fidelEl líder de la Re­volución Cubana, Fidel Castro Ruz, fue electo delegado al VII Congreso del Partido por la Ciudad Héroe de Santiago de Cuba,  como parte del proceso em­prendido en todo el país, previo a la celebración del magno evento de los comunistas cubanos, previsto para celebrarse en abril próximo en la capital del país.


Tan alto honor correspondió a los 306 secretarios generales de las organizaciones de base del comité distrital del Partido José Martí, el cual colinda con las estribaciones de la Sierra Maestra (escenario cumbre de la lucha revolucionaria de Fidel), y que abarca una monumental zona industrial y residencial nacida con la Revolución.

Tras la presentación individual de los cinco delegados que representarán a esa estructura partidista, por Gabriel Blanco Guillén, miembro del buró ejecutivo del comité provincial del Partido, los presentes aclamaron espontáneamente la argumentación de esa propuesta que indiscutiblemente encierra el sentir de todos los cubanos.

Fidel, y así lo reconocieron los presentes con esta elección, encarna los más altos principios de un revolucionario y de ello habla su fecunda obra, que es la Revolución misma. Desde los días en la lucha estudiantil, la Ortodoxia, los sucesos del 26 de julio de 1953, la prisión fecunda, la llegada del Granma a costas cubanas y la lucha guerrillera, fue el guía indiscutible que crecía ante las dificultades y condujo al pueblo a la victoria del primero de enero de 1959.

Hombre de convicciones profundas e ideas visionarias, que lo llevaron a convertirse en fundador del Partido Comunista de Cu­ba, desde la constitución del Comité Cen­tral, en octubre de 1965, desempeñó los cargos de Primer Secretario y miembro del Buró Político, hasta el VI Congreso, celebrado en el 2011.

Tomado de www.granma.cu

Ver además

La entrevista, posible puente roto

Reseña de un libro de Waldo Leyva