo que con un enorme esfuerzo la nación ha hecho. Yo diría que la Oficina del Historiador no es más que el rostro de la nación en estas tareas, en este empeño”, precisó Leal.

“Cuando colocamos una flor, un árbol, un banco, una luminaria – continuó –; cuando restauramos un monumento, un edificio; cuando creamos viviendas, escuelas, hospitales; cuando abrimos a la peatonalidad las plazas y los jardines, aspiramos a que todo el mundo ame eso”.

“Todo el que viene a Cuba y a La Habana se encanta con la arquitectura de una ciudad maravilla, que por votación mundial ocupa ese lugar. Todo el mundo se maravilla de la ciudad ecléctica que en distintos espacios muestra nuestro carácter, nuestra forma de ser. Lo que más sorprende, lo que más se estima, lo que más se aprecia es el pueblo, la capacidad de la gente de ser hospitalaria, de recibir. No alcanzarían todas las autoridades del mundo para al lado de cada ciudadano, tratar de mantener el diálogo equilibrado, justo, educado con los que vienen y han de venir. Eso tiene que ser el resultado de una vocación y de un deseo”, concluía Leal en su intervención.

Precisamente, en esa zona extensa y ecléctica que es la Avenida del Puerto, en su reanimación, han intervenido todos los organismos de la Oficina del Historiador y otras entidades del país como el Gobierno Provincial. Así lo apuntó el arquitecto Orlando Inclán, quien se refirió a que lo que se persigue precisamente en esta rehabilitación es priorizar la calidad del lugar como espacio público.

Inclán apuntó que cuatro grandes tramos conforman la intervención de la vía: el primero, desde La Punta hasta el Muelle de Caballería; el segundo, desde el conocido “Cubo” (Cámara de Rejas del Alcantarillado de La Habana) hasta los Almacenes San José – uno de los primeros espacios intervenidos –; el tercero, desde ese lugar hasta La Coubre; y un cuarto, hasta Cancedo. Zonas que no tienen nada que ver con la cronología de la intervención, pues esta ha sido de manera aleatoria.

El Emboque de Luz, una obra que pronto recuperará la conexión marítima del Centro Histórico con Regla y Casablanca (Foto: Misael Vázquez)
El Emboque de Luz, una obra que pronto recuperará la conexión marítima del Centro Histórico con Regla y Casablanca (Foto: Misael Vázquez)

El Jefe de Urbanismo de la Empresa Restaura señaló en más de una ocasión que lo que se ha propuesto es que la Avenida del Puerto sea la nueva cara del Centro Histórico de La Habana, además de un factor generador de oportunidades, de intercambios comerciales. Además de ser un espacio donde confluya modernidad y tradición en su arquitectura, intentando estar a la vanguardia de las prácticas urbanas a nivel internacional. Para ejemplificar esta razón, citaba el llamado “Cubo” y el muy pronto a inaugurarse Emboque de Luz, que permitirá la relación marítima entre esta zona de la antigua ciudad con barrios de ultramar como Regla y Casablanca, además de ser lugar utilitario y de sano esparcimiento, donde se puede hallar diferentes servicios a la población.

Por su parte, Yoana Aedo Gutiérrez se refirió al trabajo de infraestructura realizado donde intervienen todas las entidades de la ciudad y varios Ministerios, pues la labor constructiva nunca se ha visto divorciado de la práctica social. Recordó cómo comenzó hace ya tres años la mediación soterrada en la franja habitada que estaba frente al mar capital. Para ello, la Empresa Eléctrica instaló las cables de electricidad a lo largo de la franja aportando nuevas capacidades de carga para la zona; Aguas de La Habana rehabilitó el sistema de tuberías; la Empresa de Telecomunicaciones ETECSA creó nuevas capacidades de fibra óptica para ampliar los servicios; así como la Empresa de Gas mejoró sus prestaciones. Se garantizó de este modo el tramo que comprende desde Tallapiedra hasta la entrada de la Plaza de Armas.

Tema priorizado ha sido siempre en la reanimación el realizar los trabajos constructivos sin dejar a un lado tópicos tan medulares como el saneamiento de la bahía, la no invasión y contaminación del ambiente, para así garantizar que la Avenida del Puerto sea espacio para el paseo, el disfrute del mar, sin dejar a un lado una de sus aristas: los servicios que puedan ofrecer a la población y la belleza de sus construcciones.

No se ha parado de trabajar en este proceso. Así se apuntó en el foro televisivo al señalar los especialistas las próximas obras que están a punto de inaugurarse o comenzar a intervenirse. Se hablaron de las más próximas: el Emboque de Luz y la planta alta de los Almacenes San José con su uso cultural y sala multifuncional. Luego, el tramo del Malecón frente al Paseo Marítimo, el Parque que une el Emboque de Luz con el edificio Sierra Maestra, así como los 18 kilómetros que restan de la Bahía – resultado de una profunda investigación –, así como el Castillo de Atarés.

Lo que se quiere, apuntó Inclán, es que el patrimonio industrial de la Avenida, sea regenerado aún más, pero a la vez que rescatado – como sentenció el Historiador de la Ciudad – sea respetado, cuidado, preservado, y no agredido, por las propias personas, quienes ya pueden disfrutar de muchos de los lugares salvados de la famosa – y hoy más – Avenida del Puerto.

La “Mesa Redonda” de este jueves concluyó con un reportaje que nos trajo una amplia precisión sobre la próxima llegada a La Habana de la réplica de la estatua ecuestre de José Martí, que realizara la escultura Anna Hyatt Huntington y que se encuentra en Estados Unidos; reproducción que será ubicada justo en la Avenida de las Misiones, en pleno corazón de la capital cubana.

 

Fuente: www.eusebioleal.cu / Redacción de Habana Radio

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.