La periodista asesinada Anabel Flores Salazar deja dos infantes huérfanos
La periodista asesinada Anabel Flores Salazar deja dos infantes huérfanos

El estado de Veracruz, en México, ya es un campo minado. Con la confirmación del asesinato de la periodista de El Sol de Orizaba, Anabel Flores Salazar, quien fue sustraída de su domicilio cuando dormía con su pequeño hijo recién nacido y su hijo de 4 años edad la madrugada del 8 de febrero.

Este repugnante hecho, ha sido nuevamente un revés para quienes ejercemos el periodismo no oficial en la entidad veracruzana. Es un grado de impotencia que inunda y que provoca invocar la real justicia divina –si existe- y el pase de factura a esos seres putrefactos que no reparan en matar por placer.

Sandra Luz Morales, tía de Anabel Flores Salazar, concedió una entrevista a AGN Veracruz. Ella abogaba por la “humanidad” del fiscal para que este encontrara a su sobrina con vida. Su voz realmente apagada en donde en momentos cuando describía la forma en que

esos hombres vestidos de militares y encapuchados se llevaban a su sobrina, su voz se quebraba. Mantenía la esperanza de encontrar con vida a Anabel y pedía a Bravo Contreras que la encontrara y se la devolviera a sus pequeños hijos.

Minutos después de concluir la entrevista, trascendió el hallazgo del cuerpo sin vida de una mujer en una carretera de Puebla por parte de la FGE de Puebla –que coadyuvaba con la búsqueda- advertía sobre la posibilidad que fuera Anabel Flores. Luego, la terrible confirmación no se hizo esperar. Se trataba de la colega periodista, quien fue arrojada en una carretera poblana por parte de los “chacales” que le arrebataron la vida y sin importarles que dejaba en la orfandad a sus dos pequeños hijos.

Actualmente el periodismo en Veracruz vuelve ser golpeado. Nuevamente seremos noticia internacional y nacional, pero al parecer al gobierno de Javier Duarte de Ochoa ya no le provoca ningún malestar verse en todos los noticieros del mundo, saberse popular, pese a que dicha “fama” sea para demostrar su incapacidad como gobernador.

La indolencia del gobierno ya duele. Pesa en cada uno de los periodistas asesinados. Es un lastre cada día más pesado entre aquellos comunicadores que lamentamos los crímenes a otros colegas, qué no participamos en campañas fabricadas por el propio gobierno. Comentaba una valiosa y ejemplar periodista veracruzana, el peor enemigo del gremio periodístico, es el propio gremio. Absolutamente cierto.

Pero también existen de periodistas a periodistas. Aquellos que realizan su trabajo y aportar a la sociedad un verdadero espacio de denuncias. Otros, que no dudan ni de pisotear su nombre y dignidad por un “tajo” de dinero.

Nuestra solidaridad y apoyo sincero para la familia de Anabel Flores Salazar.

Por Silvia Núñez Hernández

Fuente: http://plumaslibres.com.mx/ fueradefoco@agnveracruz.com.mx

OTRA VICTIMA DE AGRESION A LA PRENSA EN MEXICO

Pedro Sala García, periodista mexicano que sobrevivió a un ataque criminal este miércoles
Pedro Sala García, periodista mexicano del “Tabasco Hoy” que sobrevivió a un ataque criminal este miércoles

Por otra parte, este miércoles el periodista Pedro Sala García sobrevivió a un ataque perpetrado en su hogar por hombres armados.

Sala García es corresponsal del Tabasco Hoy, un periódico del estado de Tabasco, al sur de México.

Uno de los hombres armados golpeó a Sala García y lo dejó inconsciente durante el ataque, pero los atacantes huyeron luego de que su esposa pidiera ayuda a los vecinos.

En declaraciones para la prensa desde el hospital, Sala García dijo que se trata del segundo ataque que han sufrido él y su esposa durante su carrera periodística. En 2007, fue secuestrado otro periodista de ese periódico, Rodolfo Rincón. Su cuerpo nunca fue hallado.

El ataque del miércoles tuvo lugar solo un día después de que la periodista Anabel Flores Salazar fuera hallada sin vida, después de que fuera secuestrada. Flores Salazar realizaba la cobertura sobre delincuencia para el periódico El Sol de Orizaba. Tenía un bebé y un hijo de cuatro años.

Fuente: Democracy Now

Ver además

La entrevista, posible puente roto

Reseña de un libro de Waldo Leyva