andres_castillo_bernalFalleció el historiador Andrés Castillo Bernal, quien trabajó en Juventud Rebelde y en la Sección de Historia de la Dirección Política de las FAR

Sólo a tres días de su fallecimiento, conocimos que ya no está en el mundo de los vivos (y lo era mucho), el espirituano Andrés Castillo Bernal, historiador ilustre, autor de varios libros, periodista, nacido el 12 de julio de 1945, en ese terruño que amó hasta sus últimos días. Falleció a causa de un cáncer de páncreas.

Para no errar ni confiar a la memoria argumentos que expresen la valía de este licenciado en Historia en la Universidad de La Habana, miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, que había establecido un nuevo lazo entre Cuba y México, mediante un surco prolífero de su obra, copiamos aquí, la síntesis que aparece sobre él en Ecured:

“Del año 1969 a 1977 trabajó en la Sección de Historia de la Dirección Política Central de las FAR, actual Centro de Estudios de Historia Militar. De 1977 a 1982 laboró en el diario Juventud Rebelde, como reportero, siendo su trabajo fundamental el periodismo histórico. En 1982 tuvo dos secciones fijas en JR : Muero por la Revolución y Hurgando en la Historia.

Durante el tiempo que laboró en la Sección de Historia fue coautor de los siguientes libros : De Tuxpan a La Plata; Asalto a convoyes : estrategia del Ejército Libertador; Bibliografía de Historia de Cuba; Sitio y Toma de Victoria de Las Tunas; Diciembre del 58 y Moncada. Dirigió el equipo de investigación que escribió el libro La Batalla de Playa Girón (inédito) y formó parte del que escribió Aspectos del pensamiento político-militar del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, ponencia presentada en la I Conferencia de Historia Militar en 1981. Este material luego fue publicado en la revista El Oficial de las FAR y en un suplemento de la revista Punto Final de México. Ha publicado trabajos en las revistas Verde Olivo, Bohemia, Santiago, El Oficial, Trabajo Político y Opina. En 1980 ganó la Primera mención del Concurso 26 de Julio de las FAR, con su obra Cuando esta guerra se acabe…y también ganó en 1982 mención histórica en el Concurso 26 de Julio de la UPEC . Es autor de los siguientes libros Cuando esta guerra se acabe… Ensayo cronológico que recoge la lucha revolucionaria a lo largo y ancho del país desde el 30 de noviembre de 1956 el desembarco del Granma, el 2 de diciembre de 1956 hasta el triunfo de la Operación Santiago, el 1ro de enero de 1959. Además contiene un análisis del Golpe de Estado; el asalto al Moncada como respuesta al golpe; y un análisis de La Historia me absolverá, como documento programático y otro de la personalidad de Fidel en la Historia. El libro consta de más de 700 páginas y un cuerpo de anexos con 95 documentos, de los cuales 52 son inéditos. Tratan sobre planes de guerra del ejército batistiano, y otros documentos del Ejército Rebelde y del M-26 de Julio. Contiene además fotos, croquis y mapas, y un documento con membrete de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos sobre la ayuda de ese país a Cuba, firmado por un alto oficial de aquella nación. Aquí se analizan más de 500 acontecimientos, hechos, acciones y otras actividades desarrolladas por las fuerzas revolucionarias, muchas de las cuales fueron los elementos significativos que sirvieron para expulsar a Batista del poder. Fue publicado por la Editorial Cubana en 1982. Fue reimpreso en Colombia por la Editorial Ciencias Sociales y presentado por el general de división Ulises Rosales del Toro en la Feria Internacional del Libro de La Habana, celebrada en la Fortaleza de la Cabaña en febrero del 2001. Tronaron los fusiles sierra arriba, compilación de trabajos publicados por Bernal entre 1978 y 1982, fundamentalmente en Juventud Rebelde. Esta compilación consta de 10 capítulos y 51 artículos, comentarios, entrevistas y reportajes, de los cuales cuatro fueron elaborados por otros autores y los 47 restantes por este autor. Escrito para los jóvenes, el libro refleja distintos momentos de la lucha revolucionaria en llanos, montañas y ciudades, específicamente durante el año 57. La obra comienza con un artículo en el cual se polemiza con un oficial de las Fuerzas Armadas Españolas, quien tergiversó aspectos de la lucha guerrillera en Cuba. El total de cuartillas asciende a 356 y cuenta con ocho fotos (incluida una de este autor al lado de Fidel, cuando este explicaba momentos de la lucha revolucionaria en Cuba a una delegación de militares chilenos) y quince mapas y croquis de diferentes acciones guerrilleras ocurridas en la Sierra Maestra en 1957”.

Representante de los intelectuales espirituanos, uno de sus amigos, el periodista Raúl García, actualmente corresponsal de PL en México, lo describe así: “cubano que convertía su excentricismo en un poema. Para unos fue un defensor de la ideas revolucionarias, admirador del Che, luchador incansable, su personalidad era única, un personaje de leyendas, soberbio en algunas ocasiones y defensor de lo que hacía, aunque a algunos no le agradaba, a carta cabal. Amigo, si, y revolucionario mucho más.

En el presente siglo, recibió numerosos reconocimientos en México, donde le fue publicada gran parte de su extensa obra.

Castillo era un amante confeso de su natal Sancti Spíritus, amigo de sus amigos, irreverente a veces, pero patriota y cubano por encima de todo.